Miércoles, 21 noviembre 2018

Black Friday: 7 consejos útiles para comprar con ‘cabeza’ y sin que te timen

¿Cómo sabemos si las ofertas que nos presentan en el Black Friday son creíbles? La fiebre por esta jornada de descuentos (importada de EEUU,  que se ha propagado por España a grandes velocidades) está llena de interrogantes. Las autoridades ya han advertido de webs que lanzan ofertas falsas e incluso roban el dinero de los clientes.

¿Cómo comprar de manera racional y con ‘cabeza’, desde nuestro lugar como clientes? ¿Qué pautas debemos seguir para evitar ‘timos’ y picarescas?  Luis María Cerdá es autor de libros y numerosos artículos y publicaciones sobre consumo e investigación de mercados. Además, dirige el Máster en Investigación de Mercados online de UNIR. Nos brinda estos consejos:

1-Evita las ‘cookies’ de tu ordenador

Parece algo no tan importante, pero realmente lo es. Los días previos al Black Friday es conveniente evitar las ‘cookies’ de las páginas que sueles frecuentar y hasta eliminarlas de tu historial. ¿Por qué? Las empresas suelen bombardearnos con ofertas por Internet en los días previos a la gran jornada de descuento en las compras.

Como conocen al detalle nuestros hábitos de navegación, intentarán colarnos las ofertas por todos lados. ‘Abstraerse’ de ese ‘clima’ es positivo para centrarnos en nuestro objetivo prioritario: comprar con ‘cabeza’, lo realmente necesario.

2-Cuidado con las páginas extranjeras

Adquirir productos en páginas de Internet del extranjero puede ser tentador, si tienen buenos precios. Es probable que muchas veces el descuento sea atractivo, pero con la cotización de cambio de moneda (si no es de la UE), los gastos de envío y los obstáculos que pueden surgir a la hora de devolver un producto, la oferta no termina siendo tan ventajosa.

3-Infórmate antes sobre los precios

Consultar las semanas previas por Internet los precios de los productos que nos interesan es muy importante. Antes de comprar un artículo en el Black Friday debemos hacer un ‘seguimiento’ de su precio. Muchas veces las ofertas no son tales. Lo que suelen hacer algunos comerciantes en octubre, por ejemplo, es ir subiendo el precio gradualmente de sus artículos, con el horizonte del Black Friday en su estrategia.

De esta manera, cuando llega por fin este día, rebajan el precio sobre lo ya aumentado. Al final buscan compensar las ventas de noviembre con las que han dejado de ganar ligeramente en octubre (cuando subieron de manera intencionada los precios y sacrificaron ventas). Su balance de caja finalmente termina siendo positivo porque no es tanta la rebaja que hacen.

4-Fija un presupuesto limitado

Fijar un presupuesto límite antes de salir a las tiendas hará evitarnos posteriores disgustos. Antes el Black Friday era un día pensado para grandes descuentos en el sector tecnológico, pero se está desnaturalizando cada vez más.

El Black Friday era un día pensado para grandes descuentos en el sector tecnológico, pero se está desnaturalizando cada vez más.

Ahora abarca prácticamente a todos los rubros. Hasta restaurantes y bufetes de abogados ofrecen descuentos de menús y servicios por el Black Friday, de manera insólita. Entonces, la mente del consumidor puede caer muchas veces en la tentación o en la trampa.

Sales para buscar una cosa y terminas ‘picando’ en diez supuestas ofertas de todo tipo. Después aparecen los grandes dolores de estómago cuando llega el extracto de la tarjeta de crédito.

Por eso es recomendable ir a comprar con un ‘número’ fijo de gasto en la cabeza, acorde a nuestras posibilidades, y no sobrepasarlo nunca. Incluso hay que hacer esto si vamos acompañados a comprar por nuestra pareja, familiares o amigos. Hay que evitar en esos casos el efecto contagio de otros, que también pueden incentivarnos de manera inconsciente a seguir sus pasos.

5-Sé consciente de tus derechos

Esto es válido en cualquier momento del año, pero debemos recordarlo más que nunca en jornadas como la del viernes 23 de noviembre. Debemos ser conscientes de que disponemos de un período de devolución de productos, que suele durar un par de semanas. Si no quedas satisfecho con la compra debes saber que no todo está perdido.

En la mayoría de los casos no necesitamos justificar nada a la hora de devolver un artículo que no nos satisface.

Hay que exigir siempre recibos y facturas. Y guardarlas, obviamente. Además, en la mayoría de los casos (durante la vigencia de este plazo) no necesitamos justificar nada a la hora de realizar la devolución de un artículo que no nos satisface.

6-Ten claro lo que realmente necesitas

La responsabilidad debe empezar por el mismo comprador. Lo primero que debe tener claro, antes de salir a comprar, es saber lo que realmente necesita.

Hay que planificar con tiempo y elaborar previamente un listado de lo que realmente nos urge o nos gustaría adquirir. Con este método evitaremos las compras compulsivas y priorizaremos el consumo necesario, que es muy saludable.

7-Busca planes alternativos a las compras

Controlar el impulso de compra es uno de los caminos más difíciles, cuando casi todos los demás ‘hacen lo contrario’. Pero no es una opción para nada descartable. ¿Por qué no ir al teatro, al cine, a un parque o de cañas con los amigos mientras miles de personas hacen cola en las tiendas a rebosar de personas? Éste puede ser un buen antídoto para evitar una jornada febril. Ya tendrás tiempo para buscar lo que necesitas en otro momento.