Viernes, 19 junio 2020

Una simbiosis entre creación pianística y envejecimiento de vino

El pianista y amante del vino Lluís Capdevila (1981) residió nueve años en Nueva York (2007-16). Durante ese tiempo, se alejó del vino y las bodegas de su comarca natal, el Priorato (Tarragona) para su inmersión cultural neoyorquina, formándose como músico e interpretando su propia música original en clubes y salas de la gran manzana.

La expansión del entorno de las redes sociales le permitió seguir la pista de antiguos compañeros de escuela, ahora inmersos en el sector vinícola en auge, hasta que un día se preguntó: ¿si las vibraciones del sonido de un piano acústico pueden cambiar el estado de ánimo de una persona, no podrían influir en el envejecimiento de un vino expuesto a ellas por un tiempo largo?

Año del centenario de la bodega cooperativa de Falset (Tarragona). Al retornar de experiencia americana, en 2018 se planteó el experimento a la bodega cooperativa del pueblo natal, Falset. Los bodegueros no pensaban que la música pudiera mejorar la calidad de sus vinos, pero les gustaba la idea y necesitaban encontrar un acto mediático que contribuyera a visibilizar la celebración del centenario de su bodega modernista.

En consecuencia, accedieron a la propuesta de experimento durante 7 meses y así fue como se inició la aventura de tocar el piano varios días a la semana para un inusitado público constituido por 4 barricas llenas de vino mono-varietal syrah y mil trescientas botellas.

Componer en una bodega

Los trabajadores y visitantes se sorprendían cuando al llegar a la bodega escuchaban sonar un piano en su interior. En contrapartida, la bodega contribuyó en la grabación del álbum de piano solo Ètim (2020). Durante esa colaboración se pudo experimentar la sensación de componer e interpretar en la bodega, rodeado del profundo olor a vino que impregna todo el edificio, y se descubrió que se trata un entorno inspirador para esta música.

Marta Ferrer, enóloga colaboradora de la cooperativa, se sorprendió al degustar el vino que iba acumulando horas de la música de piano y ver hasta qué punto fue cambiando con respecto a las otras 4 barricas del mismo vino situadas en otro extremo de la misma bodega, en silencio. La misma enóloga confesó que había hecho ese vino durante años y que nunca había salido tan excepcional.

De la degustación comparativa entre ambos vinos se percibía que aunque era el mismo vino, el expuesto al piano tenía una apertura distinta, era más intenso y más vivo, con los taninos más resaltados, así como también con un mayor equilibrio. En cambio, el mismo vino que había reposado en silencio era menos expresivo, apagado, percibiéndose más plano en nariz y en boca.

Ante tales evidencias se llevaron unas muestras de ambos vinos al centro de investigación vitivinícola VITEC para que su panel de degustación profesional las valorara a ciegas. Los degustadores notaron las diferencias pero solicitaron repetir la prueba con más muestras para tener una mayor seguridad en los resultados. Finalmente, VITEC constató que entre los dos vinos existían esas diferencias.

Cabe mencionar que el piano empleado está afinado a la frecuencia 432 HZ y que se afinaba mensualmente. Este diapasón, que corresponde con la sonoridad de instrumentos  expone al intérprete a una mayor expresividad, transmitiendo una sensación de equilibrio permanente. Existe extensa literatura en la que se respalda que la música afinada a la frecuencia 432 HZ afecta más a las personas. Históricamente ha habido una tendencia a subir la frecuencia del diapasón que sirve de base para afinar los instrumentos. Ello se debe a que se ha dado prioridad a una mayor brillantez del sonido. El diapasón más aceptado actualmente corresponde a la notaLa a 440 Hz.

Proyecto inédito y sostenible

La simbiosis planteada entre música y vino es un proyecto inédito y sostenible con la comarca del Priorato, el lugar donde Capdevila creció. El compositor se inspiró en la creencia de que su creación musical iba a afectar de alguna manera a un vino de su tierra gracias a su exposición constante a una energía creativa canalizada por medio del timbre de un piano acústico.

Así nació Étim, un álbum de piano formado por composiciones propias que ha recibido excelentes críticas del reconocido periodista musical Fernando Neira, entre otros. El álbum donde el pianista ha conseguido su mayor expresividad. Igualmente, el vino mejoró su expresión. El siguiente paso sería ver hasta que punto vino y música confluyen y comparten características, con semejantes adjetivos para su descripción (elegante, intenso, equilibrado, etc.).

Lluís Capdevila es profesor de UNIR y director del nuevo Máster en Interpretación y Composición en Jazz y Música Moderna, que empezará a impartirse de manera online en otoño. Se trata de estudios pensados para que un músico profesional (clásica y flamenco) y/o aficionado al Jazz pueda adquirir una base y desenvolverse en el género.