Martes, 05 noviembre 2019

Análisis del votante: qué pasará el 10-N y cuál será el escenario en España, según tres expertos

A escasos días de la jornada electoral del 10-N, España se prepara para un nuevo acontecimiento crucial en su vida democrática. El espectro político muestra volatilidad y particularidades, mientras la sociedad se encamina a pronunciarse el domingo próximo en las urnas.

De cara a este hecho tan trascendente, Nueva Revista celebró recientemente la segunda jornada del seminario ‘Análisis del votante’. La iniciativa tuvo lugar en la sede de Proeduca, en Madrid.

En el evento se abordaron temas como la percepción que los ciudadanos tienen de los políticos, y diversos factores que pueden decidir el voto

Durante el evento se desgranaron apasionantes conceptos inherentes al análisis electoral, y las técnicas y planes estratégicos de la comunicación política (ejes -por otra parte- de los contenidos académicos que se estudian en el Máster Universitario en Comunicación y Marketing Político de UNIR).

Tres expertos analizaron en detalle los acontecimientos más relevantes de la actualidad, como la delicada situación en Cataluña, o los efectos de los debates electorales.

Participaron de la sesión Cristóbal Torres, catedrático de Sociología y ex presidente del CIS; Fernando Vallespín, catedrático de Ciencia Política y también ex presidente del CIS; y Pedro Arriola, sociólogo y asesor de campañas electorales del PP hasta 2018. Ellos ya habían sido los ponentes en la primera jornada de este ciclo, realizado meses atrás. El evento fue moderado por el periodista Carmelo Encinas.

Cristóbal Torres

Torres abordó varias cuestiones a la hora de efectuar el análisis del electorado, a través de los datos aportados por los barómetros del CIS. Hizo referencia también al contexto general, económico y político del país, y a “los factores que pueden influir en el voto” el próximo domingo, entre otros temas.

En uno de los tramos de su exposición se refirió a la valoración de la situación política por parte de la sociedad, al brindar los datos recogidos por el CIS. “En mayo de 2018, justo antes de la moción de censura (contra Mariano Rajoy) el 77% de los españoles calificaba la situación de mala o muy mala”, recordó. Después “hubo un descenso importante de esa valoración negativa de la sociedad, aunque ahora vuelven a registrarse los mismos niveles” que en aquel momento.

Índice de confianza del consumidor

Por otra parte, se refirió al Índice de confianza del consumidor, que -tal y como explicó- se construye en base a dos parámetros: la situación actual y las expectativas de los ciudadanos.

“En septiembre de 2017, el índice de confianza del consumidor era del 103,2. Después bajó seis o siete puntos, en mayo de 2018. Debido al impacto con el cambio de Gobierno, tras la moción de censura, volvió a subir diez Y, a partir de ahí, comenzó nuevamente a descender”, dijo Torres.

“En estos momentos el índice de confianza del consumidor se sitúa en un 80,7%, muy por debajo de 2017. Ese porcentaje tan bajo no se registraba desde 2014”, recordó el ex presidente del CIS. Asimismo, se refirió a uno de los grandes temas que se observa en el país: la preocupación de los ciudadanos por los partidos y la política. Según el barómetro del CIS, hace escasos meses era problema agudo para el 29,1% de los españoles. Pero ahora ha pasado a inquietar al 45,3%.

Desde su experiencia, también fue interesante lo que dijo sobre el impacto de los debates televisivos, que influyen solo “en un 5% de los votantes, mientras las encuestas influyen en un 6%”.

Robustez de la democracia

No obstante, Torres también destacó “índices más esperanzadores, como la robustez de la democracia”. Ante la pregunta de ‘cuál es la mejor frase que refleja su opinión sobre la democracia’ que recoge el CIS, manifestó que “estamos en uno de los niveles más altos, en torno al 85%, que se reflejaba también en abril de 2017. Desde mitad de la década del 90 que no sucedía una tendencia así”.

