Miércoles, 05 abril 2017

Ángela Fernández y SAMMEN, su proyecto educativo para aprender idiomas

Ángela Fernández ha sido alumna en nuestro Máster de Profesorado de Educación Secundaria. Como con muchos otros alumnos, la relación llega más allá de las aulas y del propio curso académico. Cuando nos enteramos de que estaba embarcada en un importante e interesante proyecto educativo, enseguida quisimos saber más sobre ello, ya que puede servir como ejemplo, inspiración o motivación a sus compañeros. Además, según seguimos indagando, supone una oportunidad educativa para los centros y docentes que deseen involucrarse.

I: Muchas gracias por esta entrevista Ángela. Mi primera pregunta será ¿Qué formación tienes, por qué escogiste UNIR y cómo fue tu experiencia en nuestra universidad?

Es un placer. Siempre he tenido claro que quería estudiar idiomas, desde el principio. Por ello, realicé la carrera de Traducción e Interpretación en la Universidad de Valladolid, en el Campus de Soria. Durante mi tercer año, participé en una escuela de Gogołów, Polonia (Complex of Schools in Gogołów), como observadora y profesora en prácticas de inglés y español, lo cual hizo que cambiase mi perspectiva profesional: descubrí el mundo de la enseñanza y me encantó. Una vez terminada la carrera, me contrataron como profesora de inglés en una academia de Arnedo, La Rioja (Central Academy). No era exactamente “lo mío” pero acepté la oferta, probé y… por sorpresa para mí, ¡descubrí mi vocación!

De esta manera, en cuanto tuve la posibilidad de matricularme en el Máster Universitario en Formación del Profesorado de Educación Secundaria en la UNIR, la Universidad Internacional de La Rioja, lo hice. Me gustaba la idea de volver a sentirme estudiante y la UNIR me ofrecía flexibilidad a la hora de trabajar y estudiar. Me sentí muy acogida y bien aconsejada desde que solicité información. Sentí que mis tutores, coordinadores y profesores hicieron lo posible para que mis compañeros y yo aprovecháramos al máximo ese año. Lo cogí con ganas y la verdad, el máster fue muy enriquecedor. Aunque trabajar y estudiar al mismo tiempo me resultó muy duro, la metodología de UNIR me permitía organizarme según mis horarios y pude poner en práctica todo lo aprendido en el máster con mis chicos en la academia.

Del mismo modo, gracias a los foros de UNIR, tuve la suerte de conocer a algunos compañeros de máster de diferentes partes de España con los que sigo manteniendo el contacto y quienes fueron clave en esta etapa. UNIR, además, me ofreció la posibilidad de hacer prácticas en un centro en el que aprendí muchísimo, tuve el placer de aprender de una gran profesional, mi tutora, y sobre todo, de todos mis chicos y chicas de la ESO. Acabé esta etapa feliz de haber aprendido tantas cosas, llena de cariño y gratitud a mis alumnos, a mi tutora y a UNIR y me reafirmé en mi idea de ser docente.

Actualmente, trabajo como profesora de inglés en Central Academy y sigo formándome; de hecho, en mi tiempo libre, estudio varios cursos: uno con UNIR y otro basado en el aprendizaje de Lengua de Signos Española y, como ya sabes, estoy intentando poner en práctica todos los conocimientos que aprendí en el máster de UNIR, junto a dos grandes profesionales, Ander Delgado y Taylor Sawyer, mediante el Proyecto Educativo SAMMEN.

ander  taylor

I:¿Por qué habéis creado SAMMEN y qué es exactamente?

A: Todos los que formamos SAMMEN somos profesores de idiomas de diferentes países: Noruega, España, Francia, EEUU, etc. Y todos hemos sentido, como estudiantes antes y como profesores ahora, que a las clases de idiomas les falta ese componente de realidad que es el que nos empuja, en una situación de verdad, a hablar la lengua para comunicarnos y, por ende, a despertar nuestra motivación para mejorar.

