Martes, 23 junio 2020

El aprendizaje-servicio: en qué consiste, ventajas y aplicaciones

La educación se define como la transmisión de conocimientos a una persona para que esta adquiera una determinada formación. Pero, en muchas ocasiones, es algo más. Este es el caso del aprendizaje-servicio (ApS), un tipo de educación en la que los alumnos aprenden al mismo tiempo que hacen un servicio a la comunidad. En UNIR abordamos cuáles son las principales ventajas del ApS y cómo aplicarlo en el aula.

Aparte de la adquisición de conocimientos, en el aprendizaje-servicio el alumnado se identifica en su entorno próximo con una situación con cuya mejora se compromete, desarrollando un proyecto solidario que pone en juego conocimientos, habilidades, actitudes y valores. Al aprendizaje formativo se le une otro elemento fundamental: el compromiso social

 

 

¿Qué es el aprendizaje-servicio o ApS?

El Centro Latinoamericano de Aprendizaje y Servicio Solidario (CLAYSS) lo define como “un servicio solidario destinado a atender necesidades reales y sentidas de una comunidad, protagonizado activamente por los estudiantes desde el planeamiento a la evaluación, y articulado intencionadamente con los contenidos de aprendizaje (contenidos curriculares o formativos), reflexión, desarrollo de competencias para la ciudadanía, trabajo e investigación”.

El aprendizaje-servicio es una metodología innovadora en la que, a través de la modificación de la realidad, se intenta mejorar el aprendizaje del alumnado. En él se toma como base la educación basada en competencias, el aprendizaje por proyectos o problemas, el aprendizaje cooperativo y colaborativo, el fomento del emprendimiento, las inteligencias múltiples, la convivencia positiva, la gamificación, etc. Además, prima el fomento de la autonomía del alumnado.

El ApS se ha convertido en una herramienta innovadora entre aquellos que buscan una renovación y un nuevo enfoque del sistema educativo actual. Por eso, es una metodología destacada en el plan de estudios del Máster oficial en Métodos de Enseñanza en Educación Personalizada de UNIR. Este postgrado incluye formación en ApS, así como en otras técnicas educativas novedosas —pedagogía del asombro, método Montessori, Waldorf— que se pueden implementar en las aulas de Educación Infantil, Primaria o Secundaria.

 

 

Características básicas del aprendizaje-servicio

Los expertos en educación diferencian tres características esenciales del ApS:

  • Protagonismo activo: la actividad está protagonizada activamente por niños y niñas, adolescentes o jóvenes e, incluso, por personas adultas, tutelados por equipos educativos formales o no formales.
  • – Servicio solidario: destinado a atender necesidades reales y sentidas de una comunidad. Se planifican actividades concretas, adecuadas y acotadas a la edad y capacidades de los protagonistas, y orientadas a colaborar en la solución de problemáticas comunitarias específicas.
  • –Aprendizajes intencionadamente planificados en relación con la actividad solidaria: el proyecto articula, explícitamente, el aprendizaje de contenidos curriculares, en el caso de las instituciones educativas, o formativas, en el caso de las organizaciones sociales.

 

 

Ventajas del aprendizaje-servicio

Entre las ventajas más destacables del ApS estarían:

  • –Desarrollar habilidades de pensamiento crítico, resolución de problemas, liderazgo, toma de decisiones, colaboración y comunicación.
  • –Construir relaciones positivas con los miembros de la comunidad.
  • –Conectar sus experiencias con las materias académicas.
  • –Desarrollar una comprensión más profunda de sí mismos y una mayor empatía y respeto por los demás.
  • –Aplicar su energía y creatividad a las necesidades de la comunidad.
  • –Aumentar la conciencia pública de las principales cuestiones sociales.
  • –Trabajo en equipo y colaborativo.

 

 

Aplicaciones del aprendizaje-servicio en el aula

La cantidad de actividades que se pueden realizar gracias al ApS son infinitas. Señalamos posibles aplicaciones para el alumnado de Primaria y ESO.

Educación Primaria

  • –Padrinos de lectura o tutores para alumnos de Educación Infantil.
  • –Conciertos para personas mayores.
  • –Rehabilitación de un parque.
  • –Carrera solidaria para recaudar fondos.
  • –Desarrollo de un huerto urbano.
  • –Plantación de árboles en zonas verdes de su municipio.
  • –Ayuda nutricional a niños de Educación Infantil.

ESO

  • –Elaboración de un periódico local.
  • –Formación en prevención de riesgos asociados a Internet.
  • –Apadrinamiento de nuevos alumnos en clase.
  • –Formación sobre igualdad de oportunidad y de género.
  • –Acompañamiento a personas discapacitadas.
  • –Guías de la ciudad para alumnos más pequeños o extranjeros.

Más allá de las experiencias diarias, los programas de aprendizaje-servicio también ofrecen a los estudiantes oportunidades para ayudar a otros en el verano o en las vacaciones escolares, tanto en su entorno como en el extranjero. Ya sea como tutores de estudiantes, colaborando en un refugio para personas sin hogar o en una protectora de animales, este tipo de cooperación es una oportunidad para aprender de una forma diferente al añadirle el componente de compromiso social.