Martes, 20 diciembre 2016

El vídeo como herramienta didáctica en la formación de maestros

En otra ocasión ya escribía una entrada en este blog relativa al vídeo, en aquella ocasión mi objetivo fue acercarme a herramientas que facilitasen la elaboración de vídeos en clase para utilizar con los estudiantes, refiriéndonos sobre todo a contenidos relacionados con el currículo.

Ahora voy a hacer referencia a otra forma de utilizar el vídeo, en la formación de maestros una experiencia que puede convertirse en un elemento formativo con enorme potencial para el desarrollo de la competencia reflexiva.

El documento en el que voy a basar mis palabras es

Climent, N., Romero-Cortés, J. M., Carrillo, J., Muñoz-Catalán, M.C., & Contreras, L. C. (2013). ¿Qué conocimientos y concepciones movilizan futuros maestros analizando un vídeo de aula?. Revista latinoamericana de investigación en matemática educativa, 16(1), 13-36. Recuperado en 18 de diciembre de 2016, de http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1665-24362013000100002&lng=es&tlng=es.

En los resultados teóricos que el artículo aporta desde el estado de la cuestión podemos señalar:

  • El uso del vídeo potencia la reconceptualización de aspectos de la enseñanza y aprendizaje de la matemática, complejizando su visión de la práctica (Llinares & Valls, 2010; Viseu & Ponte, 2009). Además, muestran que esta experiencia no sólo influye en su pensamiento y su práctica, sino que también agudiza su habilidad para identificar aspectos clave de la situación observada (Carrillo & Climent, 2008; Star & Strickland, 2008).
  • Una práctica continua de análisis de vídeos parece favorecer también una mayor profundidad en el análisis de la práctica, desde análisis puramente descriptivos a otros interpretativos (Santagata, Zannoni & Stigler, 2007; Alsawaie & Alghazo, 2010), además de activar referentes teóricos del estudiante (Gofree & Oonk, 2001; Koc, Peker & Osmanoglu, 2009) que mejoran la integración de conocimientos teóricos y prácticos (Rodríguez, 2000).
  • Los vídeos de situaciones reales de enseñanza, frente a los casos escritos, muestran la complejidad y riqueza de la situación, pues al captar voces, lenguaje corporal, interacciones y una imagen más realista del entorno de aprendizaje (Koc et al., 2009) se vuelve más fácil revisitar los eventos tantas veces como se desee (Brophy, 2004), lo que posibilita al observador fijarse en aspectos que pasan desapercibidos por los propios profesores del aula (Clarke & Hollingsworth, 2000); de esta manera se concretan las discusiones sobre enseñanza y aprendizaje con imágenes específicas, en oposición a lo que suelen ser discusiones muy generales (Lampert & Ball, 1998).

Así pues, el análisis de vídeos de prácticas reales en aulas para la formación de maestros, aporta una serie de ventajas, que la hacen situarse como una práctica excelente para el desarrollo de la competencia reflexiva del futuro maestro desde el análisis de escenarios que podrían ser su futuro medio de trabajo.

Las conclusiones que se extraen de la experiencia llevada a cabo con profesores en proceso de formación indican que el vídeo es útil para analizar la práctica, tanto desde el contenido que se expone como desde el propio proceso de aprendizaje de los estudiantes. Puede hablarse entonces de “un metacuestionamiento (Flavell, 1979) de la enseñanza y aprendizaje de los contenidos”

Estos espacios permiten además a los alumnos en formación el acceso a distintos tipos de escenarios, aulas, colegios, … algo que no es del todo habitual en el escenario de aprendizaje y que les facilita la comprensión de contenidos desde su puesta en escena, desde un contexto natural para la etapa en la que trabajarán a posteriori.

Además este tipo de prácticas en centros de formación del profesorado, facilita la discusión constructiva, dado que los estudiantes realizan la visualización en gran grupo.

En ningún caso puede suplir la práctica real en estos niveles, pero nunca pensando que este tipo de experiencias puedan sustituir a la práctica real.

Imagen de portada: Pixabay