Si me permites un ejemplo, pasa lo mismo con el carné de conducir. Nadie aprende a conducir un coche únicamente haciendo tests y estudiando el libro de la autoescuela. Necesitamos sentarnos en el asiento, sentir los pedales, meter la marcha, calar el coche diez veces y equivocarnos constantemente. Sin embargo, mejor o peor, un día nos damos cuenta de que conducimos. Con las lenguas, sin embargo, nos da la sensación de que estamos siempre en punto muerto, que no arrancamos a hablar: por miedo, por vergüenza, por falta de práctica o de necesidad. Un punto muerto que hace que nuestros estudiantes se sientan frustrados e incapaces de dominar un idioma que llevan años estudiando.

Las clases de lenguas extranjeras implican necesariamente interacción social. Hablar idiomas implica abrirse a las personas, a nuevas culturas, a formas de pensar y ver el mundo. Por eso, para complementar las clases, en SAMMEN creemos esencial dotar a las clases de idiomas de ese componente de realidad. Para ello, ponemos en contacto a estudiantes de idiomas de toda Europa por Skype, para que practiquen y se enseñen unos a otros sus lenguas maternas, pero también aspectos socioculturales de sus países, puesto que la lengua y la cultura van de la mano. Así, generamos en ellos una necesidad de comunicación con personas reales y les transportamos virtualmente a un contexto lo más realista posible.

Es una manera de internacionalizar el aula sin salir de clase, de dar a los alumnos la oportunidad de desarrollar sus destrezas orales y escritas, y de hacer ver a muchos de ellos que, verdaderamente, lo que estudian en clase tiene una utilidad más allá de aprobar un examen.

Para que los estudiantes entiendan esto, hemos creado un vídeo muy dinámico con gente joven explicando en pocos segundos por qué hablar una lengua extranjera les ha cambiado la vida, independientemente de sus intereses y ambiciones.

I: ¿En qué os diferenciáis de recursos ya existentes en Internet?

Efectivamente, ya hay plataformas que ofrecen este tipo de experiencias. No obstante, cuando nosotros, como docentes, las hemos querido utilizar, nos hemos dado cuenta de que son recursos demasiado complejos, donde los profesores han de crear sus propios proyectos y donde encontrar clases con el mismo horario, lengua, edades e intereses se convierte casi siempre en una tarea pesada y poco exitosa.

En SAMMEN, reducimos todo el trabajo del docente a un formulario de registro de un minuto. Una vez rellenado, somos nosotros quienes nos encargamos de buscar a las clases más compatibles, de proporcionarles el contacto y los usuarios Skype de la clase extranjera y, además, de proveerles con el material con el que podrán trabajar en los tres proyectos que tenemos disponibles: Conversaciones Skype, Profesores por 1 día e Instagram.

I: ¿Qué hay que hacer para participar? ¿Tiene que hacerlo un centro o puede pedir la participación un alumno por separado?

A: En SAMMEN trabajamos con clases enteras de lenguas extranjeras. Cada clase debe tener un responsable que, normalmente, será el profesor y el encargado de registrar la clase. Será a esa persona a la que contactemos para proporcionar los datos de los estudiantes de la clase extranjera y que será el mediador entre SAMMEN y sus estudiantes.

Para participar, únicamente tienen que registrar la clase en nuestra página web a través del enlace para profesores, donde también encontrarán información sobre los proyectos.

En lo que respecta a alumnos que quieran participar en SAMMEN por separado, lamentablemente no tenemos la tecnología ni el tiempo suficiente para hacerlo. No obstante, existen aplicaciones como Hellotalk, HiNative y Tándem que les pueden ayudar a encontrar a nativos deseosos de conversar y aprender su lengua nativa. Ahora mismo, es algo que no podemos atender, aunque no es una idea que descartamos una vez consigamos financiación.

logo

I: ¿A qué edades está enfocado?

