Viernes, 01 septiembre 2017

Neuromarketing y big data: el mundo digital como espejo de nuestras emociones

Alexia de la Morena es profesora del Máster Universitario en Neuromarketing y consejera delegada de Neuromarketing Attraction. Parte de que el big data es “el nuevo petróleo”,  lo que necesitan las empresas para servir con eficacia al cliente. El verdadero desafío es la utilización práctica de esa información. Las empresas que saben hacerlo se sitúan en una posición de gran ventaja competitiva. Hay ya mucha ayuda tecnológica para conseguirlo.

El big data eleva la experiencia del cliente y aporta tres ventajas a las compañías: pueden tomar decisiones más rápidas; poseen un mejor conocimiento de los clientes; y actúan con mayor confianza en las decisiones tomadas.

De la Morena sostiene: “Todo lo que nos va a funcionar en el mundo digital es el espejo de nuestras preocupaciones”. Somos mucho más dependientes de lo que pensamos. Y cuando hemos tenido bastantes impactos digitales al final nos pueden influir en el 96 por ciento de las compras.

Entre los avances destacados relacionados con el neuromarketing está la técnica del Real Time Bidding (RTB), que De la Morena explica relacionándola con los términos más corrrientes de remarketing (mejorar hechos como que compramos una bicicleta y nos siguen enviando información para que compremos la bicicleta) y de retargeting (ofrecer vídeos adecuados según se sea hombre o mujer). Aquí los avances y el campo de mejora es continuo. En cualquier caso la inversión en avanzadas tecnologías es garantía de diferenciación y de generación de ventajas competitivas.

Un caso de éxito ya en marcha en este ámbito es el reconocimiento facial:

Otros: estudiar los lugares más apetecibles a los que se dirige la gente. O dónde se pierden en un aeropuerto (y mejorar la señalización). En el centro comercial, donde están los puntos calientes y los puntos fríos. Para impulsar estrategias de compra, como se pone también de manifiesto en este vídeo:

Un caso de éxito español es el del BBVA y su Advanced Analytics, para captar y retener clientes con un servicio activo. Vodafone utiliza también con acierto el big data para saber qué le debe ofrecer a cada cliente.

El horizonte es inmenso y no han hecho más que empezar las aplicaciones. Hay sensores para saber cuántas veces se prueba una señora una chaqueta, para saber cuántas veces se mira un producto con una carrito de la compra, antes de comprarlo; se establece la frecuencia de circulación ideal del Metro según aglomeraciones; el personal de seguridad necesario para un concierto…

Finalmente hay que mencionar también el mundo de los robots. En Japón hay ya un hotel funcionando con el 60 por ciento de su plantilla compuesta por robots:

Pero hay robots también en un hospital de Oviedo para llevar la comida de una habitación a otra.

Una empresa referencia para sacar partido al big data es la española M2C

Para más información, abajo se puede seguir online la clase completa de la la profesora Alexia de la Morena y también pinchando en el enlace de la foto principal, al comienzo de este artículo.