Solicita información

Música, tradición y tecnología para componer el futuro panorama musical en Chile

Diego Abarca, músico y exalumno de UNIR, atestigua la flexibilidad de un posgrado que gana prestigio en el país andino.

La música en Chile, con toda su tradición y complejidad, se abre cada vez más como industria al ámbito tecnológico, en una mezcla muy potente de orquestaciones, academias, música popular, bandas de música por la calle y tecnología. Así lo entiende el compositor y profesor de música chileno Diego Abarca.

Abarca también imparte docencia en el departamento de Composición de Escuela Superior de Música de Extremadura (MUSIKEX). Un conservatorio que mezcla docencia presencial y virtual y en la que Abarca está viviendo una experiencia “fascinante”.

“Imparto todas mis asignaturas de forma online”, apunta Abarca. “Haber sido alumno de UNIR me dio experiencia para transmitir mejor los conocimientos, organizar mi tiempo y ponérselo fácil a los alumnos”.

Con el Máster en Composición Musical con Nuevas Tecnologías, Abarca puso de alguna manera “en su sitio” los conocimientos que había adquirido en el Grado en Música, que también estudió con UNIR. “Cerré un ciclo”, comenta.

Antes de estudiar el posgrado, el también arreglista y productor recuerda que enseñaba en una escuela de grado medio, y que era más prudente a la hora de aceptar dar clases en enseñanzas musicales superiores cuando se lo ofrecían. Hasta que se matriculó en el máster en Composición.

“Me dio seguridad. Salí totalmente preparado para saltar a la docencia en enseñanzas superiores. Conseguí competencias que sabía que tenía verdes”, reconoce el chileno, afincado desde hace 20 años en Barcelona (España).

Ahora también se doctora en la Universitat Politècnica de Valencia (UPV) con el Grupo de Investigación SoundCool. Le dirige la tesis el catedrático de la UPV Jorge Sastre y la profesora de Composición y directora académica del Máster en Composición Musical con Nuevas Tecnologías, Zulema de la Cruz Castillejo.

Aprender con libertad

Para Abarca, una de las grandes virtudes del máster radica en el equilibrio que presenta entre lo teórico y lo práctico. A él le sirvió personalmente también para afianzar conocimientos sobre ciertos conceptos tecnológicos aplicados a la música, saberlos nombrar de un modo más académico y manejarlos con mayor soltura.

Ya conocía la metodología UNIR tras su experiencia como alumno del Grado en Música. Le gustó, de hecho, que se continuase esa línea de trabajo. Y constató de nuevo que todos los docentes eran muy competentes y excelentes profesionales.

“El hecho de que una asignatura la imparta un profesional experto en esa materia da credibilidad al máster”, subraya el músico sudamericano. A él le motivo especialmente Zulema de la Cruz Castillejo, quien le dirigiría luego el TFM.

Abarca venía del mundo de la composición y del jazz, pero le faltaba contenidos más propios de conservatorio, una versión más académica de la música europea. De la Cruz entonces le enseñó y también le motivó, pero al mismo tiempo le concedió libertad creativa.

“No tienes por qué componer una obra bajo determinadas técnicas orquestales o clásicas o en forma sonata, sino que te deja hacer. Eres libre. Te entrega conocimientos a través de los contenidos de su asignatura, pero quiero destacar especialmente su capacidad de motivación”.

Diego Abarca concierto
 

Todo lo que se hace en el máster queda registrado como obras musicales de cada uno, tanto las asignaturas como los trabajos a lo largo del curso, además del TFM. Esta dinámica permite aplicar los conocimientos adquiridos no solo de cara a los contenidos curriculares, sino en el propio hacer profesional de cada uno.

Los alumnos cuidan que todo esté bien escrito, listo para ser interpretado, o bien grabado. También preparan la maquetación de la obra audiovisual o de las obras electroacústicas, controlan la edición de cada instrumento dentro de una obra orquestal o gestionan los procesos reales de un estreno.

Los estudiantes tienen así durante el máster un proceso profesional “muy interesante” de cara a la realidad laboral y profesional. Pueden autoevaluarse conforme avanzaban en el posgrado. Y luego complementan todo con la preparación y la posterior defensa del TFM.

Un TFM performativo que Abarca estrenó con la Orquesta Filarmonía de Madrid: un quinteto de solistas para la musicalización de unos cinco minutos de una obra audiovisual y la obra orquestal, bajo la dirección del maestro Pascual Osa, director artístico y fundador de la Orquesta.

