Universidad Internacional de La Rioja

"El Grado de Primaria ha sido fundamental para saber en qué etapa educativa quiero trabajar"

Aún no ha finalizado sus estudios, pero Javier Botella ya sabe qué es experimentar el cariño y apoyo de sus compañeros y, sobre todo, de su alumnado. Ha sido durante las prácticas que, como parte de su formación en el Grado en Maestro en Educación Primaria de UNIR, este joven madrileño ha realizado en el CEIP Esperanza. En este centro, ubicado en Hortaleza, ha podido emplear los conocimientos adquiridos a lo largo de su primer curso para formar a todos los docentes de Infantil y Primaria en Tecnologías de la Información y la Comunicación aplicadas a la Educación.

“Les preguntaba si aplicaban TIC en sus clases y muchos me decían que las desconocían o que no se les daba demasiado bien la informática”, explica Javier. Fue entonces cuando, según sus propias palabras, “se me encendió la bombilla, le dije a la directora que había aprendido varias aplicaciones y programas que podrían ayudar a enganchar mejor al alumnado y ser útiles para el profesorado“. Las leyes de protección de datos y de derechos de autor, así como el uso de códigos QR fueron las temáticas en las que ahondó con éxito.

Pero no fue su único cometido. Gran parte de su trabajo lo desempeñó en la secretaría del colegio, donde registró facturas, comprobó fichas del alumnado del centro y becas de comedor, entre otras cosas. También facilitó apoyo a la jefa de estudios con aquellos estudiantes con dificultades a la hora de leer y escribir, asistió a las clases que impartían los miembros del claustro y ayudó a su tutor en Educación Física donde dio varias sesiones, algunas incluso en inglés con los más pequeños.

“Mi experiencia ha sido inmejorable, el profesorado y alumnado me acogieron con los brazos abiertos y mucho cariño; hicieron que me sintiera como en casa”, confiesa con entusiasmo. Todo ese apoyo se manifestó aún más si cabe a la hora de finalizar las prácticas de las que, si algo fue duro, fue la despedida. “El último día fui clase por clase, en todas me dieron un abrazo enorme que me provocó lágrimas. Yo soy cariñoso, cercano, y eso me lo ha devuelto el alumnado. Si das, recibes, y muchas veces más de lo que das“, sostiene convencido.

Reconoce también haber sido afortunado puesto que, “salvo uno o dos casos, el resto del alumnado ha sido disciplinado y obediente; al ser una etapa de 6 a 12 años están más abiertos al aprendizaje y suelen prestar más atención”, constata. Y es que, si algo tiene claro este joven de 35 años es que su futuro como docente se centra, sobre todo, en esa etapa educativa.

Educación Física

Este Grado ha sido fundamental para decidir en qué quiero trabajar y es en Primaria, concretamente en Educación Física”, reconoce Javier, si bien admite que, tras probar con otras materias, “no me ha disgustado la experiencia”. “También me gustaría compaginarlo con la enseñanza en Secundaria”, asegura este licenciado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte que compagina su trabajo en residencias de ancianos, donde realiza actividad física adaptada, con ser entrenador personal en un club de tenis.

Consciente de que, en el mundo laboral actual, “la formación y el ser competitivo son claves para ser un profesional más preparado”, no quiso dejar pasar la oportunidad y en marzo del año pasado empezó a cursar esta titulación. “Elegí UNIR porque, en la comparativa de universidades, su plan y facilidades decantaron mi decisión, de la cual no me arrepiento y sigo estando muy contento”, corrobora. Especialmente, destaca “su organización de la web, el soporte técnico del campus virtual, la tutora Marianela Pérez, excelente profesional de gran ayuda, y la facilidad para ver las clases virtuales”, concluye, con las miras puestas en poder concluir “cuanto antes” sus estudios para “encontrar trabajo”.