Lunes, 25 febrero 2019

¡Sácale partido (educativo) a los chatbots!

Como ya habíamos visto en post anteriores con el caso de las Soft Skills o del Análisis DAFO, volvemos a encontrarnos con una idea proveniente del campo empresarial que encuentra nuevas aplicaciones en el entorno educativo.

Conociendo los chatbots y sus posibilidades

Los chatbots son chats automatizados, espacios de interacción en el que uno de los interlocutores es un bot, capaz de interpretar las respuestas para intentar dar soluciones y seguir una conversación con el usuario en un lenguaje natural, en ocasiones, incluso adaptado y personalizado al participante humano.

Un chatbot ofrece muchas posibilidades:

– Puede responder con un texto genérico y predefinido.

– Puede interaccionar con otras aplicaciones.

– Puede contestar de forma personalizada en base a los datos suministrados por los usuarios.

– Puede realizar preguntas si no entiende una respuesta, para intentar reorientar la conversación y resolver la duda planteada.

– Incluso, pueden detectar estados emocionales y adecuar su lenguaje o llegar a incorporar bromas en la conversación.

– Al mismo tiempo, almacena los datos de las interacciones.

Herramientas para la creación de chatbots

Existen herramientas gratuitas que sirven para introducirse en el mundo de los chatbots sin necesidad de tener conocimientos de programación. Un ejemplo de ello es Collect.chat cuyo funcionamiento explico en el siguiente vídeo tutorial:

En mi blog personal, comentado en el vídeo tutorial, podéis ver y probar una muestra real, muy sencilla y rudimentaria, de un chatbot creado con esa herramienta. En este caso concreto, se ha generado en inglés y castellano, con preguntas de opinión sobre el propio blog, con la posibilidad de que el usuario pueda aportar su información de contacto y, al mismo tiempo, proporcionando más información y enlaces de la propia autora.

Con esa herramienta, cada vez que una persona interactúa con nuestro chatbot, nos llegará un email con la transcripción de toda la conversación, detalle que puede ser muy útil en entornos educativos, como luego comentaremos. Obviamente, cuando hablamos de herramientas gratuitas, sus posibilidades son limitadas. Aún así, pueden ser interesantes para el aula. Veamos algunas de las opciones más destacadas.

Aplicaciones de los chatbots en el aula

El primer uso, quizás el más extendido, supone una especie de FAQ (preguntas frecuentes), más interactivo que presentar una simple lista en una web. Esto es, sirve para resolver dudas. Puede resultar muy útil a nivel administrativo, pero también es trasladable al aula: preguntas generales sobre exámenes, correcciones, redacción, normas ortográficas etc.

Un profesor podría hacer un chatbot con las preguntas frecuentes de sus estudiantes, que muchas veces preparamos en un PDF que ponemos a su disposición. Como ventaja con respecto a un simple documento, la retroalimentación que nos ofrecen de forma automática los chatbots nos podrán dar pistas sobre las preguntas que generan más dudas y las que han sido más consultadas, para poder tenerlo en cuenta en nuestras clases o en nuestras explicaciones y refuerzos.

   Un chatbot es un filtro de información previa que puede resolver muchas dudas.

Por supuesto, como podéis ver en mi ejemplo personal del blog, antes mencionado, los chatbots también permiten incluir enlaces, por lo que podremos ofrecer a los alumnos links, documentos o vídeos de un tema concreto que no les haya quedado claro. En este sentido, puede ayudarnos a personalizar la educación, ya que no todos tendrán que ver esos enlaces si no tienen necesidad. Igualmente, un chatbot se puede usar para crear cuestionarios sobre un tema en concreto, recibiendo las respuestas de los alumnos en nuestro email.

Por descontado, podemos invitar a nuestros alumnos a crear sus propios chatbots: sobre un tema concreto, para practicar una lengua, poniéndose en la piel de un personaje histórico, retando a otros compañeros, corrigiéndose mutuamente sus intervenciones, entre muchas otras posibilidades que dependerán, como siempre, de nuestra imaginación.

Comunicación de los padres con los centros y profesores

También puede servir como una herramienta más de comunicación con los padres. A través de un chatbot podemos obtener u ofrecer información de horarios, calendarios, reuniones, tutorías, excursiones, vacaciones, festivos, exámenes, actividades extraescolares o menús escolares. Algunos de estos chatbots se encuentran incrustados en el Whatsapp. Es otro medio de interacción que se añade a otros ya existentes de forma complementaria.

   Los chatbots pueden ser otro medio de comunicación con las familias.

Los chatbots pueden incrustarse en el blog de aula, en la página de un centro o, por ejemplo en el blog de un proyecto, pudiendo responder, como se ha visto, a diferentes finalidades. Sirven para mejorar el acompañamiento a los estudiantes y las relaciones del centro con las familias, pudiéndose encontrar exitosas experiencias al respecto.

Otras posibilidades educativas de los chatbots

Muchos cursos MOOC, cursos masivos, los emplean para poder responder a las dudas de sus cientos o miles de inscritos. Aplicaciones como DuoLingo u otras similares, se aprovechan de la inteligencia artificial y el Big Data que subyace a los chatbots, para promover un aprendizaje de lengua personalizado y adaptado al nivel del estudiante, tanto con una interacción escrita como oral.

Debemos recordar que, para que funcione, debe estar muy bien desarrollado o producirá un efecto de rechazo que ya se ha detectado en otras áreas y que mucho habremos vivido en interacciones con páginas web. En ese sentido, necesita mucho trabajo de fondo.

Las ventajas de los chatbots hacen referencia a responder a la actual educación ubicua que supone una conexión 24 horas y la necesidad creada de obtener respuesta inmediata a nuestras dudas. Sirven para filtrar llamadas a un centro educativo, dudas administrativas o preguntas a los profesores.

Un chatbot no es el sustituto de un docente, es un complemento, un recurso más que, bien empleado, podrá servir de ayuda para alumnos y profesores en un entorno educativo que, como el social, reclama, cada vez más, una educación instantánea, además de una personalización y la adecuada y necesaria atención a la diversidad. En ese sentido, los bots son una herramienta más, con muchas posibilidades aún por explorar, por inventar y por desarrollar. ¡Atrévete a probarlo!