Lunes, 04 febrero 2019

Seis ventajas de aprender inglés en la etapa de Educación Infantil

Como muchas cosas en la vida, como nadar o montar en bicicleta, cuanto más temprano se empiece a aprender un idioma, mejor será su dominio. En el caso del inglés, sin dudas el idioma universal, el punto de partida comienza en la infancia.

En esta etapa los niños tienen una increíble capacidad de ‘absorción’ de conocimientos. Lo mejor es que lo hacen de forma natural, igual que aprenden a caminar, a comer con utensilios, a sentarse a una mesa…  Además, a temprana edad no sienten vergüenza, ‘presión’ o temor por equivocarse. Ponen en práctica inmediatamente lo que aprenden.

Dotarles de una herramienta tan esencial en el siglo XXI, como es el aprendizaje del inglés desde la fase de Educación Infantil, es sinónimo de futuro y posibilidades de progreso, cuando sean adultos.

Un tercio de las empresas del mundo requieren de personal que hable inglés. Es la lengua oficial de muchas organizaciones internacionales como la Unión Europea, Naciones Unidas, Organización de Estados Americanos, OTAN, o la Unesco, por citar solo algunas.

El 82,3%, en contacto con otra lengua

Aunque existen muchos aspectos a mejorar, España parece haber tomado apunte de ello: hoy, el 82,3% de los alumnos de Educación Infantil tiene contacto con alguna lengua extranjera (principalmente el inglés) en el ciclo de Educación Infantil.

El dato pertenece al Informe sobre estadística de enseñanzas no universitarias en lenguas extranjeras publicado anualmente por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

Hay un compromiso adquirido por la Unión Europea: a partir del año próximo, todo el espacio europeo irá incorporando gradualmente la enseñanza en dos lenguas

En este marco, el concepto de bilingüismo ha comenzado a cobrar cada vez más fuerza en la sociedad.

Hay un compromiso adquirido por la Unión Europea: a partir del año próximo, todo el espacio europeo irá incorporando gradualmente la enseñanza en dos lenguas. Por este motivo, el número de colegios bilingües ha venido aumentando progresivamente cada año en nuestro país.

En directa proporción, también lo ha hecho la cifra de contrataciones de maestros bilingües. Pero formar a los pequeños requiere cada vez de mayor cualificación.

Para un docente es esencial mejorar sus competencias lingüísticas y metodológicas para impartir clases en inglés

Hoy en día, para un docente es esencial mejorar sus competencias lingüísticas y metodológicas para impartir clases en inglés.

Adaptarse a esta demanda supone una capacitación adecuada, como la que ofrece el Grupo Bilingüe del Grado en Educación Infantil online de UNIR. En titulaciones como esta queda clara la importancia y ventajas que implica para los niños aprender inglés en la etapa de Educación Infantil. A continuación, algunas de ellas:

1-Sienta bases para el aprendizaje

Uno de los beneficios principales de introducir la enseñanza del inglés en la educación infantil es que aquí se sientan las bases para su aprendizaje posterior. Hasta los 3 años, el cerebro alcanza la máxima ‘elasticidad’, por lo que el aprendizaje se potencia.

2-Mejora la atención y entrena la mente

Está científicamente comprobado que aprender otro idioma desde los 0 a los 6 años mejora la atención y sirve de entrenamiento mental, ya que ayuda a ejercitar la memoria de los pequeños.

Éstos consiguen un nivel de concentración superior: deben trabajar con más información, manteniendo los idiomas separados y accediendo en el momento oportuno a cada uno de ellos.

3-Tiene efectos sobre la inteligencia

El bilingüismo estimula la creatividad y hace que los niños sean más aptos para resolver problemas. De este modo, tiene efectos sumamente positivos sobre la inteligencia. Sus circuitos cerebrales se ‘programarán’ para aprender otros idiomas.

El cerebro de un bilingüe desarrolla nuevas habilidades para procesar y manejar la información almacenada

¿Por qué? El cerebro de un bilingüe desarrolla nuevas habilidades para procesar y manejar la información almacenada.

4-Impulsa una apertura al mundo

Si un alumno comienza a aprender inglés desde Educación Infantil, lo hablará como si fuese su lengua materna. A medida que vaya creciendo, tendrá una apertura al mundo desde la tolerancia, el respeto y la diversidad.

Comprenderá que existen otras culturas Además, tendrá una actitud positiva hacia otras lenguas. Y, lo más importante, en plena era de nuevas tecnologías: no quedará ‘aislado’ en materia de comunicación. Hoy, más del 56% de los sitios de Internet están editados en inglés.

5-Fortalece la personalidad

Aprender inglés desde pequeños también supone aspectos muy positivos en la personalidad.  Por ejemplo: contribuye a la pérdida de la vergüenza, ya que los menores aprenden sin miedo. Esto les hará adquirir mayor seguridad de cara al futuro.

Crean conciencia de que pertenecen a un mundo globalizado, y a menudo son chicos con una mente más abierta a los cambios y variables de la vida.

6-Abre puertas a la empleabilidad futura

Saber inglés incrementa notablemente las oportunidades. En concreto, hay un 44% de mayores probabilidades de encontrar trabajo en el mercado laboral actual, si se domina esta  lengua, según informes recientes de la consultora Randstad.  En decenas de países, y en muchos territorios e islas, el idioma oficial es el inglés.