Lunes, 13 noviembre 2017

El mejor medicamento y la mejor píldora: ejercicio y actividad física

Joel Puente es graduado en Fisioterapia y en Ciencias de la Actividad Física y Deporte, entrenador personal de personas con patologías traumáticas, especialista en ejercicio físico para la salud, gestión del estrés y entrenamiento de fuerza.

En esta openclass que comentamos (vídeo insertado al final de este artículo) comienza la exposición distinguiendo conceptos básicos, como son la salud, la medicina, la actividad física y el ejercicio físico:

La salud es el completo bienestar físico, mental, espiritual, emocional y social (Organización Mundial de la Salud).

La medicina es el conjunto de conocimientos y técnicas aplicados a la predicción, prevención, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades humanas y en su caso a la rehabilitación de las secuelas que pueda producir (RAE).

Quizás la diferencia más importante es la que hace referencia a la actividad física y al ejercicio físico:

Actividad física: todos los movimientos del cuerpo que hacen trabajar a los músculos y requiere más energía que estar en reposo.

Ejercicio físico: una actividad física planificada, estructurada y repetitiva cuyo propósito es el acondicionamiento de cualquier parte del cuerpo.

Una vez se han definido estos términos, el ponente introduce la filosofía del Exercise is medicine, expuesta por Robert B. Butler:

“Si el ejercicio y la actividad física se pudieran envasar como una píldora serían el medicamento más ampliamente prescrito y beneficioso para la población”.

Una vez analizada la idea anterior, habla de los factores que influyen en el deterioro de la salud. Más de tres millones de personas mueren al año por inactividad física, y es que el cuerpo humano está diseñado para moverse. También influyen la obesidad o la depresión.

El ejercicio físico prescrito como tratamiento se está empezando a hacer en Suecia o Nueva Zelanda. Se suele recomendar una media de 150 minutos de ejercicio físico a la semana.

Tres artículos avalan lo comentado hasta el momento:

Physical activity as medicine: time to translate evidence into clinical practice.

Exercise is medicine: a call to action for physicians to assess and prescribe exercise.

Exercise is the real Polypill.

Los principales beneficios, que no lo únicos, de la práctica habitual de ejercicio son los siguientes:

-A nivel psicológico: para depresión, estrés, adicciones y ansiedad: se recomienda hacer ejercicio físico todos los días.

-A nivel físico: en la tercera edad – densidad mineral ósea, equilibrio, riesgo de caídas, sarcopenia, atención y memoria; en el embarazo – reducción de complicaciones, mejor recuperación, equilibrio metabólico, funciones musculares, estado emocional, prevención de diabetes gestacional.

-A nivel fisiológico: disminución de riesgo de hipertensión, diabetes tipo II, cáncer o enfermedades cardiovasculares.

Puente también recuerda la distición entre dieta y nutrición. La dieta es un conjunto de sustancias que regularmente se ingieren como alimento (RAE), mientras que la nutrición supone la ingesta de alimentos en relación con las necesidades dietéticas del organismo (OMS).

Comenta dos artículos relacionados con la dieta y la nutrición:

Heart-Healthy Diet: Recent Insights and Practical Recommendations.

Consensus Statement: Immunonutrition and Exercise.

Menciona la dieta mediterránea, que tiene propiedades antiinflamatorias, antimicrobianas y neuroprotectoras.

Como conclusión de su presentación, Joel Puente recomienda los documentales Supersize me y Supertrain me, y que cada uno saque sus propias conclusiones. Insiste con un último consejo:

 

“No debemos olvidarnos de nuestra dosis de ejercicio diario”.

 

La charla completa se puede ver aquí:

Más sobre el tema:

Experto Universitario en Nutrición Deportiva