UNIR facilita el sueño de la nadadora ecuatoriana Sara Palacios

A sus 33 años, la ecuatoriana Sara Palacios ha dedicado toda su vida a la que es su gran pasión: la natación. Todos los días entrena muy duro durante varias horas con un objetivo en mente: lograr sus metas. En su interior persiste un importante reto, el de los Siete Mares. Se trata, como su propio nombre indica, de siete recorridos en aguas abiertas. Un desafío que únicamente siete personas han alcanzado en todo el mundo. Ella ya ha completado dos de ellos, en el Canal de la Mancha y en el de Catalina. El resto de las travesías, espera poder realizarlas en menos de cinco años.

Todo un ejemplo de pasión, perseverancia y disciplina. Las mismas que se requieren para los estudios. Sin embargo, no siempre los deportistas de élite pueden compaginar su preparación física con los libros. Muy consciente de ello, la Fundación Cofuturo -entidad vinculada a UNIR- ha lanzado la iniciativa ‘Nuestro Futuro, Nuestros Sueños’ para impulsar la formación académica de los deportistas de élite ecuatorianos. Entre los cinco primeros beneficiados se encuentra ella, Sara Palacios.

Conocida como Sara de Mar, esta nadadora de aguas abiertas ostenta el título de la Triple Corona, un reconocimiento para todos aquellos que completan un tridente de pruebas de larga distancia: el Canal de la Mancha, el Canal de Catalina y la isla de Manhattan. Para conseguirlo, Palacios nadó más de diez horas seguidas en cada una de las travesías, hasta completar un total de unos 115 kilómetros.

Para ella, antes resultaba impensable estudiar una maestría de forma presencial. Ahora, en cambio, gracias a esta ayuda podrá cumplir otro de sus sueños: realizar un MBA en UNIR para, en un futuro no muy lejano, poder emprender y abrir un club para aquellas personas que, como ella, amen la natación y sueñen a lo grande. De esa forma, espera impulsar en el Ecuador su pasión, el nado en aguas abiertas.

“Esta beca es un lujo y, siendo realistas, la única forma en la que podía continuar con mis estudios, pues con mi hija, el proyecto y un bebé en camino casi no me queda tiempo para nada. Pero con una modalidad online puedo seguir la maestría que quería estudiar hace mucho y que la venía posponiendo”, ha agradecido.

Te puede interesar también:

Deportistas de élite ecuatorianos podrán formarse con becas de UNIR