Solicita información

Psicólogo de prisiones: ¿cuáles son sus funciones y cómo optar a este puesto?

¿Sabes cuáles son las principales funciones de un psicólogo de prisiones? En UNIR abordamos las claves de esta profesión y cómo optar a este puesto.

¿Sabes cuáles son las principales funciones de un psicólogo de prisiones? En UNIR abordamos las claves de esta profesión y cómo optar a este puesto.

El psicólogo de prisiones se encarga de evaluar y tratar a los reclusos para su futura integración en la sociedad. Durante el proceso este profesional atiende las necesidades educativas, posibles trastornos psicológicos y dificultades para la convivencia de los internos en el centro penitenciario. 

¿A qué se dedica un psicólogo de prisiones? 

Es posible que muchos no sepan exactamente cuáles son las funciones de un psicólogo de prisiones. El chorreo de series televisivas ambientadas en las cárceles (Orange is the new black, Prision break…) han distorsionado nuestra perspectiva sobre la vida en prisión. Tanto es así que en muchas de ellas el psicólogo penitenciario es algo parecido a una figura fantasma.

Fuera de la pantalla, la realidad es muy diferente. A veces más cruda. Según denuncia la Asociación vasca de Profesionales de la Medicina y Juristas en Defensa del Derecho a la Salud de las Personas Privadas de Libertad (Osabideak), en las cárceles de España mueren aproximadamente tres personas a la semana. “La mayoría fallece por enfermedades, así como por sobredosis y suicidios”, apuntan.

Otro de los grandes problemas sigue siendo el consumo de drogas dentro de las prisiones o la alta tasa de internos que sufren algún trastorno mental (9 de cada 10), según destaca el informe de Carmen Zabala Baños publicado por el Ministerio del Interior en 2016 sobre la Prevalencia de trastornos en prisión: análisis de la relación con delitos y reincidencia.

Entre sus funciones también se encuentran mejorar la calidad de vida (física y psicológica) de los internos, la convivencia entre ellos o implantar programas preventivos de la drogadicción y la violencia.

Por lo tanto, el psicólogo especialista en prisiones no solo tiene por objetivo “hacer del interno una persona con capacidad de vivir respetando la Ley Penal, así como subvenir las necesidades”, tal como señalaba el artículo 59.2 de la Ley Orgánica General Penitenciaria en 1979 (primera normativa en la que quedó constancia de la necesidad de estos profesionales). Entre sus funciones también se encuentran: mejorar la calidad de vida (física y psicológica) de los internos, la convivencia entre ellos o implantar programas preventivos de la drogadicción y la violencia. 

Objetivos del tratamiento penitenciario

–La evaluación psicológica a través de la observación, entrevistas y test de la personalidad del recluso. 

–La realización del informe de evaluación, que quedaría recogido en el protocolo del interno. 

–La implantación de programas y técnicas psicosociales, cuyos objetivos serían: mejorar las capacidades del interno y prevenir futuras conductas delictivas.

–Facilitar al recluso contactos externos y recursos de la comunidad para su reinserción, una vez cumplida la pena.  

Funciones del psicólogo penitenciario 

Sus labores se pueden desarrollar en dos áreas: la pericial y la de intervención.

1-En el ámbito pericial es el profesional encargado de realizar el diagnóstico del acusado y redactar los informes pertinentes al juzgado, antes y después del juicio. Una vez que el acusado entra en prisión llevará un seguimiento constante del sujeto sobre su evolución. Estas evaluaciones también servirán de apoyo a los juzgados a la hora de decidir reducir la condena u ofrecer permisos de salida. 

2-A nivel de tratamiento el psicólogo de prisiones lleva a cabo la implantación de programas específicos que cubra las necesidades y problemas psicológicos de los reclusos: adicciones, VIH y SIDA, violencia de género, falta de habilidades sociales y terapias para modificar conductas o de reestructuración cognitiva. 

¿Cuáles son las competencias del psicólogo penitenciario?

Ya se han enunciado algunas de ellas al mencionar las tareas del psicólogo en las prisiones. Para concretar más el perfil habría que añadir las siguientes competencias: 

–El estudio de la personalidad de los reclusos.

