Deportistas de élite ecuatorianos podrán formarse con becas de UNIR

La dedicación, superación y esfuerzo son unas constantes en el deporte, sobre todo en el de alta competición. Pero también están muy presentes cuando de estudios se trata. Especialmente en los de formación superior. Y ambas actividades no siempre resultan compatibles. Hasta ahora. Un programa de becas de UNIR permitirá a los deportistas de élite ecuatorianos que opten a becas para acceder a una preparación universitaria de calidad.

Una iniciativa que, denominada ‘Nuestro Futuro, Nuestros Sueños’, constituye uno de los pilares fundamentales de la Fundación Cofuturo, entidad constituida recientemente y vinculada a UNIR. Su objetivo es el de impulsar proyectos de responsabilidad social educativa en Ecuador.

El deporte y el estudio tienen numerosas cosas en común. Al fin y al cabo, ambos requieren de horas de esfuerzo, dedicación y superación para lograr la ansiada meta. Pero no siempre resultan del todo compatibles, sobre todo si se trata de deporte de competición. Para evitar tener que elegir entre ambos, UNIR ha desarrollado un programa de becas para apoyar la formación universitaria de  deportistas de élite ecuatorianos.

La iniciativa, denominada ‘Nuestro Futuro, Nuestros Sueños’, se desarrolla a través de la Fundación Cofuturo, una entidad vinculada a UNIR y que nace con el objetivo de impulsar proyectos de responsabilidad social educativa en Ecuador. La académica y ex vicepresidenta del país latinoamericano, Rosalía Arteaga, es la presidenta del Consejo Social de esta entidad, la cual fue presentada ayer oficialmente. El escenario, la emblemática Capilla del Hombre de la Fundación Guayasamín, situada en Quito.

Allí intervino Sara Palacios, nadadora de aguas abiertas, reciente ganadora de la Triple Corona –un reconocimiento para quienes completan tres de los retos más emblemáticos en las maratones acuáticas mundiales- y una de las primeras en formar parte de este proyecto. Con él, los deportistas con afán de superación y visión de futuro podrán fortalecer su formación y conseguir, una vez que finalicen el periodo de su carrera deportiva, otras oportunidades profesionales. “Esta beca es de vital importancia para mi crecimiento y superación profesional. El camino a la excelencia deportiva no es fácil e implica muchos sacrificios”, adujo Palacios.

Además de ella, otros cuatro destacados deportistas ecuatorianos obtendrán el apoyo de esta iniciativa, mediante la cual recibirán becas de excelencia para poder continuar sus estudios de pregrado o de maestría. Se trata de Neisi Dajomes, de 21 años y campeona mundial juvenil panamericana en levantamiento de pesas, Karl Eglof, montañista de 38 años que posee el récord mundial de ascenso de los nevados Aconcagua Kilimanjaro, Carla Heredia, ajedrecista de 28 años, Gran Maestra Internacional y Maestra Internacional Femenina, y Samantha Arévalo, nadadora que, a sus 24 años, es campeona bolivariana, panamericana y sudamericana.

El proyecto ‘Nuestro Futuro, Nuestros Sueños’ es uno de los ejes que vertebran la Fundación Cofuturo, que cuenta también con un programa de formación a directores de centros educativos y otro de emprendimiento y autoempleo. La ética  y las disciplinas ESTEM, junto con la generación de diálogos y debates entre prestigiosos académicos nacionales e internacionales sobre temas de interés en la agenda pública de Ecuador completan los aspectos fundacionales de esta institución.

“Nuestra intención es que Cofuturo pueda ser el motor de apoyo a la educación superior del país”, destacó el responsable de Relaciones Internacionales de UNIR, Gabriel García-Prieto. “Ecuador tiene un gran potencial, pero todavía tiene grandes deficiencias que solo es posible paliar si trabajamos de forma coordinada con los diferentes actores que tiene el sistema”, constató durante la puesta de largo de la Fundación Cofuturo.

Un acto en el que también participaron el prestigioso pedagogo latinoamericano y director del instituto Merani en Bogotá, Julián de Zubiría Samper, quien habló sobre “Los desafíos de la educación en el siglo XXI” y Rocío Martínez-Sampere, directora de la Fundación Felipe González, que también desarrolla iniciativas para impulsar la formación docente en distintas partes del mundo.