Select Page

Mar Souto, autora de ‘2025: Bienvenidos a la Sociedad Inteligente’: “La inteligencia artificial necesita ética humana”

Por Desarrollo Directivo 17-02-20

La profesora de UNIR augura en su libro la desaparición de la sociedad digital y el nacimiento de una sociedad inteligente, “es muy posible que veamos más transformaciones en las próximas dos décadas que en los dos milenios pasados”.

inteligencia artificial

Nadie podrá decir que María del Mar Souto carece de imaginación, conocimientos… y valentía. Esta consultora y docente, con amplia trayectoria en el mundo académico y de la investigación, ha ‘decretado’ la muerte de la sociedad digital dentro de apenas 6 años.

En su lugar, vislumbra el nacimiento de una nueva era: la Sociedad Inteligente, donde la inteligencia artificial acaparará el mayor protagonismo.

Mar ha publicado 2025: Bienvenidos a la Sociedad Inteligente (Caligrama, 2018) en coautoría con Rafael Martínez- Cortiña. En el libro, invita a sumarnos a un viaje no exento de turbulencias, en el que prevé grandes transformaciones para las próximas dos décadas.

Como bien señalan en sus páginas, la obra es resultado de muchos años de investigación y de proyectos reales. Souto es licenciada en Derecho, y Doctora en Economía y Empresa. Pertenece al Consejo editorial Ibercampus.

Portada del libro 2025, bienvenidos a la sociedad inteligente

Desde hace casi dos décadas, se desempeña como consultora en el área de RRHH, en Equipo Siete Consultores. Además, coordina el Grado en Relaciones Laborales y Recursos Humanos online de UNIR.

En diálogo con Desarrollo Directivo, ha hablado sobre su libro, que guarda un mensaje final de esperanza: en la Sociedad Inteligente (2025- 2045) –pronostica- seremos felices “e indefinidamente longevos”.

Más transformaciones que “en los últimos dos milenios”

Hoy habitamos un mundo signado por las grandes transformaciones. ¿Cuáles le sorprenden más y por qué?

Martínez- Cortiña y yo pensamos y creemos que gracias a la naturaleza de los cambios exponenciales, es muy posible que veamos más transformaciones en las próximas dos décadas que en los dos milenios pasados.

La UE ya ha propuesto leyes para regular la convivencia con los robots Clic para tuitear

Serán cambios que ya están ocurriendo en nanotecnología, impresión 3D para prótesis, big data… Pero el desarrollo de la inteligencia artificial es tan real que la Unión Europea ya ha propuesto leyes para regular la convivencia con los robots.

En el ámbito de la salud, hay que hablar de algo tan esperado como la cura del cáncer. Microsoft dice que la solución contra el cáncer radica en enfrentarlo como si fuera un virus de computadora. Las computadoras están siendo diseñadas para combinar biología, matemática y computación.

La empresa y los cambios que vienen

En ese contexto de cambios, ¿qué desafíos cruciales tienen las empresas (y sus directivos) por delante?

No pueden ser espectadores pasivos frente a los grandes desafíos y oportunidades de los próximos años y décadas. El enfoque industrial basado en el dinero, en el “yo trabajo por un sueldo”, entraña elementos perniciosos para la convivencia global.

La mentalidad digital ya empezó a viralizar aquellas cosas que no nos hacían felices, creando nuevos modelos de negocio (Uber, Cabify, Airbnb). Esto se potenciará en la sociedad inteligente, donde cada vez más surgirán espontáneamente comunidades virtuales que defiendan causas humanitarias o animales, o de defensa del medio ambiente… por medios electrónicos.

Los teléfonos 5G nos permitirán una conexión hasta 100 veces más rápida que la que tenemos actualmente. Llegarán, incluso, a alcanzar 20 gigas de descarga por minuto. Esto nos conectará a todos con todos, y con el internet de las cosas.

También la computación cuántica que se está desarrollando es un paradigma distinto al de la computación clásica. Se basa en el uso de cúbits en lugar de bits, y da lugar a nuevas puertas lógicas que hacen posibles nuevos algoritmos.

Presentación libro Mar Souto

La inteligencia artificial será la gran ‘estrella’ de la sociedad que viene, aunque ya convive a diario con nosotros…

Gracias a la Ley de Moore, que indica el crecimiento exponencial del poder de los ordenadores, es posible que una inteligencia artificial pase el test de Turing en el 2029 y luego alcance la “singularidad tecnológica” en el 2045. Son las estimaciones de algunos expertos como Ray Kurzweil, cofundador de Singularity University. En ese caso, será entonces imposible diferenciar entre una inteligencia artificial y una inteligencia humana.

