Lunes, 18 marzo 2019

Los ataques informáticos serán la principal amenaza para España en los próximos años

Los ataques informáticos serán los delitos que más preocupen a las fuerzas policiales en los próximos años en España. Escalarán a la cima del ranking de amenazas delictivas para los organismos de seguridad.

La nueva Estrategia Nacional contra el Crimen Organizado y la Delincuencia Grave, publicada recientemente por el Ministerio del Interior, habla literalmente de un próximo (e inminente) “paisaje criminal”. En ese contexto, refiere a los ataques informáticos “a gran escala” y al cibercrimen como los aspectos que causen más dolores de cabeza a los mandos policiales.

Existe “alto riesgo” de que nuestro país sufra golpes (de graves consecuencias) por parte de mafias de hackers, contra instituciones públicas y empresas en el futuro cercano. Así lo indica el citado documento oficial, que entró en vigor el pasado 22 de febrero.

Destaca literalmente “la creciente sofisticación de los ataques cibernéticos detectados” en el país. También, “el incremento progresivo del número de medios físicos conectados a Internet”. Además, señala “el volumen creciente de la información sensible y, por tanto, vulnerable almacenada en la ‘nube”.

Por delante del tráfico de drogas

Los ciberataques contra infraestructuras críticas del Estado o contra empresas y particulares ya ocupan la séptima posición en el listado de delitos. Sus cifras se han disparado como en ningún otro ítem. En solo siete años, han pasado de los poco más de 21.075 casos denunciados a casi 90.000, según un artículo reciente publicado por el diario El País.

Este tipo de acciones delictivas ya superan, en número, al tráfico de drogas o al robo con violencia. En este contexto, Interior define una nueva figura: los ‘autoempresarios’ de la piratería informática.

Las fuerzas de seguridad observan la irrupción de los ciberdelincuentes ‘autónomos’: venden sus servicios a grupos del crimen organizado para, por ejemplo, conseguir listados de números de tarjetas de crédito con sus cifras PIN

Son ciberdelincuentes ‘autónomos’ que venden sus servicios a grupos del crimen organizado para, por ejemplo, conseguir listados de números de tarjetas de crédito con sus números PIN. El objetivo es saquear cuentas bancarias.

El panorama viene agravándose en los últimos tiempos. De media, en 2018 se produjo un ataque informático grave en nuestro país cada tres días, según el Centro Nacional de Inteligencia (CNI). Pero en la recta final del ejercicio pasado, la situación ha empeorado.

Según el Centro Criptológico Nacional (CCN), adscrito al CNI, ya se registran tres agresiones “críticas” diarias. Los delitos no solo son padecidos a diario por particulares, sino también por empresas, e incluso por organismos estatales. Hasta el propio CNI ha caído en las garras de los ciberdelincuentes más sofisticados.

El número total de ‘incidentes’ o intentos de sabotaje informáticos –de diverso impacto y magnitud- asciende a 38.000 en apenas doce meses. Esto supone un aumento del 43% de hechos de estas características respecto a 2017.

España ya es el tercer país más ciberatacado del mundo, después de EEUU y el Reino Unido, de acuerdo a los registros del Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE)

Cada vez más necesarios

Por todo ello, las cúpulas de los máximos organismos de seguridad del Estado reconocen que cada vez resulta más importante la acción preventiva. Se buscan especialistas contra ataques informáticos, debidamente capacitados, para luchar contra una clase de delincuencia que muta permanentemente sus acciones.

Hoy en día, y más de cara al futuro, son necesarios como nunca profesionales expertos en seguridad informática. La formación de aquellos interesados en desempeñarse en este campo es decisiva.

La formación de aquellos interesados en desempeñarse en este campo es decisiva. Hoy en día, y más de cara al futuro, son necesarios como nunca profesionales expertos en seguridad informática.

La preparación técnica y la experiencia ‘cotizan’ al alza en el mercado laboral. Por ello, la demanda de este tipo de especialistas es elevada. De hecho, supera con creces la oferta. Para los próximos años se estima que se necesitarán un millón y medio de expertos contra ataques informáticos en todo el mundo. Y España, obviamente, no está aislada de ese escenario global.

UNIR, la Universidad en Internet, responde a esas necesidades. Ofrece el Máster en Seguridad informática online. Sus contenidos, de carácter muy práctico, cuentan con el apoyo institucional del Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE).

En la titulación se aprenden a dominar con destreza más de 100 herramientas de ciberseguridad. Además, el posgrado está auditado por TUV Reihnland. Esta firma acredita que, tras cursar el máster, los egresados podrán aspirar a obtener la Certificación de Auditor Interno de Sistemas de Gestión de Seguridad de la Información ISO 27001:2013.

Otro de sus valores diferenciales es que apuesta por la innovación tecnológica, así como en materia de gestión. Además, su programa y claustro académico de excelencia proporcionan a los alumnos una visión holística de los distintos factores del riesgo en seguridad, entre otros puntos.

En síntesis, la titulación prepara a los profesionales para asumir un inmenso (y apasionante) desafío: hacer frente a los ciberataques, o prevenirlos. Su rol será esencial para blindar la seguridad no solo en instituciones públicas. También se requieren ya en sectores tan estratégicos y expuestos al peligro como la red viaria, la banca o la industria; así como en la pequeña y mediana empresa.