Álex de la Iglesia, David Trueba, Carlos Saura, Jesús Franco… son solo algunos de los 20 directores a los que Tello ha entrevistado.

La profesora Lucía Tello Díaz presenta el libro"Hablemos de cine: 20 cineastas españoles conversan sobre el cuarto poder"

Licia tello presenta libro
De izq a dcha: Álvaro García-Capelo, Julia Montejo, Gonzalo Suárez, Lucía Tello, Basilio Martín Patino, Amparo Martínez y Azucena Rodríguez, en la presentación.

La profesora de la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR) Lucía Tello Díaz acaba de presentar su nuevo libro Hablemos de cine: 20 cineastas españoles conversan sobre el cuarto poder. Una obra que muestra, a través de entrevistas a 20 reputados cineastas de nuestro país, la opinión que estos tienen respecto al periodismo y el cine.

Jordi Mollà, José Luis Garcí, Álex de la Iglesia, Julia Montejo o Betty Kaplan son solo algunos de los directores con los que Lucía Tello Díaz se reunió durante el periodo 2009- 2010 para diseccionar a la sociedad española en busca de alguna evidencia sobre la industria cinematográfica y su conexión con el cuarto poder.

Una obra insólita que nació del exhaustivo análisis de más de 800 películas que la docente del Grado de Comunicación de UNIR materializó en su anterior libro Diccionario del periodista en el cine español, pero que dejaba en el aire la pregunta sobre cuál era la perspectiva desde la que está contada la práctica del periodismo en cada película. Una cuestión que hoy encuentra respuesta en este nuevo libro.

 

5-garci_2_baja


¿Qué ha supuesto para ti este proyecto?

Este libro ha sido indudablemente un punto de inflexión en mi carrera, no solo como doctora, sino sobre todo como periodista. Indagar de forma profunda y pionera en el retrato de los medios de comunicación me ha enseñado a entender de qué manera los informadores somos una parte esencial de la vida pública, ya que tanto nuestras filias como nuestras fobias corporativas son mostradas con asiduidad en el universo cinematográfico.

A nivel particular, poder conocer de cerca a profesionales de primera magnitud me ha entregado no solo una ocasión única para crecer como investigadora y profesora, sino también como persona. El altruismo con que me han ofrecido sus recuerdos y, sobre todo, la paciencia desplegada por los cineastas para llevar a cabo las entrevistas (todas ellas en profundidad, las cuales consumían las horas retando la paciencia y el cansancio), me han hecho darme cuenta de lo afortunados que somos al contar con un cine tan grande como el español, y unos directores tan magníficos como los nuestros.

 

portada_hablemos-de-cine_bja

 

Anécdotas vividas con los cineastas durante las entrevistas

El libro en su conjunto es la unión de anécdotas inverosímiles. Recuerdo con especial cariño la entrevista a Gonzalo Suárez, en pleno verano abrasador de Madrid. Durante el transcurso de nuestro encuentro se fue la luz varias veces, lo que hacía que todo el edificio llamase al director a la puerta. Esto nos obligó a interrumpir hasta en seis ocasiones la entrevista, con la dificultad añadida que esto implica.

Una de las anécdotas más divertidas me sucedió con Jesús Franco. Aunque el cineasta ya no está con nosotros desde hace un par de años, recuerdo con mucho cariño su entrevista. Quien conociera a Jesús Franco sabrá que era una persona escrupulosamente intelectual, muy docto y culto, pero orgullosamente malhablado. Gustaba de pronunciar todo tipo de palabras malsonantes sin cortapisas, lo que me hizo tener que eliminar varias decenas de ellas a la hora de transcribir la entrevista. Semejante tarea de corte y confección quedaba tan artificial que, finalmente, opté por dejar algunas de sus palabras características, como pasa precisamente en la última línea de su entrevista, en la que hay un exabrupto muy del gusto del director.

Por otro lado, la entrevista a Julia Montejo fue igualmente accidentada. Disponíamos de solo dos horas para poder realizarla pero habíamos convenido encontrarnos en una cafetería de la capital. Allí llegamos ambas puntuales pero, por algún motivo que desconozco, ninguna se percató de la presencia de la otra. No tenía su teléfono por lo que estuve en la puerta, y ella en el interior, durante más de una hora. Aunque entrábamos y salíamos constantemente, ninguna de las dos coincidió con la otra hasta que, al fin, nos encontramos. En el poco tiempo que quedaba tuvimos que realizar la entrevista, algo que no fue difícil habida cuenta de que ambas somos periodistas.

 

Hablemos de cine: 20 cineastas españoles conversan sobre el cuarto poder (Lucía Tello Díaz. Editorial PUZ)