Solicita información

Qué es la codependencia y cómo abordarla desde el rol del psicólogo

En UNIR detallamos las características de las personas codependientes y cómo se aborda este problema desde la práctica psicológica.

Amistades tóxicas, amores asfixiantes, amar es sufrir, síndrome de Estocolmo… En la cultura popular nos encontramos con diversos términos y expresiones que tratan de explicar aquellas relaciones interpersonales disfuncionales y dependientes. En Psicología se acuña el término codependencia, pero ¿qué es exactamente? En UNIR detallamos las características de las personas codependientes y cómo se aborda este problema desde la práctica psicológica.

Codependencia: definición y ejemplos

La codependencia es un problema emocional caracterizado por una dependencia afectiva obsesiva hacia otra persona y su relación con esta. Este tipo de relaciones disfuncionales-codependientes son frecuentes en familiares que cuidan de enfermos crónicos, discapacitados, alcohólicos o drogodependientes.

También vemos patrones de codependencia emocional en las relaciones de pareja, incluso en mujeres víctimas de maltrato; en las relaciones de madres y padres hacia sus hijos después de un divorcio, y en niños y adolescentes. Un ejemplo de codependencia en la infancia y adolescencia — muy recurrente en la literatura de ficción y el cine (Más allá de la vida u 8 millas) — sería la del hijo de padre o madre alcohólicos que asume el rol de cabeza de familia, se encarga y responsabiliza del hogar, renunciando a su infancia.

Rasgos de codependencia

¿Cómo son las personas que sufren codependencia? ¿Cuáles son sus conductas, miedos…? ¿Su personalidad? En general, los rasgos más característicos serían la obsesión y compulsión por controlar al otro. Un control y dependencia exagerados y que, en la mayoría de los casos, es inconsciente.

Cuando el paciente sí es consciente de esta dependencia, suele justificar esta relación o trata de normalizarla. Para entenderlo mejor, pensemos en un adicto a una sustancia: si le preguntamos sobre su grado de dependencia, es decir, su hábito de consumo, posiblemente mentirá tanto en frecuencia como en la gravedad de su adicción.

codependencia

El codependiente sufre una pulsión al cubrir todas las necesidades de la persona a su cuidado, asumiendo los problemas de esta como propios. Los fracasos del otro son también sus fracasos. Y como consecuencia inevitable el codependiente deja relegadas en un segundo plano sus necesidades y deseos. Por así decirlo, se pierde a sí mismo.

Otro rasgo común de las personas que sufren codependencia es la baja autoestima. Cuidar y satisfacer las necesidades del otro sería ese refuerzo para su valía. Por otro lado, son personas hiperresponsables, que sienten que su obligación es sacrificarse por el otro, aunque ese constante sacrificio no le retribuya la felicidad ni la satisfacción esperada. Están sometidas a elevados niveles de culpa y presión (autoexigencia), en muchas ocasiones al chantaje emocional del dependiente; y muestran signos de agotamiento crónico, estrés y depresión.

Intervención psicológica de la codependencia

Como se ha explicado, la codependencia es un trastorno emocional; de hecho, muchos expertos lo enmarcan dentro del cuadro de las adicciones. Cuando el paciente sufre esta codependencia del familiar a su cuidado (un enfermo crónico, con discapacidad, drogodependiente…), la intervención psicológica no solo se centra en la terapia directa con el demandante, también con el resto de los familiares y en concreto con la persona-objeto de su “adicción emocional”.

La intervención psicológica arranca con una amplia evaluación del codependiente, donde se registrarán su historia y perfil de personalidad, la afectación a su autoestima, los niveles de ansiedad y síntomas de depresión. En este espacio, se define la conducta problema, cómo son sus interacciones con los demás (familia, persona a su cuidado…) y, muy especialmente, cuáles son los factores causales de la codependencia y las variables que la mantienen.

codependencia

La terapia cognitiva-conductual es clave en el tratamiento de los problemas de codependencia y derribar creencias erróneas y sentimientos de culpabilidad. Es muy común que al cuidador codependiente le golpee la culpa cuando dedica tiempo para sí mismo o se divierte. También es importante que el psicólogo trabaje el proceso de negación del problema hasta llegar a la aceptación de esta codependencia. Como se ha indicado anteriormente, es probable que el codependiente reste importancia a su dependencia o que justifique su propio abandono por el cuidado del otro.

¿Qué otros objetivos se deben trabajar durante la intervención psicológica?

  • Mejorar la autoestima y reconstrucción de la identidad personal.
  • El aprendizaje del control emocional y superar el miedo a separarse de la personal con la que mantiene la relación codependiente.
  • Entrenar al paciente en habilidades comunicativas para expresar sus propios sentimientos, deseos y necesidades.
  • Trabajar técnicas de relajación e inoculación del estrés.
  • Fomentar la autonomía del paciente y enseñarle a crear nuevos hábitos en sus rutinas diarias: dedicarse tiempo para sí mismos, planificar actividades de ocio, ampliar su red social.

Por último, añadir que la codependencia es un trastorno que llega con gran frecuencia a la consulta de los psicólogos sanitarios, especialmente a aquellos profesionales que trabajan en centros de tratamiento y rehabilitación social de las adicciones, discapacidad y en las unidades de atención a enfermos crónicos o que padecen cáncer. El profesional debe contar con las competencias y habilidades terapéuticas para abordar los problemas de codependencia tanto en la atención directa con el paciente como en la intervención con la familia.

    Títulos que te pueden interesar

    Noticias relacionadas

    psicologo-deportivo3

    Cómo ser psicólogo deportivo

    En los últimos años los psicólogos especializados en el área deportiva, tanto en el campo de la investigación como en la práctica, han ganado prestigio. En UNIR te explicamos cómo ser psicólogo deportivo, sus funciones y salidas laborales.

    Docencia 100% online

    Nuestra metodología te permite estudiar sin desplazarte mediante un modelo de aprendizaje personalizado

    Clases en directo

    Nuestros profesores imparten 1600 horas de clases online a la semana. Puedes asistir en directo o verlas en otro momento.

    Tutor personal

    En UNIR nunca estarás solo. Un tutor personal realizará un seguimiento individualizado y te ayudará en todo lo que necesites.

    La recompensa al esfuerzo

    Mucho más que una universidad

    Acompañamiento personalizado