Solicita información

El potencial del periodismo de datos: el fact check o la verificación de hechos

Una de las maneras de combatir el periodismo de declaraciones es el llamado fact check, la verificación de hechos. Abarca una multitud de temas, no solo políticos. Por ejemplo, Le Monde contrastó si era verdad que cada Roland Garros llovía en París para dar la razón o quitársela a los que reclamaban una pista cubierta alegando mal tiempo.

Una de las maneras de combatir el periodismo de declaraciones es el llamado fact check (verificación de hechos). Comenzó en Estados Unidos. Allí, varios medios de comunicación decidieron poner la lupa y contrastar qué decía cada político, qué prometía y cuál era su grado de cumplimiento pensando en la accountability, la obligación de rendir cuentas.

Uno de los primeros que se realizó con éxito fue el Obameter, un proyecto de Politifact en el que recuperaban todas las promesas que Obama hizo durante su carrera para presidir los Estados Unidos de América. ¿Se habían cumplido o no? ¿Estaban en trámite? Y en caso de que no se hubieran cumplido, ¿cuáles eran las razones que justificaban ese incumplimiento?

El proyecto se lanzó antes de la reelección de Barack Obama como presidente. Ahora se ha ampliado con un Trump-o-meter, para verificar las promesas electorales del nuevo presidente, Donald Trump.

En España, quienes enseguida recogieron el testigo del fact check fueron los periodistas de El Objetivo. El programa de La Sexta evalúa algunas declaraciones de políticos. En 2017 les ha servido para ser elegidos y formar parte del International Fact Checking Network IFCN por la calidad del formato. Se unen así a medios de comunicación internacionales como The Washington Post, Politifact o Le Monde.

En el periodismo escrito un equipo de El Confidencial lanzó el proyecto de La Chistera dentro del marco de la verificación de hechos. Comenzó como un experimento para seguir las sesiones de control del Congreso de los Diputados y acabó ampliándose a las afirmaciones de políticos en otros foros.

El fact check abarca una multitud de temas, no solo políticos. Por ejemplo, Le Monde contrastó si era verdad que cada Roland Garros llovía en París para dar la razón o quitársela a aquellos que reclamaban una pista cubierta alegando mal tiempo.

  • Máster Universitario en Periodismo de Datos

Títulos que te pueden interesar

Noticias relacionadas

Datos, transparencia y colaboración: el periodismo del siglo XXI

Ser capaces de abrir descubrimientos a otros compañeros e incluso a periodistas “rivales” requiere un cambio de actitud en las distintas redacciones. No es sensato guardar para sí una exclusiva que con la colaboración de otros puede ser aún más grande. Un ejemplo: los papeles de Panamá.

Open Data y periodismo de datos

En el movimiento Open Data se aboga por que los profesionales de la información muestren sus datos y su proceso creativo a la ciudadanía. Para ello es recomendable publicar, además de la información, un enlace a los datos en bruto tal y como el periodista los trabajó y otro a la manera de realizar los cálculos para llegar a las conclusiones a las que haya llegado.

Internet: la era de los contenidos líquidos

Una buena estrategia de comunicación requiere elaborar los contenidos, pasarlos por la licuadora y conseguir que se hagan como el agua, es decir, que se adapten y amolden a las circunstancias de cada público, a su lenguaje, contexto, canales de acceso, soportes y plataformas en los que se distribuyen, tanto offline como online.

Docencia 100% online

Nuestra metodología te permite estudiar sin desplazarte mediante un modelo de aprendizaje personalizado

Clases en directo

Nuestros profesores imparten 4.000 horas de clases online a la semana. Puedes asistir en directo o verlas en otro momento.

Tutor personal

En UNIR nunca estarás solo. Un tutor realizará un seguimiento individualizado y te ayudará en todo lo que necesites.

La recompensa al esfuerzo

Nuestra vida académica y social

Acompañamiento personalizado