Cómo convertir un molino abandonado en centro cultural para la España vaciada

Cuando Daniel Lozano se planteó cursar el Máster Universitario en Gestión y Emprendimiento de Proyectos Culturales de UNIR, el proyecto que presentaría como trabajo final ya le rondaba la cabeza. Este compositor y pianista malagueño pasó muchas tardes de su infancia cerca del molino del siglo XIX en el municipio de Benamargosa, que quiere rehabilitar y convertir en centro cultural.

“Se trata de una propuesta pensada para el ecoturismo. Una alternativa al binomio playa ladrillo en Málaga, necesaria para esta España Vaciada, un contrapunto sostenible y para minorías”, asegura Lozano.

Gracias a los conocimientos que adquirió en el Máster, pudo plantear como TFM el proyecto de intervención del Molino San Rafael, en la Axarquía malagueña, “algo que siempre soñaba con hacer”, para transformarlo en “un espacio único que aúne diversas disciplinas artísticas dentro de una programación estable y anual. Un museo que albergue la memoria de los ingenios de la comarca, un restaurante y una tienda, de forma que cultura, ecología y empresa convivan en un mismo lugar”.

Lozano combina su trabajo como profesor de música desde hace veinte años con una carrera musical que le ha llevado a sacar tres discos. El primero, ‘La Escalera del Tiempo’, incluye la canción ‘El molino’, cantada por Javier Ojeda, de Danza Invisible, uno de los artistas con quien colabora como pianista.

Asimismo, es autor de la banda sonora del cortometraje ‘Ariana’, de Fernando Pozo, que se presenta en el Festival Internacional de Cine de Málaga. Y ha compuesto la música de otros cortos como ‘Block 24’, nominada a premio en numerosos festivales nacionales e internacionales, y de la película-documental ‘Smile’, presentada también en Festival malagueño en 2016 y finalista en varios certámenes internacionales, entre otras.

Compaginar carrera y estudios

“Siempre he sido muy inquieto. Por mi formación como productor, me planteé que este Máster me podía ayudar cara a la producción de mis propios proyectos y de los de otros compañeros. La gestión cultural es además algo que me apasiona”, afirma Lozano.

Estudiar Máster Universitario en Gestión y Emprendimiento de Proyectos Culturales en UNIR le permitió compaginar los estudios con su actividad profesional. “Se nota que, en esta universidad, la enseñanza online es algo que va sobre ruedas. Me gustaron mucho las asignaturas. y el trato de los profesores. Los trabajos, además, son muy válidos para la vida real”.