Lunes, 27 julio 2020

Personal vulnerable y papel de los Servicios de Prevención

En la Asociación Española de Especialistas en Medicina del Trabajo (AEEMT) no nos habíamos recuperado todavía del éxito del XI Congreso Español de Medicina y Enfermería del Trabajo de febrero de 2020 “XICEMET2020, adaptando el trabajo a las capacidades”, en el que, entre otras muchas cosas, más de 550 especialistas en Medicina del Trabajo se reunieron con expertos de Harvard, Mount Sinaí, Houston, Múnich, Londres, Paris, Lisboa; más de un centenar de residentes de Medicina del Trabajo fueron becados; se presentaron varios centenares de magníficas comunicaciones científicas, y se mejoró nuestra percepción y formación, abriendo nuevas vías para ayudar a los trabajadores especialmente sensibles.

Vimos, como no había visto nuestra generación, cómo se perjudicaba el entramado sociolaboral.

Cuando nos vino la pandemia Covid19, para la cual no estábamos en absoluto preparados, vimos como empezaban a caer enfermos nuestros mayores y nuestros empleados asignados, a ser ingresados en las UCIs (unidades de cuidados intensivos) nuestros compañeros, e incluso como fallecían algunos de nuestros familiares y colegas más queridos, se producían ERTEs (expedientes de regulación temporal de empleo), se despedía a un médico del trabajo, responsable del SPRL (servicio de prevención de riesgos laborales) de la Policía Nacional, y se perjudicaba, como no había visto nuestra generación, el entramado sociolaboral.

Nuestras tareas habituales se transformaron en aislamiento de los casos, estudio de población potencialmente sensible, adaptación de puestos y propuestas de teletrabajo, selección, adquisición y entrega de los EPIs (equipos de protección individual) más adecuados, estudios de contactos, aislamiento de contactos estrechos, asesoramiento a empleados y cúpulas directivas que estaban desconcertados, informarnos sobre medidas higiénicas según superficies y distancia social, qué sensibilidad y especificidad tienen las pruebas serológicas venosas, tests rápidos capilares y PCR (reacción en cadena polimerasa), a formar y tranquilizar a los sanos y a decidir quién retornaba al trabajo y cuándo lo hacían en las mejores condiciones posibles.

Algunos propusieron que los médicos nos pusiésemos en huelga en reivindicación de nuestros legítimos derechos no escuchados, como habían hecho previamente otros colectivos al sentirse imprescindibles. Otros se escondieron presas del pánico. Otros intentaron dividirnos con críticas objetivas unas, histéricas otras, y claramente maledicentes las menos, en función de la percepción y los valores de cada uno.

Como ha dicho recientemente el Papa Francisco “…este momento de prueba es un momento de elección”.

Sin embargo, la inmensa mayoría de los especialistas en Medicina del Trabajo se unieron y sacaron lo mejor, para nuestra práctica clínica diaria, de las actualizaciones permanentes del Ministerio de Sanidad y de la Organización Mundial de la Salud, de las actuaciones del Instituto Nacional de la Seguridad Social y de las notas técnicas del Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo.

Se han compartido artículos científicos con información contrastada y basada en la evidencia disponible. Han compartido información útil de otras Sociedades Científicas (Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica, Sociedad Española de Inmunología…) que han sido de gran ayuda para prevenir y para saber cómo mejor actuar, en el ejercicio de nuestra responsabilidad individual, en la reincorporación de los trabajadores imprescindibles a sus puestos de trabajo.

Se han creado grupos para asesorar, informar y actualizar aplicaciones móviles sobre el coronavirus. Se han creado grupos de expertos en Covid19 para asesorar al Ministerio de Sanidad y a las Comunidades Autónomas. Se han creado cauces para compartir información: el grupo de Telegram de la AEEMT superando los 1.000 miembros (francamente activos), y se ha tenido que reabrir de nuevo el tercer grupo de Whatsapp.

La AEEMT organizó junto con UNIR una primera masterclass online del Ministerio de Sanidad y del INSS para aclarar dudas a la que se inscribieron más de 2.800 médicos y realizaron más de 400 preguntas. Lo que llevó a realizar otras tres masterclass adicionales a las que se inscribieron más de 7.000 asistentes en total.

La AEEMT creó un grupo de voluntarios para reforzar las estructuras de urgencias de la Sanidad Pública (mermadas por el Covid19) en el que se inscribieron más de una treintena de valientes que sacaron tiempo de su descanso nocturno, con la abnegación y sacrificio personal y con el miedo de contagiar a sus familias que eso comprometía.

Se ha generalizado el uso de la palabra “EPIs”, lo que muestra la interiorización que ha hecho la sociedad española de la mentalidad prevencionista que lideramos.

La sociedad española nos ha mostrado su respaldo durante meses con un aplauso cerrado cada día a las 20:00 horas desde los balcones de sus hogares. Se ha generalizado el uso de la nueva palabra “EPIs”, lo que muestra de nuevo la interiorización que ha hecho la sociedad española de la mentalidad prevencionista que lideramos.

Ha aumentado nuestra presencia social. Todo el mundo conoce la labor de “salud laboral” en las empresas. Se reconoce como imprescindible nuestra participación en los procedimientos del Ministerio de Sanidad. Se han establecido contactos con Salud Pública de cada Comunidad Autónoma, con Atención Primaria, con Inspección Médica, con los Servicios de Urgencias públicos, y se han estrechado nuestros contactos con las cúpulas de nuestras empresas y con los representantes de los trabajadores para gestionar esta crisis.

Por supuesto hemos cometido innumerables fallos (sabemos que cometeremos más en el futuro) y todavía queda mucho por hacer, pero sinceramente creo que estamos en el buen camino. Estamos más unidos y más cohesionados que nunca. Se han reforzado los mecanismos internos de la AEEMT que comunican los Órganos de Gobierno (Junta Directiva y Delegaciones Territoriales), con los responsables de los Grupos Funcionales, con nuestros residentes (disponemos de un grupo de Whatsapp donde participan más de 150 de ellos) y con todos los asociados.

Tenemos que seguir por el camino marcado por nuestros antecesores y reforzar el ser útiles a la sociedad, como lo estamos siendo en esta pandemia, de la manera que mejor sabemos hacerlo: con nuestras tareas preventivas, asistenciales, periciales, gestoras y docente/investigadoras.

Más unidos que nunca, más cohesionados que nunca. Ante esta pandemia horrible y destructiva, los especialistas en Medicina del Trabajo hemos elegido, convencidos de ello, ser útiles y servir.

Juntos, venceremos definitivamente al nuevo coronavirus.