Jueves, 04 octubre 2018

Por qué los expertos en Industria 4.0 se han convertido en los profesionales más buscados por las empresas

El metro de Londres no se hubiera podido construir en el siglo XIX sin la máquina de vapor, y el Apolo XI no hubiera llegado a la Luna, en 1969, sin el queroseno y la electrónica. En el siglo XXI, una nueva revolución industrial permite construir telescopios de alta precisión o diseñar deportivos de lujo, gracias a la robotización y la digitalización.

Se trata de la Industria 4.0, caracterizada por interconectar el mundo físico y el digital y combinar tecnologías anteriores con otras de reciente aparición como el Big data, el internet de las cosas (IoT), los sistemas cibernéticos, la realidad aumentada, la fabricación aditiva o la simulación.

Lo que va a mover la actividad económica en el siglo XXI no va a ser sólo el petróleo o los microchips sino también la simbiosis entre los métodos de producción y las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) donde procesos, productos y los elementos de la cadena de valor (proveedores, productores, distribuidores, clientes) estarán interconectados.

Todo ello ya está suponiendo un impacto en la innovación y la producción, de importantes consecuencias económicas. Y también sobre el empleo: se precisan cada vez más profesionales altamente cualificados, y con una perspectiva global de las tecnologías de la industria 4.0, que les capacite para ofrecer soluciones integrales a los retos de la transformación digital.

Eso exige una formación rigurosa y multidisciplinar. El Máster en Industria 4.0 online de UNIR es pionero en ese sentido, al tratarse del primer posgrado oficial online de esa especialidad en España, que aborda las tecnologías más importantes para la digitalización de la empresa: internet de las cosas, robótica, sistemas inteligentes y ciberfísicos, impresión 3D, big data y analytics y ciberseguridad.

El posgrado de UNIR proporciona una visión de conjunto de las tecnologías para dar soluciones globales

“El valor diferencial de este posgrado -explica Miguel Ángel Sánchez, director del Máster– es que proporciona al alumno una visión de conjunto de todas esas tecnologías a fin de dar solución a problemáticas reales surgidas con las innovaciones de la industria 4.0.”

Ese es precisamente el tipo de profesionales que más faltan en el mercado. Su figura es un elemento estratégico especialmente valorado dentro de la empresa, al hacer que aumente la competitividad y la eficiencia y reducir costes. De hecho, las empresas digitalizadas son un 10% más productivas, exportan el doble y duplican la creación de empleo.

Dos ejemplos de eficiencia 4.0

Dos ejemplos concretos de aumento de la eficiencia, gracias a los expertos en industria 4.0, los tenemos en la Ford de Almussafes y en la startup española Mesbok.

La primera fabrica 400.000 coches al año y exporta a 75 países, gracias a la robotización y la digitalización de la industria 4.0. Su equipo técnico ha patentado un sistema robotizado de identificación para detectar cualquier error de pintura del vehículo. Y tanto éxito ha tenido que ya lo utilizan todas las fábricas de la compañía en Estados Unidos.

Y los ingenieros de la startup Mesbok han creado una herramienta de control y análisis que conecta el entorno industrial físico con el digital,y que es capaz de detectar cualquier ineficiencia en tiempo real de una empresa y de cuantificarla en euros.

Por poner un ejemplo, el sistema detecta los productos con fallos de calidad o el mal funcionamiento de las máquinas. Uno de sus clientes, una firma cosmética aumentó su facturación un 25% con cero inversión y con menos costes.

De ahí la importancia de una formación universitaria multidisciplinar en ese tipo de tecnologías, a fin de preparar a profesionales capaces de aportar soluciones a los retos de la Industria 4.0