La nueva cita electoral y la situación en Cataluña

A su turno, Fernando Vallespín consideró conveniente detenerse en los motivos por los cuales produjo otra repetición electoral, que “es relevante para entender también cómo se han movido los actores”.

“¿Forzó el Gobierno una nueva cita electoral o por el contrario le fue imposible forjar el acuerdo que necesitaba?”, invitó al análisis, antes de referirse a otro de los temas que no podía faltar en la mesa de debate: la situación en Cataluña. “La revuelta catalana y el Brexit son dos situaciones que generan entre la ciudadanía una sensación de temor, de cierto miedo”, consideró el catedrático de Ciencia Política.

Desde su análisis, subrayó que “habitualmente, bajo este tipo de situaciones, la población -en su mayoría- acaba votando al Gobierno de turno. Es un mecanismo automático”, destacó, antes de matizar: “La revuelta catalana se está convirtiendo poco a poco en una revuelta que lejos de encontrar una respuesta pensada desde lo racional, bien meditada por parte de los votantes, encuentra una respuesta profundamente emocional”.

En este sentido, lamentó que el Gobierno de Sánchez y el resto de partidos no ofrezcan una “solución imaginativa ante el problema, que no sea las medidas de represión”. Ante este escenario, opinó que estas circunstancias podrían beneficiar a Quim Torra, presidente de la Generalidad de Cataluña, al “ensanchar la base del independentismo”.

La necesidad de consensos

¿Y qué pasará en España el 10-N, y tras las elecciones? Vallespín admitió que todavía descree de las encuestas. “Me parece que habrá un movimiento importante. La clave pasa por ver qué bloque ganará. España está dividida en número de votos en dos mitades: los que votan al PSOE, a Podemos o a Iñigo Errejón, y los que votan al tridente conformado por los partidos de la derecha”, aseguró.

En España la gran coalición es imposible, aseguró Fernando Vallespín, ex presidente del CIS

Finalmente, arriesgó su pronóstico: “Opino que, después de todo, el PSOE ganará, porque arrastra la inercia del Gobierno, y que el PP no entrará en el Gobierno, porque en España la gran coalición es imposible. Pero el PP sí hará un guiño, a cambio de ciertos pactos de Estado, en la línea de abstenerse en la segunda votación de investidura, de tal manera que se pueda poner en marcha el Gobierno, supeditado, sobre todo para las grandes cuestiones de Estado, a lo que opine el PP”.

Para cerrar, consideró que “si esto es así, se podrán conseguir consensos suficientes para hacer las reformas que necesita nuestro país”.

Un escenario distinto al anterior

Pedro Arriola realizó una comparación del escenario en las anteriores elecciones y de las del domingo próximo, con el foco puesto en Cataluña. “No estamos en un escenario ni siquiera parecido al que teníamos hace cinco meses. Las cosas han cambiado mucho. No hay solidez en los bloques. Las fuerzas políticas en activo se pueden encontrar y posiblemente se encuentren con que volvamos a posiciones de difícil salida”, explicó.

Desde su óptica, el problema de Cataluña es estrictamente político, y de extraordinaria virulencia. “O nos dedicamos a ello a fondo o vamos a tener ya no solo un tema político, sino que tendrá graves consecuencias económicas”.

Posteriormente, manifestó: “Según las tendencias, hace cinco meses el PSOE iba a mantenerse con mayor o menor tranquilidad en el poder, que llevaba ya disfrutando un tiempo. Ahora no se puede decir ni eso”. Aclaró que “no vamos a poder estar tranquilos hasta que no veamos los resultados electorales. ¿Por qué? Todos ustedes han oído hablar de la espiral del silencio y lo que representa. Posiblemente eso domine”, concluyó.

 

Véase también:

 

Análisis del votante ante unas elecciones marcadas por la volatilidad

Cristóbal Torres: “Los debates influyen en un 5 por ciento de los votantes y las encuestas en un 6”

Fernando Vallespín: “Yo no me creo todavía las encuestas”

Pedro Arriola: “No hay solidez en los bloques”