Miércoles, 16 septiembre 2020

5 claves para conseguir ser psicoterapeuta gracias a UNIR

Los psicólogos pueden dirigir su práctica profesional a diferentes contextos de intervención: el sanitario, el educativo, el social, el laboral… Pero en los últimos años, estos ámbitos se han visto ampliados hasta el punto de que se valora enormemente las aportaciones que pueden hacer con relación al rendimiento, los vínculos familiares y de apego, o la prevención de la psicopatología. En este sentido, se muestra recomendable que estos profesionales cuenten con una amplia gama de conocimientos. Por ello, queremos daros los cinco pasos para conseguir ser psicoperapeuta gracias a UNIR.

Para guiarnos en el camino, contamos con la ayuda de María Victoria Sánchez, profesora del Máster Universitario en Psicoterapia: Terapias de Tercera Generación de UNIR, quien insiste en la importancia de la formación continua dentro de la profesión: “En cualquiera de los ámbitos donde trabajamos siempre hay personas detrás, lo que implica un alto grado de complejidad de nuestras intervenciones. Este máster facilita a los psicólogos interesados en trabajar desde un modelo integrador a conocer herramientas variadas con aplicación directa en su práctica profesional”.

1.- Conocerás de cerca las terapias de tercera generación

Si eres licenciado en Psicología o en titulaciones afines como Medicina con especialidad en Psiquiatría, este máster te ayudará a identificar los trastornos psicológicos y a aplicar las terapias de tercera generación. Por si no habías escuchado antes hablar de ellas, se basan en la idea de que lo que provoca malestar o ansiedad no son los eventos, sino cómo vinculamos las emociones a ellos. Es decir, no se trata de evitar aquello que nos causa sufrimiento, sino que debemos aceptar la propia experiencia mental y psicológica para reducir así la intensidad de los síntomas.

 

 

Este tipo de terapias se fundamentan en una perspectiva funcional y contextual de las patologías, es decir, se analiza el comportamiento del individuo desde el contexto en el que se produce la anomalía, porque si no se descontextualizaría. Entre ellas: mindfulness, la terapia de aceptación y compromiso, la terapia cognitivo-analítica, la terapia dialéctico conductual, EMDR o la psicoterapia basada en la mentalización.

Para María Victoria Sánchez es importante que el psicoterapeuta se haga con un ‘maletín’ donde guardar todas estas terapias: “Es necesario contar con herramientas variadas, dado que si contamos con recursos escasos se limita mucho lo que podemos aportar a las personas con las que trabajamos: se reduciría nuestro campo de acción significativamente y el potencial de nuestras intervenciones”.

2.- Claustro especializado en las diferentes terapias

En un máster tan especializado como este, es importante contar con un profesorado que domine los contenidos que va a transmitir a sus alumnos, ya no solo a nivel teórico, sino también práctico. Por ello, el claustro está formado por profesionales con amplia trayectoria académica y laboral capaces de trasladar su experiencia y conocimientos a las aulas. Son personas que dominan todas las terapias que se desarrollan a lo largo del curso y se aseguran de que sean lo más cercanas posibles a lo que el alumno encontrará en su trabajo diario.

Sánchez lo valora como un punto más que necesario para diferenciarse de otros centros. “Seguramente todos hemos tenido la experiencia en la universidad o en algún curso de que el profesor realmente no tenía mucha experiencia sobre aquello que nos estaba contando. Se notaba en la presentación del contenido, en la capacidad de poner ejemplos y de resolver dudas que se saliesen de la presentación que había preparado. UNIR ha querido cuidar este aspecto, invitando a participar dentro del claustro docente a profesionales que en su día a día incluyen el trabajo con los contenidos que imparten en el máster”.

 

 

3.- Domina el método EMDR (Eye Movement Desensitization and Reprocessing)

Según el Instituto Español EMDR, actualmente existen en el mundo más de 50.000 psicoterapeutas entrenados en el uso de esta metodología para tratar pacientes que han pasado por un trauma. De ellos, España cuenta con unos 4.000.

Descubierto en 1987 por la psicóloga norteamericana Francine Saphiro, el EMDR (en castellano, Desensibilización y Reprocesamiento por los Movimientos Oculares) se basa en la estimulación bilateral -ya sea visual, auditiva o kinestésica- para “procesar recuerdos traumáticos, cambiar creencias autolimitantes y desensibilizar emociones y sensaciones negativas Esta técnica facilita la conexión entre los dos hemisferios cerebrales logrando el procesamiento de la información y la disminución de la carga emocional”.

Sin duda, esta es una de las técnicas que más valora Sánchez dentro de la formación del máster: “La evolución de la clínica y la investigación muestra de forma clara cómo el trauma no procesado juega un papel clave en la génesis y el mantenimiento de los síntomas, dificultades y limitaciones que experimentan las personas. Un profesional de la psicología debe conocer herramientas para poder ayudar con esto. EMDR tiene un potencial muy valioso en ese sentido.

Además de poder utilizarlo para trabajar en el ámbito clínico, puede ser de gran utilidad para los psicólogos sanitarios, educativos y sociales, en el área de la salud, la prevención de la psicopatología, la mejora del rendimiento, la mejora de las relaciones de apego…”

Si tienes interés en conocer más detalles, consulta este artículo de hemeroteca.

 

 

4.- Trabaja con casos clínicos reales

Dentro del máster, pese a ser online, existe una parte importante de casos prácticos, muy necesarios para la formación del psicólogo como psicoterapeuta. De este modo, los alumnos se enfrentarán a situaciones reales similares a las que se vayan a encontrar en su futura jornada laboral.

Pero ¿cómo se desarrolla la práctica? Deberás situarte en el papel del psicoterapeuta y aplicar todas aquellas herramientas que has aprendido. De esta forma, podrás comprobar de primera mano que tu forma de trabajar es la adecuada para tus futuras sesiones con casos reales. En todo momento, contarás con el apoyo de un profesor que te guiará para su correcta resolución y corregirá aquellas decisiones que no son lo más correctas para cada situación.

5.- Aprovéchate de la metodología UNIR para conseguir tu meta

Con clases 100% online que puedes seguir en directo desde cualquier parte del mundo, o en diferido en caso de que quieras adaptar tu tiempo de estudio a tu manera. Tú eliges cuándo y cómo consigues convertirte en psicoterapeuta.

Además, siempre vas a contar con la ayuda de un tutor personal que seguirá de cerca todo ese proceso. En caso de que necesites reconfigurar tus asignaturas o valorar cómo debes abordarlas para entender mejor las terapias que se explican, siempre estará al otro lado del teléfono o del ordenador para echarte una mano.

Que consigas tu meta se convertirá desde el primer minuto en su objetivo principal.