Solicita información

Realidad virtual y realidad aumentada en el aula: todo un potencial para incorporar a tus clases

Descubre en UNIR algunas ideas para aplicar la realidad virtual y la realidad aumentada en el aula y sácale el máximo partido a estas tecnologías en clase.

Las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) son una herramienta cada vez más potente para enriquecer el proceso de aprendizaje de los alumnos en todas las etapas educativas. Descubre con UNIR algunas ideas para aplicar la realidad virtual y la realidad aumentada en el aula ¡y sácale el máximo partido a estas tecnologías en clase!

Bucear en el espacio para conocer los planetas y las estrellas; que los artistas más grandes de la historia cuenten al detalle el proceso de creación de sus obras insignes; o comprender el funcionamiento del cuerpo humano comprobando cómo es el esqueleto o los músculos con los que un compañero de clase se mueve. Cada vez hay más opciones educativas que se sirven de la realidad virtual y de la realidad aumentada para cautivar a los alumnos de todas las edades y hacer del aprendizaje una experiencia.

Algunos de los usos que se pueden dar a estas tecnologías en el aula son los siguientes:

  • – Recreación de hechos históricos
  • – Descubrir patrimonio histórico y cultural
    – Gamificación de actividades en clase
    – Recreación de procesos del ámbito de la salud
    – Simular e interactuar con procesos tecnológicos como electricidad, circuitos o similares
    – Aproximación a ciencias como la Astronomía

Diferencias entre la realidad virtual y la aumentada

La realidad virtual (RV) es un entorno digital, creado a través de la tecnología, para simular la realidad. Las escenas, objetos o figuras que componen estos escenarios de realidad virtual parecen reales y el usuario disfruta de una experiencia inmersiva. Para crear ese entorno virtual se necesita un dispositivo tecnológico, normalmente unas gafas de realidad virtual, pero también se integran otros dispositivos como guantes o trajes para mejorar la experiencia y la interacción con el escenario. Este tipo de tecnología tiene diversos usos recreativos, desde el arte hasta la educación y entrenamiento en múltiples ámbitos. Un ejemplo es el adiestramiento mediante simulación de los pilotos de aviones profesionales, aunque uno de sus usos más populares está en el ocio recreativo y el universo de los videojuegos.

Por su parte, la realidad aumentada (RA) combina el entorno real con una capa de elementos visuales adicional gracias a la cámara de un dispositivo electrónico como un smartphone o una tableta. A diferencia de la RV, no trata de sustituir el escenario físico con uno digital diseñado por un equipo, sino que busca añadir información a la realidad que el usuario está viviendo en un momento concreto. Esta nueva capa de información puede ser de texto e imágenes, vídeos, animaciones, elementos 3D, audios, etc. Y se puede acceder a ella apuntando con la cámara del dispositivo a un punto concreto del plano real o superpuesto como si de una interfaz se tratase.

Esta tecnología aplicada a la educación permite que un alumno “active” información adicional en una página de su libro escaneando un marcador, como un código QR, y la vea en su teléfono o tableta. Otra posibilidad podría ser observar en primer plano proyecciones 3D de monumentos históricos o las partes del cuerpo humano.

Un ejemplo de realidad aumentada muy popular y sencillo de conseguir es el juego Pokémon GO: las conocidas criaturas están escondidas en los rincones de la ciudad del jugador, con lo cual se integra un elemento ficticio en un escenario real.

Una potente herramienta para involucrar al alumnado

El potencial, tanto de la realidad virtual como de la realidad aumentada, para la enseñanza en cualquier etapa educativa es enorme. No solo permiten captar el interés de los alumnos de una forma novedosa en todo tipo de materias, sino que convierten las horas en el aula en una experiencia más divertida y fomenta el aprendizaje inmersivo, es decir, a través de la experiencia de cada alumno, logrando un mayor impacto educativo.

Aplicar este tipo de tecnologías en el aula servirá en un futuro al docente para fomentar la participación y la interacción de los alumnos, al tiempo que logrará que se involucren de forma activa en su proceso de aprendizaje. Integrarlas en las clases es sencillo gracias a que cada vez hay más aplicaciones y recursos al alcance de los centros educativos, tanto en modalidad gratuita como de pago. Un ejemplo de cómo se pueden conseguir grandes resultados de realidad virtual con soluciones asequibles son las Google Cardboard.

Además, estas tecnologías son un complemento idóneo para los elementos educativos tradicionales, como los libros de texto y otros materiales didácticos. Esto es así porque permiten adaptar el contenido al ritmo de aprendizaje de cada alumno; se pueden aplicar sin limitación a todo tipo de materias —historia, lengua, geografía, matemáticas, química…—, y solo requieren disponer de algún tipo de dispositivo electrónico portátil, como un teléfono o una tableta.

Docentes preparados para sacar partido a las nuevas tecnologías

El auge de las TIC en la educación supone también un cambio en las demandas del mercado laboral docente. Los centros educativos apuestan cada vez más por profesionales con capacidades y competencias tecnológicas que sean capaces de guiar al alumnado en su aprendizaje utilizando estas nuevas y potentes herramientas. Además de incluir en sus planes educativos asignaturas y herramientas relacionadas con las TIC, se necesita un cuerpo docente preparado para este cambio del proceso educativo.

En este sentido, los maestros y profesores que quieran apostar por la enseñanza a través de las nuevas tecnologías pueden optar por especializarse en este área con un programa como el Máster en Tecnología Educativa y Competencias Digitales de UNIR. Este postgrado, de un curso de duración, mostrará a los docentes cómo implementar recursos tecnológicos en el aula, crear contenidos multimedia y otros recursos educativos para ser utilizados en plataformas de aprendizaje o coordinar programas de enseñanza en entornos virtuales, entre otras competencias.

    Títulos que te pueden interesar

    Noticias relacionadas

    Docencia 100% online

    Nuestra metodología te permite estudiar sin desplazarte mediante un modelo de aprendizaje personalizado

    Clases en directo

    Nuestros profesores imparten 1600 horas de clases online a la semana. Puedes asistir en directo o verlas en otro momento.

    Tutor personal

    En UNIR nunca estarás solo. Un tutor personal realizará un seguimiento individualizado y te ayudará en todo lo que necesites.

    La recompensa al esfuerzo

    Nuestra vida académica y social

    Acompañamiento personalizado