Jueves, 19 diciembre 2019

Cómo trabajar de abogado en el extranjero: requisitos y recomendaciones

Como estudiante o graduado en Derecho es posible que te hayas planteado la posibilidad de vivir una experiencia laboral fuera de España, pero ¿sabes cómo trabajar de abogado en el extranjero? Te damos las claves y recomendaciones para ejercer la abogacía fuera de España.

Requisitos para trabajar de abogado en el extranjero

A día de hoy no hay homogeneidad normativa para ejercer como abogado en el extranjero, aunque sí hay un punto de partida: contar con el título de Derecho y, en la mayoría de los casos, estar colegiado como abogado en España. En este sentido, para colegiarse como abogado en España se requiere:

–Contar con el título de licenciatura o Grado en Derecho. 

–Superar el máster en el Ejercicio de la Abogacíael cual permite preparar y aprobar el examen de acceso de esta profesión convocado por el Ministerio de Justicia.

–Solicitar el acceso como ejerciente en alguno de los colegios oficiales.

Dicho esto, para que un abogado español pueda ejercer en el extranjero será necesario  conocer el idioma de ese país en profundidad, cumplir con los trámites que se exigen tanto para residir y trabajar como para desempeñar funciones de abogado y definir qué tipo de trabajo dentro del ámbito jurídico se desea desempeñar.

La primera decisión que habrá que tomar, entonces, será el país de destino. Se puede optar por alguno de los estados miembros de la Unión Europea o por otro país fuera del conjunto europeo. En el caso de que un profesional desee ejercer la abogacía en un país de la Unión Europea, este deberá cumplir una serie de requisitos en función del país elegido. Los comunes son:

–Ser ciudadano reconocido de uno de los Estados miembros.

–Poseer la titulación o Grado en Derecho, así como haber superado el máster y el examen nacional para ejercer la abogacía.

–Estar colegiado en España.

–Acreditar un conocimiento avanzado del idioma o idiomas requeridos en el país elegido. 

En el caso de elegir destinos distintos a la Unión Europea, como Estados Unidos, Canadá o China, por ejemplo, será necesario conocer los trámites necesarios para obtener los permisos de residencia y trabajo, convalidar los estudios y obtener las autorizaciones para ejercer como abogado.

El sector privado

Ejercer la abogacía en los tribunales no es la única vía para trabajar como abogado en el extranjero. Otra opción es el sector privado, quizá como abogado en el departamento jurídico de una empresa. Esta vía puede abrirse de dos maneras: bien logrando un empleo en una multinacional con sede en España y postulando para puestos que impliquen movilidad geográfica o, directamente, buscando empresas en el extranjero en las que sería atractivo trabajar. 

En cuanto a salidas laborales respecta, el Grado de Derecho es una de las titulaciones más versátiles del mercado

Lo cierto es que en cuanto a salidas laborales respecta, el Grado de Derecho es una de las titulaciones más versátiles del mercado. Pues, además de ejercer como abogado, el graduado puede ocupar diversos puestos de asesoría jurídica en el sector privado y público, así como optar a puestos por oposición.

Además de los idiomas —el dominio del inglés es fundamental si se quiere trabajar en el extranjero como abogado, pero otras opciones como el francés y el chino son también demandadas—, la especialización en ramas del derecho como Mercantil o Fiscal, muy ligadas al ciclo de vida de una empresa, puede ayudar al futuro candidato a encontrar un puesto en otro país que le sea interesante. La clave será definir los objetivos laborales y buscar la vía educativa y profesional para conseguirlos.

El caso de Estados Unidos

En el caso de Estados Unidos, además del dominio del idioma, los trámites para obtener el derecho a ejercer como abogado varían según el estado. Así, en algunos ha de superarse un examen de carácter obligatorio, como el State Bar of California, o voluntario, como el New York State Bar Assotiation.

Para los profesionales extranjeros, contar con el título en Derecho y la habilitación para ejercer en su país de origen suele facilitar el acceso al ejercicio de la abogacía, pero existe también la posibilidad de cursar un Master of Law (LLM) en alguna de las universidades reconocidas y, después, solicitar el acceso para el examen de colegiación o “bar”.