La investigación evoluciona al alza en UNIR

“Tenemos que estar orgullosos de la dedicación y los resultados obtenidos”. Con estas prometedoras palabras de Julio Montero comenzó una de las dos reuniones anuales que el Vicerrectorado de Investigación mantiene con los investigadores de UNIR. Una jornada para hacer balance del camino recorrido y exponer los retos futuros. Y eso es lo que hizo exactamente el vicerrector de Investigación.

El auditorio de UNIR se quedó pequeño para acoger al medio centenar de investigadores llegados para la ocasión. Todos ellos escucharon con suma atención e interés la evolución de la producción científica indexada, que el año pasado se situó en 159 JCR y 300 Scopus, “que me hace especial ilusión porque es una cifra redonda”, confesó Montero, antes de remarcar que, en cuatro años, “hemos pasado de estar en el puesto 17 en JCR a ser los novenos”. A ello ha contribuido la reciente incorporación de la revista IJIMAI a este índice. Un símbolo claro de que la cultura investigadora de la universidad “se extiende en UNIR” y evoluciona al alza.

Buen reflejo de esto mismo son los cuatro proyectos MINECO que se encuentran actualmente en activo. Amén de los diez nuevos solicitados al Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades, con propuestas tan atractivas como la investigación sobre los Discursos del Odio, la Hepatitis B oculta, el pensamiento crítico en el entorno escolar o la adaptación del marco jurídico de la seguridad y salud en el trabajo a los nuevos escenarios laborales: teletrabajo y trabajo en movilidad.

Plan Estratégico 2020-2024

Resultados más que relevantes para una universidad con diez años de vida. Pero, como recalcó el propio Montero, es el momento de evolucionar. “Hasta ahora nuestro referente éramos nosotros mismos, pero ahora toca entrar en el campeonato, estamos a punto de empezar a representar algo y, si queremos hacer algo en investigación, hay que tener resultados en investigación”, advirtió, con la vista puesta en la posibilidad de que, en unos dos años, UNIR pueda encontrarse entre las cinco primeras universidades privadas españolas en esta materia.

Un ambicioso objetivo para el que se ha trazado un Plan Estratégico 2020-2024 con el que se busca, al final del mismo, haber alcanzado los 700 JCR y el millar de Scopus. Para conseguirlo, Montero prometió mejoras tanto en las horas como en el número de investigadores con horas liberadas. “Con unos 300 investigadores -en la actualidad UNIR cuenta con 155 con horas liberadas y 51 Acredita- vinculados a planes de dedicación de tiempo financiado se podrían alcanzar esos resultados”, garantizó. Y lanzó un mensaje muy claro: “Tenemos que empezar a influir en el mundo académico investigador y, para ello, necesitamos que nos citen”.

Pero no solo eso, sino que también es de vital importancia “lograr más repercusión e influencia social, con una mayor presencia en medios y en la vida de la gente, para no ser indiferentes al mundo que nos rodea”.

Esfuerzo e innovación

Por su parte, Jesús Díaz del Campo, director de Investigación, quiso lanzar un mensaje de aliento a los investigadores, al asegurarles que “tenéis la oportunidad de estar en algo que puede ser enormemente innovador porque UNIR lo es, no hay nada realmente parecido, ni en lo docente ni en el planteamiento de la investigación”.

En parecidos términos se expresó Javier Tourón, vicerrector de Innovación y Desarrollo Educativo y encargado de poner el cierre a la sesión. Tras destacar que la Facultad de Educación había logrado en 2018 140 publicaciones científicas y que, probablemente, sumarían diez más a finales de este ejercicio, Tourón indicó que “no conozco una universidad que haga el esfuerzo de UNIR para promover la investigación con todas las iniciativas que pone en marcha”.

Y concluyó recordando a sus compañeros allí presentes que “nuestro prestigio no va a venir de nuestra docencia, debe venir de nuestra investigación y, por ello, debemos empezar a hacer congresos internacionales de gran nivel”, concluyó.