Universidad Internacional de La Rioja

Francisco José García Aguilera

"La escuela intercultural e inclusiva debe apostar por la transformación crítica de la realidad"

Se dice que la experiencia es un grado  y, como tal, dota de un plus de calidad a todo aquello en lo que se aplique. En este caso, al Máster Universitario en Educación Inclusiva e Intercultural el nuevo título de la Facultad de Educación de UNIR, nacido para conformar a auténticos profesionales que conozcan las “connotaciones socioeducativas de la diversidad cultural” y que estén cualificados “para atender las necesidades de todos los participantes en procesos educativos”.

Así de claro lo expresa su director, Francisco José García Aguilera. Un docente experto en todas estas materias. Y, como él, el resto del claustro que componen este título, puesto que todos ellos cuentan con experiencia en espacios de aprendizaje formales y no formales “donde la inclusión y diversidad cultural han sido constantes permanentes en su currículum profesional, académico e investigador”.

P. ¿Cuáles son las implicaciones socioeducativas de la diversidad cultural?

Los centros educativos inclusivos e interculturales son espacios de aprendizaje privilegiado, de vida cultural y comunitaria. Es decir, que propician la participación comunitaria, permeable a las diferencias que aportan las personas y el alumnado y, al mismo tiempo, están abiertos a conformar en su interior una cultura social y escolar diversa, compleja y dinámica, con una gran riqueza en lo que respecta a sus implicaciones socioeducativas.

P. ¿Qué necesidades individuales y grupales tienen estos alumnos?

Cada persona, independientemente de sus diferentes características, intereses o capacidades, tiene derecho a recibir una educación de calidad que satisfaga sus necesidades básicas de aprendizaje y enriquezca su vida, así como las de la comunidad. Los sistemas y programas educativos deben diseñarse teniendo en cuenta esta pluralidad, que es también cultural, y para ello los profesionales de la educación necesitan una formación específica, que este Máster oferta.

P. Hablemos del Máster en Educación Inclusiva e Intercultural de UNIR. ¿Cuál es su objetivo?

Proporcionar a los profesionales de la educación la oportunidad de formarse en competencias educativas que garanticen una educación de calidad para todos (inclusión) en contextos de diversidad cultural. La intención es que adquieran los conocimientos, estrategias y actitudes necesarias para atender a los participantes que aprenden en espacios educativos culturalmente diversos desde un enfoque inclusivo. La escuela intercultural e inclusiva debe apostar claramente por la transformación crítica de la realidad y debe servir como canal de diversas expresiones éticas y culturales.

Cada persona, con independencia de sus características, intereses o capacidades, tiene derecho a recibir una educación de calidad que satisfaga sus necesidades básicas de aprendizaje

P. Integración e inclusión. ¿son lo mismo?

Son conceptos diferentes que pivotan directamente con la atención a la diversidad. La integración socioeducativa es, en términos generales, aquella en la que los estudiantes se adaptan a la comunidad educativa y al currículum. La inclusión es un proceso integral que se centra en las capacidades, dando a cada persona lo que necesita, promoviendo la participación, equidad e igualdad de derechos y oportunidades. La diversidad cultural, como parte del proceso de inclusión, afecta a todos los procesos de los contextos educativos y no se dirige únicamente a las minorías culturales, sino que actúa por y para la educación de todo el alumnado.

P. Dicha diversidad, o pluralidad cultural, es una realidad en las aulas. ¿Están los docentes preparados para ella?

Hoy por hoy, son muchas las experiencia y buenas prácticas que se dan en entornos de enseñanza formal y no formal. El profesorado cuenta con una posición privilegiada para transmitir a sus alumnos valores y competencias sociales basados en la inclusión y el respeto a la diversidad cultural. Esta figura, por su proximidad con el alumnado, tiene la capacidad de conocer la realidad diaria que se presenta dentro del aula, así como los conflictos que podrían originarse dentro de la misma con motivo de la diversidad cultural del alumnado.

P. ¿Por qué entonces resulta necesario formar a los educadores en inclusión e interculturalidad?

Por la necesidad de mejorar la acción educativa, tanto en centros formales como no formales, y que haya profesionales debidamente cualificados, capaces de atender las necesidades de todos los participantes en procesos educativos. Las competencias desarrolladas en este Máster conforman un profesional que conoce las implicaciones socioeducativas de la diversidad cultural, al tiempo que la valora y es capaz de gestionarla adecuadamente desde el enfoque inclusivo para impulsar de manera eficiente los aprendizajes en la escuela (espacio formal) y fuera de ella (espacios no formales). Incluyendo aquellos relacionados con la convivencia y la cohesión social.

P. En cuanto al claustro del Máster, formación y experiencia son las características que lo definen, ¿verdad?

Efectivamente. Se trata de un grupo de profesores con experiencia en espacios de aprendizaje formales y no formales, donde la inclusión y la diversidad cultural han sido constantes permanentes en su currículum profesional, académico e investigador. Destaca la combinación de trabajo de estos profesionales en centros educativos, organizaciones asociativas y del tercer sector con espacios académicos de investigación de inclusión socioeducativa e intercultural.

El profesorado cuenta con una posición privilegiada para transmitir a sus alumnos valores y competencias sociales basados en la inclusión y el respeto a la diversidad cultural

P. ¿En qué ámbitos profesionales puede trabajar un estudiante que realice este Máster?

En centros educativos dando formación a maestros para elaborar planes de convivencia, realizando abordaje de aulas multiculturales o trabajando la mediación intercultural, entre otros. O en asociaciones que gestionan programas de inclusión de personas inmigrantes a través de la formación, el aprendizaje de lenguas, la inserción sociolaboral, etc. Hay muchas otras opciones, como los programas de educación no formal (refuerzo educativo, por ejemplo), los programas a nivel internacional que potencian los objetivos de desarrollo sostenible en escuelas, entidades sociales, etc.

También en programas de inserción e inclusión sociolaboral, escuelas taller y talleres de empleo, escuelas de segunda oportunidad educativa, programas europeos de intercambio, servicio de voluntariado europeo o programas de emprendimiento sostenible para la inclusión de personas en riesgo de exclusión social.