Select Page

Cómo delegar y mantener la motivación del equipo

Por Carles M. Canals | Management Content Specialist 22-09-19

Aprender a delegar es una competencia profesional que todo directivo debe aprender. Carles Canals, especialista en Management, resume en este artículo los consejos más prácticos para lograr estas habilidades.

En 2000, Leonard A. Lauder cedió el puesto de CEO de la firma de cosméticos Estée Lauder a un colaborador. Más tarde comentaría que, tras 17 años como máximo ejecutivo, esa entrega de poder fue lo más duro de su vida profesional. Cómo delegar es una de las competencias más complejas de un líder.

La actitud de delegar resulta dolorosa a quien antes no la había puesto en práctica. Pero cuando uno ha incorporado el hábito de delegar, el liderazgo participativo lo aprecia como una práctica muy reconfortante. La gestión de equipos se sostiene también en este pilar. El líder percibe que puede despreocuparse de las cuestiones cotidianas. Los miembros de su equipo ya le avisarán si surgen problemas de relieve que requieren su intervención.

Beneficia a los colaboradores

La delegación también beneficia a los colaboradores valiosos. Es una ventaja de motivación laboral:

  • Al tener más libertad, crecen en responsabilidad y dedicación voluntaria.
  • Mejora su autoestima y su capacidad de autocrítica.
  • Trabajan con mayor motivación.
  • Manifiestan más iniciativa y creatividad.
  • Perciben un salario emocional que acrecienta su fidelidad a la empresa.

Cómo delegar el trabajo con acierto

¿Cómo aprender a delegar?

¿Podemos mejorar esta faceta del liderazgo que es la delegación? ¿Cómo se aprende a delegar y contribuir a la motivación en el trabajo? Pueden ser útiles las siguientes recomendaciones:

  1. Haz un acto de humildad: algún colaborador puede desempeñar igual o mejor que tú parte de las tareas que ahora desempeñas personalmente. Si no sucede, has fracasado en la gestión de equipos: ponle remedio.
  2. Elige en qué funciones vas a centrarte. En lo esencial, eso lo debe decidir tu jefe: responsable de área, director general, consejo de administración. Si no tienes claro, pregunta. En la duda, escoge trazar la estrategia general a largo plazo y decide cómo la implementarán tus colaboradores y cómo la supervisarás.
  3. Otra opción es reservarte aquellos ámbitos en los que eres experto y por los que sientes especial afición: producción, ventas, finanzas. El resto, confíalos a colaboradores que los conocen mejor que tú.
  4. Tus colaboradores han de tener claro qué y cuándo quieres ser consultado antes de que adopten una decisión. Ha de ser evidente qué temas te reservas, o a partir de qué cifra han de consultarte.
  5. Si quieres que los miembros de tu equipo confíen en ti, establece unas reglas de juego precisas y atente a ellas. Si más adelante cambias de criterio, debes avisarlo inmediatamente. Tus reacciones han de ser previsibles.
  6. No te entrometas en la tarea que has delegado en tus colaboradores. No interfieras en su trabajo. No atosigues. Permite que cada uno ejerza su cometido a su manera. Confía de verdad en su libertad y responsabilidad. Lo contrario es muy perjudicial para su motivación en el trabajo.
  7. Como líder, ten la mente abierta a las novedades que aporten tus colaboradores. Eso también es importante a la hora de saber cómo delegar. Da la bienvenida a gestionar los cambios que proponen cuando te los argumentan bien. Acepta y apoya sus ideas nuevas. Sé paciente y tolerante a los errores, siempre que no se repitan.
  8. Cuando debas corregir a un colaborador por malos resultados, actitud inadecuada o decisión errónea, da una explicación coherente. Lo que ha hecho no te disgusta personalmente, sino que contradice la cultura o estrategia de la organización.

Potencia tu carrera profesional con una visión estratégica de negocio. ¿Estás preparado? 

 

¿Qué formación necesito para mejorar en mi carrera profesional?

Descúbrelo

Contacta con nosotros

Contacto