Martes, 02 junio 2020

Derecho del Consumo: ¿en qué consiste y cuál es su importancia?

La protección de los consumidores y usuarios es un principio básico recogido en la Constitución Española y que obliga al Estado a asegurar los derechos y libertades de los ciudadanos en este ámbito. Si quieres conocer más acerca del Derecho del Consumo, en UNIR te contamos en qué consiste esta rama del Derecho, sus principios y ámbitos de aplicación.

Los objetivos del Derecho del Consumo

Por Derecho del Consumo se entiende el conjunto normativo que protege a las personas físicas y jurídicas que adquieren, utilizan o disfrutan bienes y servicios como destinatario final, es decir, como consumidores o usuarios. Su ámbito de aplicación, por tanto, son las relaciones entre consumidores y usuarios y las empresas que ofrecen los bienes o servicios que se adquieran o contraten.

El objetivo de este conjunto normativo es evitar prácticas lesivas por parte de los empresarios que supongan engaño, costes adicionales o, incluso, daños personales, a los consumidores. Es decir, al comprar un bien o contratar un servicio se genera un vínculo legal entre el comprador y el vendedor, con lo que este último debe garantizar una serie de derechos e incurriría en responsabilidad si vulnerase los intereses legítimos del consumidor o le causase algún perjuicio. El Estado, por su parte, debe garantizar la defensa de estos derechos y promover la información y educación de los consumidores para que no estén en situación vulnerable frente a las empresas que ofrecen bienes y servicios.

La norma principal en esta materia es el Real Decreto Legislativo 1/2007, de 16 de noviembre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios y otras leyes complementarias del año 2007, reformada posteriormente para adaptarse a la evolución de la realidad social. Además, en el caso de algunos sectores  —como la alimentación humana o los medicamentos— se ha desarrollado legislación específica para garantizar una regulación más completa y detallada y elevar la protección de los ciudadanos.

¿Cuáles son los derechos del consumidor?

De forma resumida, los consumidores y usuarios tienen derecho a:

  • – La protección contra los riesgos que puedan afectar a su salud o seguridad
  • – La protección de sus legítimos intereses económicos y sociales
  • – La indemnización de los daños y la reparación de los perjuicios sufridos
  • – La información completa y clara sobre los bienes o servicios, y la educación y divulgación para facilitar el conocimiento sobre el adecuado uso consumo o disfrute

Los consumidores no pueden renunciar a estos derechos, y serán nulos y fraudulentos los intentos de que así sea, según recoge la Ley.

Como contrapartida a los derechos de los consumidores, los empresarios que ofrezcan cualquier tipo de bien o servicio a un cliente final deben cumplir una serie de obligaciones. Por ejemplo, realizar un etiquetado sencillo, que no induzca a error, y que la presentación y publicidad también respete lo establecido legalmente.

La relación consumidor-vendedor, por ejemplo, se establece en la compra de una prenda de ropa o de un teléfono móvil: el comercio donde se haya adquirido debe poner a disposición del cliente la información necesaria para que tome la mejor decisión de compra en función de sus intereses y garantizar el derecho a cambiar o devolver, con el retorno de dinero gastado, en el plazo que, como mínimo, marca la ley. El recibo de compra es el documento que recoge esos derechos y plazos y el comprobante de la relación en caso de que el consumidor quiera interponer cualquier medida legal si sus derechos se ven dañados.

El deber de informar de forma correcta sobre los bienes y servicios no será el mismo para alguien que venda ropa que, por ejemplo, para un agente inmobiliario que se disponga a vender una casa.

 

Especialización profesional en Derecho del Consumo

Los conceptos básicos del derecho del consumidor se abordan durante el Grado en Derecho en varias de las materias obligatorias —en Derecho Civil y Mercantil, fundamentalmente—. Esta especialización, además, puede formar parte de los planes de estudios como asignatura específica, donde se abordaría en profundidad el contenido de la Ley y las reglamentaciones específicas sobre materias como alimentación, derechos del viajero, etc.

Como graduado en Derecho, para especializarse en esta rama jurídica cabe la posibilidad de cursar un postgrado centrado en el Derecho del Consumo. Estos programas de máster tienen como objetivo formar a profesionales capaces de orientar y defender a los consumidores, bien como abogados o bien desde alguna de las oficinas públicas o entidades de defensa de los consumidores.

Las salidas laborales más comunes para los profesionales especializados en derecho del consumo son:

  • – Abogado por cuenta propia o en un despacho centrado en casos de defensa del consumidor (bien por la parte ciudadana o por la de las empresas)
  • – Técnico de las Oficinas Municipales de Información al Consumidor
  • – Asesor o abogado especialista en una Asociación de Consumidores
  • – Árbitro en una Junta Arbitral de Consumo
  • – Consultor en materias ligadas con el derecho del consumidor