Viernes, 01 diciembre 2017

Personalizar el aprendizaje, un reto al alcance solo de los mejores MBA online

La información disponible sobre cada alumno que cursa un MBA online permite una experiencia de aprendizaje cada vez más personalizada y en sintonía con sus aspiraciones. Un reciente estudio de la North Carolina State University demuestra que la tecnología se ha convertido en un factor clave a la hora de prever las posibilidades de progreso o fracaso.

Gracias al procesamiento de datos, tanto los profesores como los gestores de los programas académicos logran pulir los contenidos didácticos y analizar la evolución del aprendizaje de los estudiantes.

Los candidatos a estudiar un Máster en Administración y Dirección de Empresas (MBA) presentan un perfil muy diverso tanto en su formación como en su experiencia profesional. Las Escuelas de Negocios tratan de encontrar el tipo de formación más conveniente para cada uno de ellos, de acuerdo a sus conocimientos, su formación previa y sus trabajos anteriores.

Principalmente, los MBA tradicionales segmentan la formación de sus alumnos de acuerdo a los años de trabajo. Los recién licenciados cursan distintos programas que los profesionales con décadas en puestos de responsabilidad.

Los MBA online de calidad están dando un paso más: pensar en las aspiraciones de cada alumno y preparar una formación adecuada a ese fin. Recientemente UNIR ha comenzado a ofrecer una experiencia educativa personalizada con el objetivo de satisfacer esas aspiraciones del estudiante.

¿Cómo se llega a la formación personalizada?

Un equipo especializado de UNIR clasifica a los alumnos de acuerdo a su nivel de partida, siempre con el objetivo de facilitar su aprendizaje. El estudiante debe aportar información personal, tanto sus datos académicos como profesionales. Además, los alumnos españoles realizan una entrevista de selección para dar comienzo al diseño de su ‘traje a medida’.

UNIR analiza la formación previa del alumno y cuáles son sus habilidades, pero también cuáles son sus metas profesionales”

De este modo, el equipo de admisión de UNIR conoce la formación previa del alumno y cuáles son sus habilidades con el objetivo de guiarle por un proceso individual de aprendizaje. Pero también cuáles son sus metas profesionales: consolidarse en su empresa con un ascenso, reenfocarse para cambiar de compañía o sector, o buscar trabajo en otra ciudad o país, entre otras circunstancias.  

Cuatro especialidades para impulsar la carrera profesional

El MBA aporta al alumno el conocimiento práctico de todas las áreas funcionales de la gestión empresarial, así como el desarrollo de las competencias y habilidades necesarias para liderar una organización.

Pero la formación va más allá: dependiendo de las inquietudes del alumno, el MBA de UNIR puede complementarse con de una de las cuatro especialidades que se ofertan: Dirección de Proyectos, Finanzas Corporativas Internacionales, RRHH y Marketing Digital. Siempre se mantiene un aprendizaje basado en los más rigurosos estándares, pero añade conocimientos extra que pueden convertirse en cruciales para el futuro profesional del alumno.

descarga

Para continuar personalizando la experiencia educativa, y una vez los alumnos se han matriculado en la alternativa deseada, se les agrupa para formar equipos de trabajo. UNIR es pionera en la implementación del Método del Caso de forma online y produce una experiencia de aprendizaje equivalente a una clase presencial gracias a todas las herramientas colaborativas que ofrece.

(Te interesa leer: Cómo se aplica el Método del Caso en el MBA online de UNIR)

Grupos homogéneos y heterogéneos

Los equipos se forman por alumnos que cuentan con perfiles homogéneos según la experiencia profesional, el puesto desempeñado y su titulación de origen.  Proceden en su mayoría de estudios de Ingeniería, ADE, Economía, Ciencias Sociales o Derecho, entre otras. Por eso es crucial clasificarlos de forma correcta

Los diferentes niveles de clasificación tienen un claro objetivo: que la enseñanza se convierta en más gratificante para el alumno”

El siguiente paso es complementar los grupos con perfiles heterogéneos. Se mezclan ingenieros con economistas, o abogados con empresarios, entre otros. Esto supone, desde la perspectiva del aprendizaje, que los alumnos aprovechan más y mejor las sinergias.

Los diferentes niveles de clasificación tienen un claro objetivo: que la enseñanza se convierta en más gratificante. El alumno aporta a los compañeros y estos le aportan conocimientos sobre áreas que puede desconocer. Un método exitoso en el que se fomenta el desarrollo de habilidades y competencias.

“Sabemos que no todos los alumnos son iguales, y por eso tenemos distintos tipos de MBA que se adaptan a las circunstancias de cada alumno como un traje a medida”, resume Pablo Cardona, Decano de la Facultad de Empresa y Comunicación de UNIR.