El amor y otras historias, con Clara Sánchez

“Yo no escribo novela romántica”. Con esta afirmación tan rotunda se presentó Clara Sánchez en el Aula de Cultura de UNIR y Diario La Rioja. Aunque a renglón seguido, concedió que “para mí, el amor es una manera de estar en la vida”. “No es un propósito, sino que forma parte de nuestro ser y de nuestra manera de acercarnos a los demás”, señaló. Partiendo de esta premisa, la escritora de éxito internacional habló en Logroño de su último libro (‘El amante silencioso’); pero también de la familia, las emociones, los sentimientos y de la manipulación. En definitiva, de la vida.

En ‘El amante silencioso’, el personaje de Isabel recibe una propuesta para viajar a Kenia. Allí, ella, que es trabajadora de la Asociación de Víctimas Dependientes, deberá localizar y rescatar a un joven llamado Ezequiel, al que le ha abducido una secta que esconde algo turbio. En este punto arranca una trepidante historia de pasiones e intriga en el corazón de África, que Sánchez no dudó en calificar de “thriller psicológico”. “Mis novelas se suelen considerar muy psicológicas, en el sentido de que abordo la realidad a través de las emociones, los estados de ánimo y de mi propio carácter”, abundó.

Un carácter forjado durante una infancia cuajada de mudanzas y de continuos nuevos comienzos. “Mi padre era ferroviario, por lo que tuvimos que cambiar de ciudad conforme él ascendía en su profesión”, explicó.

Esto le hizo concebir “la vida como un viaje”, así como sentir permanentemente que llevaba “una piedra en el zapato”. “El tener que haberme adaptado tanto a conocer ciudades y personas diferentes me ha aportado cierta flexibilidad y tolerancia ante lo que es la vida. Aunque, de niña, vivía como algo traumático ese sentimiento de pérdida y de tener que estar adaptándome constantemente”, confesó.

Un mundo propio

Un desarraigo que le condujo a la literatura. “Tuve que construir mi propio mundo”, admitió. “Además de este periplo, mi familia se comportaba de forma tremendamente melodramática. De todo hacían un mundo y los sentimientos los expresaban exageradamente”, describió. En ese entorno con unas emociones tan a flor de piel, la válvula de escape de Sánchez fueron el papel y el lápiz. “Empecé a escribir para expresar mis sentimientos y emociones. Sentía una atracción muy fuerte por mis personajes porque me refugiaba en ellos y encontraba un mundo en el que me evadía “, reconoció.

Ese universo paralelo ha marcado su destino y la ha encumbrado a lo más alto de las listas de ventas dentro y fuera de nuestras fronteras. “A mi familia le debo mucho porque me ha dejado un legado tan maravilloso, como es el conocer las emociones humanas de primera mano”, indicó.

Por eso a Clara Sánchez le interesa sobremanera lo que sienten las personas. Por eso a Clara Sánchez le inquieta extraordinariamente la manipulación, o lo que ella llama “la conquista de los sentimientos del otro”. Este tema, transversal en todas sus novelas, cobra una importancia capital en ‘El amante silencioso’. En sus páginas, la escritora aborda el mundo de las sectas, las que ella define como “monumento a la manipulación”. “Aunque para estar manejado por una secta, no hace falta formar parte de una. Ese control se puede percibir mismamente en el seno de una familia o de la pareja”, ejemplificó.

Así volvió a hablar de amor. “Es muy importante porque rige nuestras vidas”, advirtió. “Deberíamos reflexionar más sobre el amor para ser conscientes del superpoder que se nos ha dado”, remarcó. Y es que concluyó diciendo que “con el amor podemos hacer mucho bien, pero también mucho mal si nos adueñamos de la otra persona”.

Otras noticias relacionadas….