Viernes, 25 octubre 2019

¿Cómo ser notario? Requisitos fundamentales

Los notarios son funcionarios públicos del Estado cuya principal función es proporcionar seguridad jurídica, ya que son los encargados de la fe pública en las relaciones de Derecho Privado, lo que significa acreditar la exactitud de los hechos de los que el notario es sentido, así como dotar de autenticidad y fuerza probatoria a la voluntad de las partes que intervienen ante él.

Se trata de profesionales del Derecho que dependen de la Dirección General de los Registros y del Notariado (DGRN) del Ministerio de Justicia.

Se trata de profesionales del Derecho que dependen de la Dirección General de los Registros y del Notariado (DGRN) del Ministerio de Justicia. Las leyes españolas exigen que la inscripción en cualquier registro (Civil, Mercantil, Propiedad…) se realice con una escritura pública que sólo gestionan los notarios.

Además de esta función esencial, los notarios tienen más cometidos, fundamentalmente de asesoramiento y colaboración institucional. A continuación, detallamos las claves sobre cómo ser notario y los requisitos fundamentales para lograrlo: formación necesaria, exámenes, etc.

Funciones de los notarios

En España hay cerca de 3.000 notarios agrupados en 17 Colegios Notariales (uno por cada comunidad autónoma). Entre sus funciones figuran: 

  • –Seguridad y legalidad. Es la función fundamental de las notarías, un cometido que debe primar en cada una de sus actuaciones. La intervención de un notario es la garantía para que un contrato, declaración, negocio… se ajuste a la legalidad. Por eso, las escrituras públicas son siempre fehacientes ante un tribunal; el documento que ofrece la máxima seguridad jurídica y una credibilidad absoluta. 
  • –Hipotecas. Para la firma de un préstamo personal o hipotecario entre una entidad financiera y una persona o empresa. Para la cancelación de hipotecas o subrogación -mejorar las condiciones o modificarlas- también es preciso asistir al notario. La ley reguladora de contratos de créditos inmobiliarios incluye una novedad: antes de la firma de una hipoteca, el consumidor tendrá derecho a ser asesorado por un notario de forma imparcial y gratuita sobre las cuestiones más relevantes del préstamo, sus condiciones, derechos, obligaciones y posibles dudas. 
  • –Herencias y testamentos. Tanto para la guarda, apertura y publicación de testamentos como para la gestión de bienes en caso de fallecimiento y no haber dejado por escrito las últimas voluntades. Si se renuncia o cede un derecho hereditario debe dar fe un notario. 
  • –Constitución de sociedades. Para el acta de fundación de una sociedad. En ella se hará constar el capital aportado, los datos de los socios, la forma de repartir ganancias, el objetivo y carácter de la sociedad… Cuando se produzcan cambios en la estructura de una empresa o su disolución, también hay que hacerlo constar en notaría. 
  • –Compraventas. La compra y venta de ciertos bienes o derechos debe recogerse en un documento en el que consten las partes implicadas, forma de pago y plazos. 
  • –Ámbito privado. En acuerdos entre dos partes aporta un paraguas de legalidad, lo mismo que para el reconocimiento de documentos privados. Además, un notario puede hacer de custodio de documentos legales. 
  • –Autenticaciones. Es el encargado de verificar un documento emitiendo un informe del escrito que se le haya presentado. 
  • –Poder. Documento a través del cual se autoriza a que otra persona ejecute determinados actos administrativos y legales en su nombre como, por ejemplo, en el caso de los procuradores. 
  • –Matrimonios. Desde 2015 es posible contraer matrimonio ante notario, así como divorciarse de mutuo acuerdo si el matrimonio no tiene hijos menores. 

Cómo ser notario: 3 requisitos fundamentales

  • –Ser español u ostentar la nacionalidad de cualquier país miembro de la Unión Europea.
  • –Contar con la licenciatura o grado en Derecho, o ser Doctor en Derecho. En caso de haber obtenido la titulación en el extranjero hay que acreditar que se cuenta con la homologación correspondiente. 
  • –Superar las oposiciones libres a notaría pública convocadas periódicamente por el Ministerio de Justicia.

Procedimiento para ser notario

Las oposiciones a notarías constan de cuatro partes diferenciadas sobre temas de Derecho Civil, Legislación Hipotecaria, Derecho Mercantil, Legislación Fiscal, Legislación Notarial, Derecho Procesal y Derecho Administrativo. Las dos primeras pruebas, la lectura de la tercera y de la primera parte del cuarto son orales. 

Las oposiciones a notarías constan de cuatro partes diferenciadas

  • –Primer ejercicio: hay que contestar verbalmente a cuatro temas de Derecho Civil y Legislación Fiscal en un plazo máximo de 60 minutos. 
  • –Segundo ejercicio: responder también oralmente a seis temas en una hora. Las materias versarán sobre Derecho Mercantil, Hipotecario, Procesal, Administrativo y Notarial. 
  • –Tercer ejercicio: redactar un dictamen, en un máximo de seis horas, sobre un tema de Derecho Civil español, común y foral, Derecho Hipotecario, Notarial o Mercantil de los formulados por el tribunal de la oposición. 
  • –Cuarto ejercicio: con una duración máxima de seis horas se divide en dos partes.

1-En la primera se redactará un documento notarial y el opositor explicará en pliego aparte los problemas jurídicos que plantean su trabajo liquidando el impuesto que corresponda. 

2-En la segunda hay que resolver un supuesto de matemática financiera y contabilidad.

Los notarios deben prestar asesoramiento (de forma gratuita e imparcial) sobre los actos o trámites que necesitan gestionar en notaría. Antes de prestar un servicio, siempre debe informar de sus tarifas, que se regulan por ley. Solo se puede aplicar, como máximo, un descuento del 10%.

Las notarías son una de las salidas laborales que tienen los graduados y licenciados en Derecho al terminar sus estudios. Esta especialización se suma a otras posibles, como juez, procurador o abogado.