Lunes, 01 abril 2019

Paisajes de aprendizaje: personalización y atención a la diversidad

Los paisajes de aprendizaje son una representación visual de una asignatura o parte de ella, depende de lo que queramos abarcar. No deja de ser una web, de carácter eminentemente gráfica, con enlaces a otras páginas y recursos, o a otros minipaisajes. En cierto sentido, recuerdan bastante a mapas conceptuales, aunque conllevan un valor añadido de gamificación.

Los paisajes de aprendizaje permiten crear escenarios personalizados para cada alumno, en mundos simbólicos, fomentando su autonomía, motivación e imaginación, así como atendiendo a la diversidad y ritmo de cada estudiante.

Algunos autores lo llegan a definir como metodología educativa, pero la mayoría lo encuadran como herramienta pedagógica o de programación, muy relacionada con el Visual Thinking, con el Design Thinking, con el aprendizaje cooperativo, el aprendizaje por retos, la gamificación y la evaluación mediante evidencias y mediante competencias.

Componentes y ventajas de los paisajes

Los paisajes de aprendizaje tienen en cuenta las inteligencias múltiples y la Taxonomía de Bloom, creando una matriz de 48 casillas en la que deberemos poder encuadrar las actividades propuestas, de manera que todos los elementos del currículum se relacionen y converjan en ese contexto creado por nosotros, como un mapa de entrada para poder seguir una asignatura determinada.

Desde ese punto de partida, tendríamos acceso a los minipaisajes, pudiéndose acceder a badgets o insignias, decidiendo el alumno su propio camino o itinerario, así como su ritmo y sus necesidades. El estudiante se organiza y es conductor de su aprendizaje, haciéndose consciente de sus fortalezas y debilidades, en un proceso de metacognición que le ayudará a construir su entorno personal de aprendizaje (PLE).

Además, debido a su componente lúdico, resulta más atractivo acceder a la información y, por su empleo de las TIC, contribuye al desarrollo de la competencia digital del alumnado, permitiéndole innovar y descubrir nuevas posibilidades en red.

Crear un paisaje

Como toda idea, nos llevará un poco de tiempo desarrollarla y hacernos con ello pero, al igual que se indicaba en el caso del Aprendizaje por Proyectos, empecemos por un minipaisaje, una primera incursión que podrá ir creciendo según nos vayamos sintiendo cómodos.

Podemos comenzar por un paisaje para un tema concreto o para repasar un aspecto determinado. Podremos ampliarlo a una unidad o llevarlo más allá. En todo caso, para crear un paisaje de aprendizaje deberemos:

-Tener una idea para el marco simbólico. Pensar la historia que vamos a desarrollar como base lúdica de nuestro entorno educativo. Tendremos en cuenta los intereses de los alumnos y sus edades a la hora de imaginar el contexto, ya que será la base de trabajo durante un considerable periodo de tiempo.

-Seleccionar una o varias imágenes relacionadas.

-Diseñar las actividades y la matriz correspondiente, teniendo en cuenta el currículum, los contenidos, objetivos, competencias y la evaluación.

-Decidimos si vamos a plantear actividades obligatorias u otras de carácter voluntario u optativo, de refuerzo o de extensión.

-Desarrollar la narrativa y la gamificación del paisaje. Inventamos una historia que guiará todo el paisaje y lo desarrollados mediante retos e insignias o badgets. Escogemos los iconos para los diferentes pasos.

-Digitalizamos el paisaje mediante TIC e insertamos todos los elementos necesarios: iconos, insignias y actividades, entre otros.

Ejemplos y herramientas

Pero, sin duda, la mejor forma de hacernos una idea de lo que es un paisaje de aprendizaje es accediendo a alguno de ellos.

-Este paisaje es un completo mapa sobre Paisajes de Aprendizaje, en el que encontrarás interesantes enlaces para acabar de comprender este tipo de propuesta.

-Podemos crear paisajes de refuerzo para trabajar sobre ellos, por ejemplo, al terminar un proyecto.

-Este paisaje servirá para revisar los Dioses Egipcios de un modo lúdico.

-En Infantil también se puede trabajar con paisajes, en ese caso, para el desarrollo de la audición y el lenguaje.

-Saltando a Secundaria, nos encontramos un paisaje relacionado con la concienciación medioambiental, dentro de un entorno que encaja a la perfección con esta herramienta, el Flipped Classroom.

.También se pueden crear paisajes musicales, motivadores para los alumnos.

En relación a las herramientas que nos pueden servir para introducirnos en el mundo de las imágenes interactivas, sin duda destaca sobre otras Genially, pero, por su sencillez y carácter intuitivo, deseamos recomendar ThingLink, con la que podrás crear una imagen interactiva en menos de cinco minutos:

Un paisaje de aprendizaje puede llegar a ser una especia de Elige tu propia aventura para el alumno. Diferentes caminos que se entrecruzan, entre dragones o en un barco. Los componentes y la combinación adecuada prometen un alto grado de motivación de los estudiantes.

Pero, como decía anteriormente, no nos precipitemos, dejemos que la historia nos conduzca y evolucione a nuestro propio ritmo, seguro que el paisaje irá cogiendo forma al mismo tiempo que nos paseemos por él. Disfrutemos de las vistas.