Jueves, 30 enero 2020

¿Cuáles son los requisitos de las oposiciones de Educación Infantil?

La Educación Infantil es de gran relevancia para la evolución de los niños y niñas y su desarrollo físico, mental y social. Si te has planteado trabajar como maestro de infantil, en UNIR te explicamos los requisitos de las oposiciones de Educación infantil.

El ciclo de Infantil (de 0 a 6 años) se divide en dos etapas según los tramos de edad: de cero a tres años la labor se desempeña en escuelas infantiles; y de tres a seis la formación se imparte principalmente en colegios (hay excepciones, como escuelas unitarias de zonas rurales).

Formación necesaria para ser maestro de Educación Infantil

Actualmente, para ser maestro de Educación Infantil es necesario estudiar el Grado en Maestro en Educación Infantil o contar con un título anterior equivalente a efectos de docencia.Tras acabar los estudios, el graduado está preparado para ser maestro tanto en centros de titularidad concertada o privada, como en públicos. En este último caso deberá superar un proceso de concurso-oposición para formar parte del Cuerpo de Maestros de Educación Infantil.

¿Qué requisitos exige la oposición de maestro de Infantil?

Además del grado en Infantil los aspirantes a maestro deben cumplir una serie de requisitos generales para acceder al proceso de concurso-oposición:

—Ser español o nacional de un Estado miembro de la Unión Europea o de algún Estado tomando como referencia la Directiva 2004/38/CE del Parlamento Europeo sobre libre circulación de trabajadores.
—Tener más de 18 años.
—No tener enfermedades o limitaciones psíquicas o físicas incompatibles con las funciones correspondientes al cuerpo y especialidad a la que aspira.
—No haber sido separado, mediante expediente disciplinario, del servicio de cualquiera de las Administraciones públicas, ni hallarse inhabilitado para el ejercicio de funciones públicas.
—No ser funcionario de carrera (puede haber excepciones incluidas en la convocatoria).
—Saber y acreditar el conocimiento del idioma cooficial de la comunidad autónoma que convoque.

 

¿Cómo son las pruebas de la oposición de Educación Infantil?

Para ser maestro de Educación Infantil los candidatos deben superar una fase de oposición con dos pruebas eliminatorias teórico-prácticas. La calificación también incluirá una fase de concurso en la que se valorará la formación complementaria, experiencia docente y otros méritos.

A la hora de convocar el proceso de concurso-oposición, cada comunidad autónoma puede determinar el contenido pero suele haber cuestiones comunes:

Primera prueba

Sobre contenido específico de la especialidad. Tiene dos partes y se evalúan conjuntamente del 0 al 10. Para superarla hay que conseguir, como mínimo, un 2,5 en cada examen.

Consta de dos partes:

Parte A. El objetivo es comprobar las habilidades técnicas que tiene el candidato, a través de una prueba práctica.
Parte B. El tribunal extrae al azar tres o cuatro opciones, de las que el opositor debe elegir una para desarrollar por escrito.

 

Segunda prueba

Su finalidad es determinar la aptitud pedagógica y el dominio de las técnicas para ejercer como maestro. También se califica globalmente de 0 a 10 (la nota mínima es de 2,5 en cada prueba).

Se organiza en dos fases:

Parte A. El candidato tendrá que presentar y defender una programación didáctica propia.
Parte B. Exposición oral de una unidad didáctica. Para la temática hay dos posibles opciones: que este relacionada con la programación preparada por el aspirante o elaborada a partir del temario oficial de la especialidad.

Tras la fase de oposición, en caso de aprobar, se pasa a la fase de concurso. En ella entran en juego el baremo de méritos: experiencia docente, formación complementaria (postgrados, otros grados, doctorados…) y otros méritos que recoja la convocatoria. ¿Cómo se establece la calificación final? Pues teniendo en cuenta la oposición (60%) y concurso (40%).

 

El paso de técnico a maestro

Los técnicos en Educación Infantil son aquellos profesionales que han realizado este ciclo superior de la familia Servicios Socioculturales y a la Comunidad. Pueden trabajar en el sector de la educación formal y no formal, así como en los servicios sociales de atención a la infancia.

Por lo que respecto al primer ciclo de Infantil (de 0 a 3 años) desempeñan su función en instituciones dependientes de organismos estatales, autonómicos y locales, bajo la supervisión de un maestro. Para acceder a los centros públicos deben superar un proceso selectivo de concurso-oposición que convocará la administración correspondiente.

Los técnicos infantiles tienen la oportunidad de progresar en su trayectoria profesional ampliando sus estudios para ser maestros en Educación Infantil. Es la mejor opción si quieren hacer carrera en la docencia, contar con un perfil multidisciplinar y mejorar su horquilla salarial: el sueldo de los maestros es, de promedio, un 20% más alto que el de los educadores infantiles, según datos de la OCDE.

Para facilitar el camino, existen planes de reconocimiento de créditos que permite a los titulados en Técnico en Educación Infantil convalidar sus estudios y reducir el tiempo necesario para obtener el Grado en Maestro en Educación Infantil, pasando de cuatro a dos cursos. Como hemos visto, este grado es actualmente la vía que abre la puerta a la oposición a maestro de educación infantil.