Jueves, 18 mayo 2017

La educación especial bajo el enfoque pedagógico de la interacción con el entorno

La inclusión debe recurrir a los planteamientos más profundos de una auténtica educación: revalorizar el derecho fundamental de todas las personas a recibir una educación de calidad, añadir la realidad humana de la diversidad como un valor y exigir la participación y la convivencia como metas integrantes de todo proceso educativo. Pero también tiene que demandar el desarrollo de un currículo funcional y adaptado a la individualidad de cada alumno, fomentar un aprendizaje significativo y reclamar la necesidad de implicar a toda la sociedad como agente de la educación.

Más allá de lo pedagógico, la educación inclusiva es un sistema de valores y de creencias, una manera de (con)vivir mejor juntos, que pone de relieve que es necesario proporcionar a todos los niños una oportunidad igual para aprender y desarrollar su potencial pleno, puesto que las capacidades no son simples habilidades situadas en el interior de una persona, sino que incluyen también las oportunidades generadas por la combinación de esas facultades personales y el entorno.

El Máster Oficial en Educación Especial de la UNIR se basa en todos estos elementos. A través de un plan de estudios que combina teoría y práctica, se fomenta que la concepción del alumnado con necesidades especiales debe aspirar a cambiar de un enfoque centrado en el déficit que presenta el alumno hacia un enfoque pedagógico e interactivo referido a la influencia del entorno, entendido éste como objetivo de su integración social y elemento que repercute en el propio desarrollo autónomo y social.

La atención a la diversidad es un principio educativo que sirve de orientación para responder a las diferencias individuales del alumnado mediante una serie medidas de ajuste de los diferentes parámetros del currículum. Por eso, en un momento como el actual, en el que estamos inmersos en la proliferación de propuestas acerca del diseño de sistemas educativos o sobre estrategias de enseñanza-aprendizaje, este Máster ofrece conocimientos y herramientas muy útiles puestas al servicio de la comunidad educativa.

El escenario de la globalización ha potenciado la creencia en la validez permanente de los conceptos ante una realidad que, en pocas décadas, ha trastocado la capacidad comprensiva y explicativa de teorías de los ciclos históricos anteriores. Es por ello que el dominio de las decisiones técnicas y de las áreas de experiencia en la que todo docente interviene pasan a ser fundamentales, tanto para el logro del éxito educativo a través de la tarea docente programada como para la construcción y consolidación de ámbitos de actuación adecuados a las necesidades de nuestro alumnado.

La educación y la enseñanza son prácticas intencionalmente canalizadas hacia un objetivo general concreto, el aprendizaje significativo, y, en este sentido, el Máster facilita las herramientas que modulan gran parte de las formas de uso que cotidianamente hacemos de aquellos instrumentos que demandan destrezas y conocimientos específicos. Así, quien curse el Máster en educación Especial desarrollará capacidades que le permitirán asumir el significado educación y sus consiguientes elementos de intervención pedagógica, con la finalidad de adquirir la capacidad de controlar, desde la mirada pedagógica especializada, la relación entre métodos, modelos, contextos y programas en cada función socioeducativa concreta.

De esta manera, aspectos como las TIC o enseñanzas basadas en las bases neuropsicológicas del desarrollo y el aprendizaje, por ejemplo,  ayudarán a quien se matricule en este Máster a relacionar la mentalidad pedagógica y específica con la acción. A través de las dos, el Máster ofrece al conocimiento de la educación una mirada pedagógica especializada no solo como medio que propone condiciones de viabilidad de la acción sino como marco de concreción que marca la posibilidad del hecho educativo mismo. Todo bajo la premisa de transformar la información en conocimiento y el conocimiento en educación, para dotarnos de mecanismos que nos permitan crear ámbitos de educación realizables y para desarrollar destrezas, actitudes y hábitos que completen nuestras capacidades específicas docentes.

Marc Pallarès 

Máster Universitario en Educación Especial