A: SAMMEN está dirigido a estudiantes de ESO, bachillerato y universidad, entre los 12 y los 24 años, aproximadamente.

I: ¿Cuánto le cuesta a los centros y a los alumnos participar?

A: SAMMEN es totalmente gratuito para alumnos y profesores. Únicamente deben contar con buena conexión a Internet, ordenadores (o tabletas), Skype y muchas ganas de aprender.

I: ¿Qué lenguas están involucradas? ¿Cómo se deciden las lenguas? ¿Pensáis en incluir más en el futuro?

A: Actualmente, las lenguas con las que trabajamos son inglés y español, puesto que son Noruega y España los países donde hemos iniciado el proyecto. Mandamos periódicamente información sobre el proyecto a otros países como Reino Unido, Francia y Alemania. Las respuestas están siendo positivas, pero necesitamos aún tiempo para poder trabajar en el material en esas lenguas y que haya una buena cantidad de centros registrados para poder ofrecer sus lenguas en nuestro proyecto. Esperamos, no obstante, que, a principios del curso que viene, tengamos, al menos, a una treintena de centros de todos los países mencionados.

I: Si conseguís que SAMMEN sea conocido y que muchos centros se registren, ¿cómo vais a afrontar toda la carga de trabajo? ¿Consideráis ampliar el equipo?

Sí, por supuesto. De hecho, disponemos de un apartado en nuestra página web donde ofrecemos puestos que nos urge cubrir. Desde que creamos SAMMEN, ya se han unido una profesora noruega, una profesora española y una estudiante de Traducción, pero, como bien dices, la carga de trabajo está siendo cada vez mayor y necesitamos más gente en nuestro equipo.

I: ¿Tenéis algún tipo de ayuda o subvención?

De momento, no. Sin embargo, una vez que nos demos a conocer, los profesores vivan las ventajas de participar en SAMMEN con sus alumnos y dispongamos de resultados que mostrar, presentaremos nuestra propuesta a Innovation Norway y la Unión Europea. Por el momento, nos centramos en trabajar mucho, rápido y bien.

I: ¿Habéis publicado algún tipo de resultado?

A: SAMMEN tiene tres meses de vida, por lo que aún debemos esperar. Sin embargo, lo que sí está claro es que a los centros a cuyos profesores les ha llegado información sobre este proyecto, han estado interesados, si no en participar este año, al menos, en registrarse para que les podamos ir anunciando las clases extranjeras con las que son compatibles en el futuro.

Sí que hemos publicado, no obstante, varios vídeos. Entre ellos, uno en el que los profesores pueden ver a un grupo de noruegos participando en el proyecto Conversaciones Skype con estudiantes de un centro de Bilbao. Es muy ilustrativo de cómo funciona SAMMEN.

I: ¿Cómo convenceríais a los profesores que van a leer esta entrevista de que participar en SAMMEN merece la pena y no les va a suponer más trabajo del que ya tienen?

Diciéndoles que no solo les va a ayudar a tener a estudiantes más motivados, sino que, además, todo el material necesario y el tiempo requerido en buscar clases, se lo van a ahorrar.

Registrar una clase les lleva un minuto y, si consideran que no tienen tiempo cuando les encontremos una clase extranjera compatible, no pasa nada. Registrar su clase no implica participar necesariamente, sino que nos informa de que están abiertos a recibir información sobre las clases que SAMMEN les ha encontrado y que presentan el mismo horario, lenguas, edad y proyectos en común.

I: ¿Cómo pueden saber más de SAMMEN o ponerse en contacto con vosotros?

A través de nuestra página web http://www.sammenproject.com/. Si quieren contactarnos y hacernos llegar sus dudas o sugerencias, este es el enlace: http://www.sammenproject.com/contacto/. Disponemos de correo electrónico, Skype, Facebook, Twitter y YouTube. Pronto también Instagram.