Miércoles, 17 junio 2020

¿Cómo ser psicólogo forense? Conoce las funciones y requisitos para acceder a esta profesión

La Psicología Forense es la rama de la Psicología Jurídica aplicada al ámbito legal. Sus principios teóricos, investigaciones y técnicas de evaluación están enfocadas a la aportación de pruebas objetivas a un tribunal (o juez) durante un proceso judicial.¿Quieres saber cómo ser psicólogo forense? En UNIR abordamos cuáles son los requisitos para ejercer como tal, así como sus funciones y competencias.

Qué estudiar para ser psicólogo forense

Aunque a veces hay confusiones al respecto, un criminólogo o victimólogo no es un psicólogo forense. Este último necesita conocer los fundamentos teóricos que explican el comportamiento humano y la metodología científica aplicada al estudio de los procesos mentales y conductuales, así como saber aplicar las diferentes técnicas de evaluación psicológica.

Estas competencias se aprenden cursando el Grado en Psicología. Titulación que es requisito mínimo e imprescindible para especializarse a posteriori en la rama Jurídica o Forense.

 

 

Una vez obtenido el título de psicólogo, se puede completar la formación con un postgrado o máster universitario en Psicología Legal y Forense donde se trabajará:

  • – El derecho procesal, civil, penal y penitenciario.
  • – La realización de pruebas e informes periciales.
  • – Un ejercicio práctico, es decir: el programa académico debe contar con un número de créditos dedicados a prácticas reales en el ámbito jurídico.

Aquellos psicólogos que no cuenten con estudios de postgrado específicos, pueden solicitar la acreditación al Colegio Oficial de Psicólogos, siempre y cuando aporten la documentación justificativa que demuestre su ejercicio en la administración de Justicia durante más de dos años.

Ser un experto en Psicología Forense requiere una formación especializada y extensa tanto en Psicología como en Derecho. Es una de las ramas de la Psicología más apasionantes que, en las últimas décadas, ha ganado respeto y prestigio por la inestimable labor de sus profesionales en el ámbito judicial.

 

 

Qué hace un psicólogo forense

Las funciones de un psicólogo forense son muy variadas, pero la más característica es la del peritaje, es decir, la realización de un estudio profundo a través de pruebas objetivas sobre las personas implicadas en un proceso judicial. El informe extraído va a ayudar tanto a abogados como jueces a poder construir el caso y emitir una sentencia.

En el ámbito del Derecho Penal, el psicólogo forense, por ejemplo, lleva a cabo una evaluación psicológica de la persona incriminada en un delito, puesto que podrían darse ciertos atenuantes, como una enfermedad mental o un problema de adicciones. El psicólogo forense también se encarga de valorar las secuelas psicológicas de una víctima de malos tratos en los procesos de violencia de género.

 

 

Otros ámbito de trabajo de los psicólogos forenses sería el familiar. Su asesoramiento es clave a la hora de determinar qué progenitor debe obtener la custodia del menor. En la cesión de poderes y cambios de testamento de personas mayores, de enfermos o discapacitados, también evalúa si el individuo está capacitado mentalmente para tomar dichas decisiones sin coerción alguna.

Por último, no se puede olvidar la relevancia de la figura del psicólogo forense dentro del contexto empresarial, especialmente en los juicios donde se juzga un posible caso de acoso laboral o la responsabilidad de la empresa tras un accidente laboral de uno o varios de sus empleados.