Lunes, 20 enero 2020

Cómo ser abogado de inmigración

¿Sabes cuáles son los requisitos para ejercer la abogacía en la rama de inmigración? En UNIR te damos las claves sobre cómo ser abogado de inmigración, una especialización también denominada Derecho de Extranjería.

Funciones de un abogado de inmigración

Un abogado de inmigración o de extranjería es un experto en la normativa que afecta al estatus de los ciudadanos extranjeros en España. Es el profesional adecuado para asesorar sobre la aplicación del Derecho de Extranjería tanto a nivel personal como profesional. 

El proceso de globalización de la economía ha favorecido el flujo de ciudadanos entre los países, dando lugar a procesos migratorios entre distintos países y regiones motivados por la búsqueda de trabajo. El vínculo entre distintos Estados a nivel personal, profesional e industrial es cada vez mayor y esta situación da lugar a los necesarios trámites burocráticos para que los ciudadanos residan y trabajen de forma legal en cada territorio, algo que depende del ordenamiento jurídico de cada país. 

En el caso español, depende además, de si los ciudadanos migran desde un Estado miembro de la Unión Europea o son extracomunitarios, es decir, ciudadanos de otros países del mundo. En ambos casos tienen unos derechos y obligaciones que habrá que gestionar y que serán la base del trabajo de un abogado de inmigración: desde las solicitudes de asilo y refugio, a la tramitación de permisos de residencia o solicitudes de nacionalidad, hasta permisos de trabajo, solicitud de reagrupación familiar o la legalización de documentos necesaria para todos estos procesos.

Derecho de Extranjería: una rama en constante evolución

La carrera profesional para ser abogado especializado en Derecho de Extranjería empieza con el Grado en Derecho. Son los estudios que dan acceso al máster en el Ejercicio de la Abogacía, lo que posibilita preparar y aprobar el examen oficial para acceder a esta profesión, así como la colegialización. 

El Derecho de Extranjería es una rama cuasi autónoma que está en constante evolución y se nutre tanto de normas propias del Derecho público como del privado. Así, un profesional que desee especializarse en esta disciplina deberá abordar en profundidad materias que ya trató durante el Grado en Derecho, como el Derecho Internacional Público y Privado, conocer en detalle la legislación sobre Derechos Humanos y el Derecho del Trabajo, entre otras ramas, para profundizar en los aspectos jurídico-prácticos que afectan tanto a las peticiones de asilo y refugio, como a la tramitación de permisos y visados, la gestión del estatus de migrante y la inserción social y laboral de trabajadores extranjeros en España. 

Tras acabar el Grado en Derecho y lograr la colegiación para ejercer, el abogado cuenta con conocimientos para dedicarse a esta especialización jurídica. Aun así, tanto para los recién graduados como para los abogados en ejercicio, la formación específica en este área será siempre una forma de hacer que su trabajo destaque. 

¿Cómo especializarse para ser abogado de inmigración?

Las universidades ofrecen formación de posgrado que permiten al profesional profundizar en sus conocimientos del Derecho Internacional Público y Privado, materias fundamentales para un abogado de extranjería. También hay programas más concretos como los másteres en Derecho de Extranjería, en Migraciones Internacionales o Integración social, que abordan el abanico normativo que un abogado de inmigración debe manejar. Otra vía de especialización es un máster en Derecho del Trabajo, ya que el plano laboral es uno de los pilares clave del derecho de extranjería.

También serán útiles los postgrados de especialización en Derechos Humanos, una rama muy vinculada a la inmigración dados los tratados que reconocen la protección internacional de los migrantes y, por tanto, los deberes y obligaciones de cada país ante las solicitudes de asilo y protección.

Además, tratándose de una disciplina jurídica amplia, el abogado de extranjería puede optar por especializarse también en las relaciones con determinadas regiones o países, convirtiéndose en un experto en la normativa que se aplique en concreto a esos casos. Más allá de la formación universitaria, un abogado de extranjería deberá estar muy atento a los cambios normativos que se producen a nivel nacional y comunitario para ofrecer a sus clientes un asesoramiento eficaz y un servicio de calidad.