Vamos a trabajar para realizarnos, para desarrollar nuestros dones y talentos y fomentar la creatividad. Habrá una renta básica universal. Y los robots pagarán impuestos.

Una estructura más compleja que el cerebro humano

¿Podremos fusionar nuestra inteligencia humana con la inteligencia artificial en el esplendor de la era de la sociedad inteligente?

Hace apenas 100 años, la sociedad no podía imaginar que la tecnología digital nos permitiría operar como el enorme cerebro interconectado que hoy opera ‘24/7’ a escala global. Desde el punto de vista informático, hoy estamos comenzando a comprender la complejidad del cerebro humano.

Nuestro cerebro contiene aproximadamente cien mil millones de neuronas, y representa así la estructura más compleja del universo conocido hasta el momento. Sin embargo, ya hay científicos trabajando en la creación de cerebros artificiales y estiman que en dos o tres décadas podremos crear estructuras más complejas que el cerebro humano.

¿Por qué cree que será 2025 el año en que el hombre entrará en la era de la sociedad inteligente?

Pensamos que el próximo cambio disruptivo podría ser la introducción masiva de la inteligencia artificial. Bajo esquemas de blockchain, desaparecerán los intermediarios y nos convertirán en protagonistas de la sociedad. Pero somos conscientes de que la disrupción real todavía no ha llegado.

Hoy ya pensamos en 2025 porque suponemos que en torno a ese año la sociedad se regirá por acuerdos entre personas, en esquemas seguros y eficientes, desapareciendo casi todos los intermediarios.

El internet de las consciencias es el heredero natural del internet de las cosas Clic para tuitear

Si hoy fuera 2025, imaginamos humanos ultramejorados y ultralongevos, que podríamos convivir con inteligencias artificiales empáticas bajo esquemas seguros. El internet de las consciencias es el heredero natural del internet de las cosas. De ahí la importancia de la ética humana y la ética robótica.

En España, “un proceso imparable”

Desde una perspectiva global esto afectará a todos. Pero, ¿cómo imagina en concreto a la sociedad española en ese contexto?

Durante los 10.000 años de sociedad agraria y sociedad industrial, el ser humano se comunicó bajo esquemas analógicos y reactivos. Bajo la sociedad digital, el ciudadano medio trasformó su mentalidad, operando digitalmente.

En España estamos todavía bajo esquemas de la sociedad industrial, viejo paradigma, y estamos dentro de una sociedad digital de la que no todos son conscientes. Pero vamos entrando en la sociedad inteligente de forma silenciosa, aunque inevitable.

Falta formación, concienciación e información. Es fundamental transmitir lo que está ocurriendo y lo que ocurrirá, queramos o no. Es un proceso imparable.

¿Considera que una sociedad inteligente será menos humana, o estará menos ‘humanizada’ que la del siglo pasado, por ejemplo?

Al contrario, viviremos más y mejor, gracias a la tecnología.

Las emociones en los cerebros artificiales

Ha mencionado que ya hay investigadores trabajando en la creación de cerebros artificiales. ¿No le asustan determinados desarrollos de la ciencia como este?

No solo se está trabajando en cerebros artificiales… Un equipo de ingenieros biomédicos de la Universidad de Witwatersrandn, en Johannesburgo (Sudáfrica), ha logrado conectar un cerebro humano a internet en tiempo real. Este innovador proyecto se conoce como ‘Brainternet’ y en esencia transmite ondas cerebrales a internet, convirtiendo el cerebro en un nodo de internet de las cosas.

Hay una falta de datos fácilmente comprensibles acerca de cómo funciona un cerebro humano y procesa la información. Este sistema trata de simplificar la comprensión de una persona, de su propio cerebro, y el cerebro de los demás, a través de la supervisión continua de la actividad cerebral, así como permitir una cierta interactividad.

En esencia, consiste en simplificar la comprensión de una persona de su propio cerebro y el cerebro de otros.

En ese escenario de máquinas, ¿realmente hay lugar para se impongan la ética y las emociones?

La ética es uno de los elementos que más tiempo dedicamos los ciudadanos en nuestras conversaciones. La inteligencia artificial no lleva ética incorporada, la incorporamos nosotros.

Cuando comprendamos eso, desde 2020, empezaremos a comprender que el desarrollo tecnológico inteligente debía ir acompañado necesariamente de un desarrollo ético y emocional.

Potencia tu carrera profesional con una visión estratégica de negocio. ¿Estás preparado? 

 

¿Qué formación necesito para mejorar en mi carrera profesional?

Descúbrelo

Contacta con nosotros

Contacto