–La aplicación de pruebas psicológicas y redactar el informe pertinente.

–Recabar información sobre el interno, a través de otros profesionales de la prisión (educadores, trabajadores sociales, vigilantes…) con los que colaborará en la intervención con reclusos. 

–Orientar educativa y laboralmente a los reclusos para asignarles talleres y tareas dentro del centro.

–Llevar a cabo terapias individuales y grupales.

Cómo optar a un puesto de psicólogo de prisiones

Los psicólogos que ejercen en este ámbito pertenecen a la categoría denominada Cuerpo Superior de Técnicos de Instituciones Penitenciarias. Se puede acceder a este puesto por promoción interna o por oposición de libre acceso.

De acuerdo con la última convocatoria del 22 de mayo de 2019 publicada en el BOE para presentarse a concurso hay que cumplir estos requisitos:

–Cumplimentar la solicitud oficial a pruebas selectivas de la Administración pública y liquidación de derechos de exámenes.

–Pago de tasas a excepción de las personas con discapacidad de un grado del 33 por ciento, los demandantes de empleo y los miembros de familias numerosas.  

–Presentación del título de Licenciado o Grado en Psicología. Si el opositor todavía no ha obtenido dicha titulación tiene que adquirirlo antes de que expire la fecha de presentación de la solicitud. Los aspirantes extranjeros necesitan estar en posesión de una acreditación homologada de los estudios equivalentes realizados en su país de origen. Este grado puede completarse con el Grado en Psicología General Sanitaria (90 créditos ECTS distribuidos en dos años). 

–No haber cumplido condena de privación de la libertad que supere los tres años, salvo que se hayan cancelado los antecedentes penales o se demuestre su rehabilitación. 

Proceso de oposición

En cuanto al proceso de oposición hay que superar dos fases de evaluación y selección: una teórica (con pruebas eliminatorias) y un periodo de prácticas. Los exámenes, a su vez, constan de cuatro ejercicios, cuyos resultados son sumatorios para obtener la calificación final. 

–Primer ejercicio: un test de 120 preguntas de cuatro opciones (los errores penalizan) sobre el temario común y la especialidad.

–Segundo ejercicio: prueba oral sobre tres temas elegidos al azar a desarrollar (uno de Penología y Derecho Penitenciario y los otros dos sobre las especialidades). El aspirante dispondrá de 15 minutos previos para preparar su exposición.

–Tercer ejercicio: traducción por escrito de un documento del idioma elegido por el opositor. A continuación, tendrá que leer el ejercicio ante el tribunal.

–Cuarto ejercicio: realización de un informe basado en un caso práctico relacionado con las competencias del psicólogo penitenciario.

Una vez superados los exámenes, el aspirante realizará un periodo de prácticas dividido en dos partes

Una vez superados los exámenes, el aspirante realizará un periodo de prácticas dividido en dos partes: un curso formativo en Técnico Penitenciario y el ejercicio profesional en un centro penitenciario.

Después de conocer más de cerca el trabajo del psicólogo de prisiones y cómo es el proceso de oposiciones, queda una cuestión pendiente: el sueldo. Las retribuciones salariales rondan los 2.000 euros brutos mensuales, más dos pagas extras anuales. Esta cantidad puede variar dependiendo de la región geográfica de destino.

Títulos que te pueden interesar

Noticias relacionadas

psicologo-deportivo3

Cómo ser psicólogo deportivo

En los últimos años los psicólogos especializados en el área deportiva, tanto en el campo de la investigación como en la práctica profesional, han ganado prestigio. En UNIR te explicamos cómo ser psicólogo deportivo, sus funciones y salidas laborales.

Docencia 100% online

Nuestra metodología te permite estudiar sin desplazarte mediante un modelo de aprendizaje personalizado

Clases en directo

Nuestros profesores imparten 1600 horas de clases online a la semana. Puedes asistir en directo o verlas en otro momento.

Tutor personal

En UNIR nunca estarás solo. Un tutor personal realizará un seguimiento individualizado y te ayudará en todo lo que necesites.

La recompensa al esfuerzo

Mucho más que una universidad

Acompañamiento personalizado