Jueves, 04 octubre 2018

Los beneficios de la formación online para tu carrera jurídica

Quién no ha escuchado de boca de algún compañero o de la suya misma: “No me dan la horas del día….”, “si me hubiera formado en este tema, ahora tendría más clientes…” etcétera.

Los juristas no podemos caer en la dejadez en lo referente a la formación, no la podemos dejar como algo secundario y poner como “excusa” nuestros horarios. La formación es parte de nuestro trabajo y debe tener un hueco en nuestras agendas profesionales.

En este punto es donde entra la formación online, la que bajo mi punto de vista y experiencia personal es la que mejor se adecúa a nuestra profesión y dinámica del día a día, de nuestros despachos o empresas donde trabajamos.

Dentro de los estudios online disponemos de cientos de posibilidades de formación. Tened en cuenta que no tenemos ninguna limitación geográfica, podemos asistir a cursos en facultades o escuelas de cualquier parte del mundo.

Tenemos un abanico de materias muy amplio que nos permite poder escoger la que más se adapte a nuestras necesidades en el momento; o incluso de los temas que más estés tratando en el despacho en una época concreta.

Normalmente todos los cursos online tienen una o dos clases magistrales a la semana, lo más habitual es que estas clases las impartan profesionales del Derecho los cuales trabajan en sus despacho.

La mayor ventaja es que si no puedes asistir a las clases en directo las puedes ver el día y a la hora que quieras

Por lo tanto el horario será muy accesible y adaptable al tuyo; es más, los profesores suelen preguntar en las clases a los alumnos que asisten si les gusta el horario o prefieren otro. La mayor ventaja es que si no puedes asistir a las clases en directo las puedes ver el día y a la hora que quieras, por lo tanto te puedes poner tus propios horarios de asistir a clase y de esta forma seguro que puedes agendar una o dos horas a la semana para ver las clases en diferido y realizar las actividades.

En este tipo de estudios online, tendrás un tutor asignado que te servirá de enlace con todo el profesorado y te guiará durante todo el curso, de esta forma podrás transmitir tus dudas e inquietudes al profesor del tema concreto y éste te las resolverá sin ningún problema.

Mi recomendación a la hora de escoger un curso u otro es que os fijéis bien en el programa de estudios que ofrecen, busquéis información sobre el profesorado y que miréis cómo será la dinámica de las clases. Recomiendo los cursos donde se deban entregar tareas semanales ya que de esta forma os “obligaréis” al menos, una vez a la semana, a ver las clases magistrales y reflexionar en la tarea sobre lo impartido en la misma.

Este tipo de cursos también dispone de foros con otros compañeros que normalmente son profesionales con tus mismas inquietudes, de forma que podrás debatir sobre temas del curso, solventar dudas profesionales y entablar nuevas relaciones.

Nuestro día será cien por cien digital

Ya por último, y no menos importante, es el enfoque con el uso de las nuevas tecnologías, que al realizar este tipo de cursos estás dando a tu carrera profesional.

Como todos sabéis la mayoría de los despachos profesionales y el Ministerio de Justicia estamos en un proceso de digitalización total, por lo tanto en un periodo de tiempo no muy lejano nuestro día a día como juristas será cien por cien digital y no está de más que, desde la vertiente de la formación, nos acostumbremos a las nuevas tecnologías.

En resumen, mi recomendación es que todos los profesionales del Derecho tomen la formación online como un pilar básico de su trabajo. Bajo mi experiencia son todo ventajas para encajar la formación en nuestras apretadas agendas laborales.