Jueves, 23 abril 2020

Diferencias entre Psicología y Psicopedagogía, ¿cuáles son?

La Psicología tiene por objeto de estudio la conducta y los procesos cognitivos y emocionales del individuo, así como las variables ambientales que intervienen en dichos mecanismos mentales y conductuales. La Psicopedagogía, por su parte, es una disciplina que estudia también la conducta y los procesos psicológicos pero —y aquí reside la diferencia— centrándose en el aprendizaje. Desde UNIR te explicamos cuáles son las principales diferencias entre Psicología y Psicopedagogía, sus características y el objeto de estudio de cada una.

¿Qué estudian la Psicología y la Psicopedagogía?

Ambas comparten características comunes, como pueden ser los diferentes marcos teóricos (modelo cognitivo, conductual, constructivista…) o la metodología científica para la evaluación e investigación psicológica. No obstante, los campos de investigación y aplicación de la Psicología —es decir, los ámbitos donde un psicólogo puede desarrollar su labor — son muy amplios: la educación, la salud, el ámbito organizacional o empresarial, el comunitario…Mientras que la Psicopedagogía está más focalizada en, por ejemplo, qué dificultades presenta un alumno en la adquisición de nuevas competencias, cuáles son sus potenciales, o qué estrategias de intervención educativa se pueden tomar para mejorar el desarrollo integral del individuo son temas que compiten a los psicopedagogos. Por lo tanto, la Psicopedagogía tiene un campo de aplicación más especializado que la Psicología. 

 

 

Además, la esta última toma como referencia los principios de otra ciencia del ámbito de la educación: la Pedagogía, la cual se encarga de estudiar cuáles son los métodos y recursos didácticos más adecuados para la enseñanza. Así pues, un psicopedagogo también desarrolla labores de asesoría a educadores, ofreciendo a estos profesionales y a los centros escolares nuevas estrategias y recursos educativos para mejorar la calidad de sus enseñanzas.

¿Cómo especializarse en Psicopedagogía?

Tras cursar una carrera universitaria, existe la opción de acreditarse profesionalmente como psicopedagogo con un curso de experto o un máster en Psicopedagogía. Los perfiles académicos más recomendables para acceder a este curso de postgrado son el de graduado en Psicología, Pedagogía, Magisterio Infantil o Primaria, Trabajo Social y Educación Social.

 

 

El plan de estudios del máster en Psicopedagogía de UNIR está enfocado a formar perfiles especializados en procesos de aprendizaje, estudiantes con necesidades educativas especiales, fracaso escolar… así como nuevos recursos y métodos educativos. Por eso, entre las asignaturas se incluye el Asesoramiento psicopedagógico a familias en situaciones de riesgo psicosocial, Intervención Temprana o Educación para la salud pero también Tecnología o Innovación Educativa.

¿Cuáles son las salidas profesionales de la Psicopedagogía? Muchas y muy atractivas: un psicopedagogo puede trabajar en centros de atención temprana, de mayores o de educación especial; y como orientador educativo, en centros escolares públicos y privados.

Vistas las diferencias entre un psicólogo y un psicopedagogo, elegir una u otra carrera profesional dependerá de tu vocación para el ejercicio en el ámbito educativo y del nivel de especialización que busques para completar tu currículo.