La realidad pasa por internet cada vez más y el mercado musical también por los conocimientos del uso de la red”, reconoce el chileno.

Diego Abarca compositor

Preparación para la docencia virtual

“La condición online del posgrado permite a los alumnos ponerse al día”, dice Abarca. Él comenzó el máster antes de la pandemia, y mientras estudiaba, entregaba trabajos o asistía a clases, pudo igualmente viajar a Alemania o visitar a su familia en Chile.

Muchos de sus compañeros provenían de la docencia presencial, y aunque al principio debieron adaptarse, Abarca explica que luego valoraron saber impartir una clase online u organizar mejor los tiempos.

El compositor chileno se siente así preparado para asumir responsabilidades como profesor en el Departamento de Composición de la Escuela Superior de Música de Extremadura (MUSIKEX).

Tradición musical y tecnología

Abarca se fue de Chile a comienzos de siglo, pero no ha perdido el contacto con sus raíces porque mantiene allí familia y amigos. Muchos trabajan en el mundillo de la música. Quienes componen para orquesta, cuenta Abarca, se dedican antes a arreglar o a musicalizar que a estrenar piezas originales, porque el circuito en ese sentido está quieto y es limitado.

Sin embargo, sí aprecia un “despegue tremendo” en la mezcla entre conocimientos orquestales, de composición y la música popular. Las propuestas musicales propias de la calle, las bandas musicales o la música pop, combinada con la música latinoamericana de cada región y los elementos de la música tradicional transmitidos oralmente, están abriéndose a la tecnología, a la red y a conceptos teóricos hasta ahora exclusivos de los conservatorios. “El circuito cada vez se amplía más”, celebra el músico.

“Cuando en el año 2000 salí de mi país, había bastante desarrollo, pero la tecnología no estaba tan avanzada y extendida. No se utilizaba como plataforma de distribución, ni de marketing, ni mucho menos para dar clases. La realidad que yo dejé con respecto a la que veo ahora ha experimentado un desarrollo muy, muy grande”, destaca.

concierto 2

Repertorios musicales frescos

Dos alumnos de la actual promoción del máster son compositores chilenos: Camilo Silva y Mauricio Muñoz. Silva incluso reconoce que tenía ciertos prejuicios al principio con respecto a la educación online. Pero pronto se disiparon.

“El trabajo de tutorías, las clases sincrónicas, todo el material pedagógico escrito y audiovisual, hacen que la experiencia como estudiante sea realmente buena y sientas que estas muy bien acompañado durante todo el transcurso de la maestría”, señala.

Destaca que el máster expanda la “paleta de conocimientos y herramientas” de sus alumnos. Silva destaca, por ejemplo, la posibilidad de comprender cómo funciona una composición a nivel audiovisual para cortometrajes, video-danza, documentales, videojuegos o comerciales, entre otros.

Mauricio Muñoz ahonda por su parte en que el máster se distingue del resto de posgrados chilenos en el planteamiento teórico – práctico de las asignaturas.

“Como compositor de música actual, el máster me ha permitido montar mis propias obras con músicos de la región o participar en concursos y festivales en el ámbito nacional disponiendo de maquetas de muy buena calidad para cada postulación”, recalca.

Y ha incorporado a su portafolio y a sus canales de comunicación el “repertorio fresco” que representan las grabaciones realizadas en el máster.

    Títulos que te pueden interesar

    Noticias relacionadas

    El guion teatral: ¿cómo deberías estructurarlo?

    El guión teatral dispone de sus propias técnicas y elementos, siendo este diferente del que se emplea en obras literarias o cinematográficas. ¿De qué partes consta y cómo organizarlas?

    Medios digitales: guía práctica para sacarles el mejor provecho

    Los medios digitales van más allá de los blogs o las redes sociales, pues son cualquier comunicación o contenido que se realiza online. Te ayudamos a identificarlos y darles un buen uso.

    9 actividades creativas para enseñar Historia

    Existen numerosas actividades creativas para enseñar historia, como el teatro o las visitas a museos. Imparte esta asignatura de forma más amena e interactiva.

    Docencia 100% online

    Nuestra metodología te permite estudiar sin desplazarte mediante un modelo de aprendizaje personalizado

    Clases en directo

    Nuestros profesores imparten 4.000 horas de clases online a la semana. Puedes asistir en directo o verlas en otro momento.

    Tutor personal

    En UNIR nunca estarás solo. Un tutor realizará un seguimiento individualizado y te ayudará en todo lo que necesites.

    La fuerza que necesitas

    Nuestra vida académica y social

    Acompañamiento personalizado