Universidad Internacional de La Rioja

Perito informático, retos y demandas de una profesión en auge

Un uso irregular de un correo electrónico, un caso de piratería digital, el borrado intencionado de archivos de un dispositivo electrónico o la manipulación de software son hechos que cada vez cobran más notoriedad y copan las portadas informativas; a menudo cuando se habla de tribunales, juicios y pruebas periciales. Es ahí donde entra en juego la figura del perito informático, cada vez más en auge.

Profesionales de vital importancia, pueden asesorar a particulares, organizaciones, empresas y abogados cuando se trata de resolver litigios judiciales en los que se utilizan documentos digitales como prueba. En concreto, pueden realizar análisis forenses digitales, extraer información de dispositivos físicos, garantizar la integridad y autenticidad de medios de prueba informáticos y elaborar valoraciones técnicas que luego se presentan ante los Tribunales.

Muchos de los peritos que ejercen actualmente provienen del sector de la seguridad informática con un estilo de peritaje informático, y sobre todo de informática forense, basado en los servicios de consultoría tecnológica, de marcado carácter técnico, con una correcta gestión de los proyectos y apoyado por estándares y códigos de buenas prácticas”, explica José Navarro Hernández director del Experto Universitario en Peritaje Informático e Informática Forense que ofrece la Escuela Superior de Ingeniería y Tecnología de UNIR.

Estos expertos, que en su haber cuentan con una titulación universitaria como ingeniería superior o una licenciatura científica, deben tener una formación continuada entre la que no falten los conocimientos en derecho procesal y derecho de las nuevas tecnologías para ser punteros y eficaces en su trabajo. “Esta formación le permite al perito comunicarse con los abogados que utilizarán su pericial para que sea coherente con la estrategia jurídica”, añade el experto y presidente de la Asociación Profesional de Peritos Informáticos (ASPEI).

Formación plural

Una verdadera formación plural que también se refleja en el título de UNIR, el cual equilibra las asignaturas técnicas con aquellas dedicadas al derecho y a la gestión de procedimientos. El objetivo que se persigue es el de preparar lo más completamente posible a los alumnos para que puedan cubrir la creciente demanda de estos profesionales. “El aumento tanto de la formación de calidad como de la complejidad de los sistemas informáticos, junto con el reconocimiento del peritaje informático como una herramienta útil en todo tipo de litigios son las razones de este crecimiento”, constata Navarro.

El imparable avance tecnológico contribuye también a potenciar la figura del perito informático, el cual debe conocer con lujo de detalles las últimas herramientas utilizadas para hackear un teléfono, monitorizar un software o mejorar el borrado o recuperación de datos de un ordenador. “Las tecnologías que vienen prometen cambiar radicalmente lo que conocemos, como la red 5G que aumenta el orden de magnitud de dispositivos conectados telemáticamente, la adaptación de la ley de Moore, que predice la reducción de tamaño de los dispositivos informáticos, el Big Data, el Blockchain…”, advierte el docente de UNIR.

La complejidad tecnológica creciente exigirá profesionales mejor formados y más especializados

Pero, sin duda, el mejor indicativo de este aumento en la demanda de este perfil profesional es que los abogados aconsejan “cada vez más a sus clientes la pericial informática en todo tipo de casos y, a su vez, los letrados que la reciben en contra se ven forzados a consultar el realizar una contrapericial” lo que genera un efecto cadena que “se prevé siga aumentando en los próximos años, además de que la complejidad tecnológica creciente exigirá profesionales mejor formados y más especializados”, concluye Navarro.