Jueves, 26 abril 2018

Nuria repite experiencia en UNIR: de educadora a psicóloga para formar mejor a sus alumnos

Nuria Trigueros es sinónimo de noble ambición, de esas que son dignas de imitar. Después de acumular años de experiencia en sector educativo y afianzarse en una cómoda posición laboral como educadora en la Fundación Juan XXIII de Madrid, decidió seguir creciendo profesional y personalmente. No quería quedarse estancada.

Con mucho esfuerzo a lo largo de cuatro años, finalizó el Grado en Psicología compaginando trabajo, familia y estudios, algo que fue capaz de lograr gracias a su tesón y a la metodología online de UNIR. Y ya es capaz de implementar en su día a día todos los conocimientos adquiridos.

Esta alumna de UNIR trabaja con personas en riesgo de exclusión social y durante años se ha sentido frustrada porque no sabía cómo calmar los brotes o ataques nerviosos de algunos de los jóvenes del centro. Gracias a su experiencia profesional, se dio cuenta de que unos sólidos conocimientos en psicología aliviarían ese problema. Dicho y hecho.

“Estudiar el Grado en Psicología me ha permitido conocer de cerca toda la sintomatología y características de los chicos con discapacidad intelectual con los que trabajo. Ahora puedo conocer sus necesidades y estructurar un plan personalizado de aprendizaje a medida de las características de cada uno de ellos”, asegura.

Con las competencias y habilidades adquiridas durante la formación en el Grado de Psicología, Nuria ha logrado adaptar de forma especializada y personalizada el aprendizaje académico de los alumnos. “Me di cuenta de que mi maletín de docente necesitaba tener herramientas mucho más especializadas para poder trasladar una enseñanza y un aprendizaje mucho más eficaz a mis alumnos”.

“Me di cuenta de que mi maletín de docente necesitaba tener herramientas mucho más especializadas para poder trasladar una enseñanza y un aprendizaje mucho más eficaz a mis alumnos”

Su gran éxito ha sido poder dar “dimensión humana a los alumnos que lo necesitan para ser autónomos, permitirles que disfruten de integración plena y que aprendan a crecer personalmente. Porque no solo construimos alumnos, también construimos personas”.

“Solo necesitas hacer click para poder estudiar”

Nuria es una convencida de la formación online, de hecho, ya había realizado anteriormente el Experto en Inteligencia Emocional en UNIR. Tras este primer título se decantó por estudiar el Grado en Psicología: “Descubrí que podía organizar las horas de estudio a mi medida sin tener que adaptarme a un horario determinado y sin tener que desplazarme. Era viable estudiar un grado. No lo dudé y me matriculé”.

Los alumnos de UNIR cuentan con un plataforma virtual y con unos tutores que siempre están cerca del alumno. Nuria resume a la perfección la base de esta metodología en unas pocas palabras: “La plataforma es fácil de manejar y solo necesitas hacer click para poder estudiar, que aparezca el profesor en tu pantalla y tener todo el material que necesitas. Y lo más importante, los tutores te hacen sentir que en esta aventura no estás solo. Esta para mí es la clave del éxito para poder finalizar unos estudios de tantos años a distancia”.

Pero nada de esto hubiera sido posible sin la implicación del protagonista, que como en cada caso, siempre es el alumno. “UNIR tiene un grado alto de exigencia y requiere esfuerzo y compromiso. Hay que adecuar las horas de estudio, pero la recompensa y la satisfacción personal obtenida compensan totalmente ese esfuerzo”.

Embarcada en un proyecto personal

Al sumar los conocimientos adquiridos tanto en el Experto Universitario en Inteligencia Emocional como en el Grado en Psicología, Nuria ha logrado abrirse “nuevos horizontes profesionales y abordar nuevos proyectos”. La alumna de UNIR comenzó hace unos meses un proyecto que antes le hubiera sido imposible: está desarrollando un programa en Educación Emocional que plantea una forma innovadora en la metodología dentro del aula.

“UNIR tiene un grado alto de exigencia y requiere esfuerzo y compromiso. Hay que adecuar las horas de estudio, pero la recompensa y la satisfacción personal obtenida compensan totalmente ese esfuerzo”

 

“El sistema tradicional se ha preocupado mucho de la competencia académica, pero ha olvidado por completo la competencia humana. Tenemos una juventud que realmente es maravillosa, pero que en muchas ocasiones creemos que carece de valores. El programa que he diseñado está pensado para que el profesorado introduzca la inteligencia emocional en el aula, pero también para los alumnos universitarios que a veces no encuentran respuesta a las preguntas que hacen a los docentes”.

Por último, Nuria invita a embarcarse en la aventura de UNIR “a todas las personas que creen que no tienen tiempo para nada. Eso les hace creer que no van a poder alcanzar una meta, o mucho peor, que no van a poder cumplir un sueño. Pero sí, se puede”.