Martes, 03 marzo 2020

¿Qué es un integrador social? Funciones de una profesión con futuro

¿Sabes qué es un integrador social y cuál es su función? Descubre en UNIR esta profesión y los requisitos para ejercer este trabajo del ámbito social.

En 1995 se implantó el primer Grado de FP de Técnico en Integración Social, pero es un tipo de formación que pocas personas conocen, a pesar de cumplir una función social de primer orden. UNIR responde a las preguntas clave para resolver dudas: en qué consiste el trabajo de un integrador social, qué hace en su carrera profesional, qué hay que estudiar para poder dedicarse a esta profesión, dónde puede trabajar un integrador social o qué sueldo suele ganar.

La figura del integrador social

Un técnico superior en integración social es un profesional que se encarga de intervenir en cualquier grupo social para prevenir y/o solventar cualquier caso de exclusión. Lo hace a través de intervenciones especializadas, concretadas en actividades como la formación o el asesoramiento mediante charlas, talleres grupales o individuales, etc.

¿Qué hace un integrador social?

La competencia más importante de un integrador social es la intervención directa con las personas que se encuentran en alguna situación de exclusión o riesgo social, programando, organizando, implementando y evaluando dichas intervenciones. Hay que aplicar estrategias y técnicas muy concretas, promoviendo la igualdad de oportunidades y garantizando la creación de entornos seguros tanto para las personas destinatarias como para el profesional.

Las tareas más concretas que puede realizar un integrador social son, además, de las ya expuestas:

—Organizar, implementar y evaluar programas de inserción laboral y ocupacional, de entrenamiento de habilidades en autonomía personal y social, de violencia de género, jóvenes, etc.
—Realizar tareas de mediación entre personas y grupos aplicando técnicas participativas y de gestión de conflictos de forma eficiente.
Entrenar habilidades de comunicación haciendo uso de sistemas alternativos y aumentativos de comunicación (SAACs) y motivando a las personas usuarias en la utilización de los mismos.

¿Qué cualidades debe tener un integrador social?

Un integrador social debe tener unas cualidades personales muy exigentes tanto en su carácter como en sus capacidades y habilidades. Por encima de todo debe ser una persona comprometida con la igualdad de oportunidades, además de educada, paciente y responsable. A la hora de desempeñar su trabajo debe ser organizado, flexible, perseverante, resolutivo y práctico para saber resolver los contratiempos que se van presentando. Además, siempre tiene que moverse en la objetividad y en positividad.

Un técnico en integración social debe tener la capacidad de trabajar en equipo y poseer habilidades comunicativas y sociales para poder ser capaz de ganarse la confianza de los demás, destacando de entre todas esas habilidades sociales la empatía, para así poder comprender al otro cuando haya que trabajar con personas y situaciones difíciles. Además, debe actuar con compromiso ético.

¿Dónde puedo trabajar como integrador social?

Dedicarse a esta profesión es sinónimo de implicarse en la atención, el servicio y el cuidado directo de personas y de diferentes colectivos, por lo que el campo de actuación es bastante amplio.

El técnico en integración social podrá ejercer su actividad en el sector de los servicios a las personas, emprendiendo, por ejemplo, acciones educativas con sectores en dificultad social (delincuencia, absentismo escolar, riesgo exclusión social, etc.) y/o trabajar en el sector de los servicios socioculturales y de comunidad, combinando acciones educativas con los cuidados personales y atención sanitaria (personas mayores o con discapacidad física, psíquica o mental, por ejemplo).

Los puestos para los que está capacitado un integrador social son, entre otros, los de técnico de programas de prevención e inserción social, educador de personas con discapacidad, trabajador familiar, auxiliar de tutela, monitor de centros abiertos, auxiliar educativo, mediador ocupacional, intercultural o comunitario, etc.

¿Cuál es el sueldo de un integrador social?

Como hemos visto, un técnico en integración social cuenta con diferentes salidas laborales, por lo que el salario a percibir varía si se trabaja para un organismo público, para un ente privado (por ejemplo, una asociación) o como autónomo. Sea como fuere, los sueldos oscilan entre los 1.050 y 1.500 euros brutos al mes, según las tablas que manejan las organizaciones sindicales.

¿Qué estudiar para ser integrador social?

Para ser integrador social se debe cursar el grado de ciclo superior de Formación Profesional en Integración Social, el cual cuenta con un plan de estudios de 2.000 horas al que se puede acceder siempre y cuando se disponga de alguna de las siguientes titulaciones:

—Título de Bachiller o certificado acreditativo
—Título de Bachillerato Unificado Polivalente (BUP)
—Haber superado el segundo curso de cualquier modalidad de Bachillerato experimental
—Título de técnico (Formación Profesional de grado medio)

Las personas que no cumplan ninguna de estas condiciones, pueden realizar las pruebas de acceso a ciclos formativos de grado superior (hay que tener al menos 19 años). Otra posibilidad es la prueba de acceso a la universidad para mayores de 25 años.

El paso a la universidad desde FP

El ciclo formativo de Técnico Superior en Integración Social permite un acceso rápido al mercado laboral y, al mismo tiempo, sirve de puente a una titulación universitaria.

Entre los posibles grados universitarios en los que poder matricularse después de Integración Social estarían Educación Social, Terapia Ocupacional, Trabajo Social o Psicología. Algunas universidades públicas tienen nota de corte —si se accede desde FP, sería la nota media obtenida en el ciclo; si esta es baja, existe la opción de presentarse a la EBAU—, en cambio en UNIR no existe este requisito. Tras finalizar el grado hay diferentes opciones de másteres —como el de Intervención Social en las Sociedades del Conocimiento—con los que lograr un perfil más interdisciplinar.

La integración social requiere de profesionales con una formación específica. De todos modos, hasta hace poco era una profesión ejercida por otro tipo de trabajadores. Poco a poco, la integración social es terreno de los Técnicos Superiores en Integración Social, los cuales están mejor preparados en este área.