Lunes, 23 marzo 2020

¿Cuáles son los pros y contras de estudiar Derecho?

¿Alguna vez has pensado en cursar Derecho? Si te planteas realizar este grado, en UNIR te contamos los pros y contras de estudiar Derecho, aunque no deja de ser un tema un poco subjetivo.

El Grado en Derecho es una carrera muy versátil que ofrece distintas salidas profesionales. Principalmente son los estudios que abren la puerta al ejercicio de la abogacía, pero también dan acceso a una amplia variedad de puestos en el sector público y privado. Esto hace que cada año sea uno de los títulos más demandados. 

Ventajas de estudiar Derecho

Alta inserción laboral

La principal ventaja de estudiar Derecho es que se trata de una carrera con una alta inserción laboral. La salida más habitual de las personas que eligen estudiar Derecho es la abogacía. Pero no es la única posibilidad. Dentro del ámbito jurídico también se puede optar por profesiones como la de procurador, fiscal, juez o abogado del Estado, para las que será necesario superar una oposición. En el sector privado, además de trabajar como abogado, es posible ejercer de asesor legal. Una tercera vía sería preparar cualquier otra oposición, distinta de las mencionadas antes, para la que se exija contar con una titulación universitaria. 

 

 

Una profesión de gran prestigio

Otro punto a favor de estudiar Derecho es que permite dedicarse a profesiones de gran prestigio, socialmente respetadas y bien remuneradas. Los profesionales que han optado por esta carrera tienen grandes posibilidades de crecimiento laboral y, con ello, de mejorar su salario de forma progresiva. 

Desarrollo de habilidades comunicativas

Entre los aspectos positivos de esta carrera también está que, durante los años de formación, y a medida que se gana experiencia ejerciendo, se aprenden y perfeccionan habilidades que son útiles para el día a día. Entre ellas estarían habilidades de oratoria tales como la capacidad de negociación y de comunicación para resolver conflictos. 

Su lado social

A estas ventajas materiales se puede añadir la recompensa emocional de trabajar en una profesión vocacional como son la de abogado o juez y la dedicación a ayudar a otras personas o lograr que se restituyan los derechos vulnerados. 

 

 

Desventajas de estudiar Derecho

Aunque estudiar Derecho cuente con todas estas ventajas, también es necesario tener en cuenta ciertas cuestiones a priori menos positivas que el futuro jurista deberá afrontar, tanto en los años universitarios como en el posterior ejercicio profesional e inserción en la vida laboral.

Esfuerzo y sacrificio

Se trata de una carrera que exige compromiso y dedicación. Para sacar adelante los estudios en Derecho, la capacidad de razonamiento, comprensión, memoria y planificación serán grandes aliados y, aun así, serán necesarias muchas horas de estudio si se quieren obtener resultados excelentes que abran la puerta a los mejores despachos de abogados o grandes empresas. Esto obligará a los alumnos de Derecho a realizar un especial esfuerzo y sacrificio para cumplir los objetivos que se hayan marcado. 

Requiere una formación constante

Por otra parte, finalizados los cuatro años del Grado en Derecho, se deberá seguir estudiando en función de la senda laboral que se escoja. Por ejemplo, quienes opten por el ejercicio de la abogacía tendrán que destinar al menos un año más para obtener el máster de Ejercicio de la Abogacía y resultará recomendable que lo compaginen con la especialización en alguna materia que contribuya a diferenciar su perfil profesional y a lograr mejores opciones laborales. Pero la etapa de estudio no acaba en la universidad: los profesionales del Derecho han de seguir formándose a lo largo de su vida laboral para estar al día de los cambios normativos que afecten a su ámbito de trabajo.

 

 

Carga de trabajo

Durante la etapa laboral, la exigencia y el estrés ligados a las funciones de los graduados en Derecho hacen necesaria una gran capacidad de organización y sacrificio. Lo habitual es que los abogados tengan una elevada carga de trabajo. Por eso los profesionales de la abogacía tendrán que lidiar con largas jornadas laborales —con el sacrificio de los fines de semana en muchas ocasiones— y la frustración de no lograr siempre cumplir con las metas marcadas. 

Derecho es una carrera de gran prestigio y con opciones laborales muy atractivas pero el esfuerzo, la gestión adecuada del estrés y la constancia son capacidades fundamentales para lograr resultados en un mercado donde encontrarán mucha competencia.