Dos profesores de UNIR, nominados a mejores docentes de España

Felicidad, ilusión, sorpresa… son las sensaciones que transmiten Manuela Fernández y Raúl Bermejo. Ambos, docentes de UNIR, pero también dos de los flamantes nominados a los premios Educa Abanca 2018. Unos galardones que aspiran a convertirse en todo unos Goya, si bien en este caso en el mundo de la educación, con los que reconocer la buena praxis docente.

Pese a las precauciones lógicas, ambos sienten que, con esta elección, su labor es reconocida. Máxime cuando solo se puede acceder al listado -que este año cuenta con 1.849 propuestas,- previa recomendación ya sea de alumnos, ex alumnos o de familiares de ellos. “Me siento feliz de que mi alumnado y sus familias consideren que merezco formar parte de la lista. Trabajo por y para ellos y, si alguno decide que mereces el premio es porque algo has hecho bien. Además, siempre te alegra que socialmente se vea reconocida tu dedicación”, sostiene Manuela Fernández, docente del Curso de Competencias Digitales en la Enseñanza de la Lengua y Literatura.

En similares términos se expresa Raúl Bermejo, del Máster Universitario en Tecnología Educativa y Competencias Digitales, quien, pese a ser algo inesperado, admite que “hace ilusión que reconozcan y valoren tu trabajo”. Nominado en la categoría universitaria, el fundador del exitoso perfil de Instagram @THINKSFORKIDS agradece a todos aquellos que le leen, siguen y rodean por conseguir “que tome impulso cada mañana, porque algunos días te sientes que luchas a contracorriente”.

Dos profesores de UNIR, nominados a mejores docentes de España.

Un camino que se construye escalón a escalón y que no siempre resulta sencillo. “En educación estamos viviendo momentos muy complejos, los docentes que intentamos trabajar buscando nuevos caminos que den respuesta a la realidad del siglo XXI nos vemos obligados a demostrar que lo que hacemos tiene sentido, que es útil y avalado científicamente”, indica Fernández, profesora en el IES Alhajar de la localidad jienense de Pegalajar. Allí imparte materias en Educación Secundaria Obligatoria (ESO), categoría en la que ha sido propuesta.

Tanto ella como Bermejo deberán aguardar hasta el próximo miércoles 5 de diciembre, fecha en que se hará público el ranking con los diez finalistas que optan a este galardón, el cual se entregará el 23 de febrero en la gala correspondiente en Santiago de Compostela. Estos premios, que nacieron el año pasado, buscan reconocer públicamente la labor de los grandes docentes de centros públicos, concertados o privados que viven y disfrutan de su trabajo, educan para la vida a su alumnado y se involucran al máximo en el proceso educativo.

Para ello, tienen en cuenta aspectos como la calidad docente, la satisfacción del alumnado, su proyección en la sociedad, la investigación y transferencia de conocimiento, la formación y reciclaje de conocimiento, la transmisión de valores y la innovación y TICs. Cuestiones que los profesores de UNIR intentan reflejar en su día a día en unas labores que constituyen mucho más que una profesión, son su “estilo de vida” y como tal la viven.

Por eso Fernández asegura que solo ya estar nominada -estado que repite- “es el verdadero premio, tener la confianza de los alumnos y sus familias”. No obstante, en caso de que fuera seleccionada, ella lo tiene claro. “Se lo dedicaría a todos los estudiantes que han pasado por mis manos y, sin que lo sepan, me han ayudado a ser la docente que soy; lo más bonito es sentir que vas por el buen camino y dejas huella en ellos”, agradece.