Select Page

Cómo crear una empresa desde cero validando cada paso

Por Pepe Martín | CEO de Minimalism Brand 23-10-19

¿Cómo crear una empresa desde cero? Pepe Martín, emprendedor, bloguero, youtuber y especialista en comercio electrónico, nos cuenta todo lo que aprendió lanzando su última compañía: Minimalism.

Crear una empresa desde cero es complejo. Decir lo contrario roza la palabrería barata del emprendimiento. Me explico: Ideas tenemos todos, cada cual más dispar, pero las ideas de poco valen si no se ejecutan y se desarrollan. Ahí radica la principal diferencia, cómo desarrollar tu idea.

Desde mi propia experiencia he lanzado de todo, desde blogs, webs, canales de youtube, ecommerce y empresas. También he visto cómo cientos de clientes desarrollaban sus ideas bajo nuestra tutela y he podido analizar qué cosas funcionan y qué cosas no funcionan a la hora de crear una empresa desde cero.

La conclusión que he sacado no es otra que aplicar el sentido común en cada paso que das con tu proyecto. A esto le han denominado Método Lean, pero para mí siempre será sentido común.

Ideas tenemos todos, pero de poco valen las ideas si no se ejecutan y se desarrollan. Ahí está la diferencia: ¿cómo vas a desarrollar tu idea? Clic para tuitear

Para explicaros un poco más del método, o del sentido común que antes os comentaba, los responsables del blog Desarrollo Directivo me sugirieron que os hable de nuestra última empresa: Minimalism.

Crear una empresa desde cero en internet requiere de mucho sentido común.

Minimalism nace hace un año y medio como un ecommerce de carteras minimalistas monoproducto. Desde el minuto cero hasta cerrar una facturación de 150.000€ en el 2018, hemos dado muchos pasos. Unos buenos y otros no tan buenos. Pero todos nos han llevado a hacer crecer la empresa, la marca y el catálogo de productos. Os pongo tres ejemplos:

1. Desarrollo o plataforma de ventas

Cuando comenzamos nuestro ecommerce fuimos a por lo más barato a nivel de desarrollo que podíamos encontrar. Nos montamos un wordpress, potenciado con woocommerce (plataforma de ecommerce de wordpress), pagando muy poco dinero y desarrollándolo nosotros mismos. Nos costó más o menos 80€, y nos sirvió para tener nuestros primeros productos disponibles para ser comprados. La web no era perfecta, pero sí era suficientemente buena como para que los clientes pudieran comprar. La idea era probar si éramos capaces de vender. ¿Qué necesidad teníamos de pagar por una web mucho más potente si no éramos capaces de llevar ventas? Sentido común, ¿verdad? Ahora tenemos un Shopify casi a medida que es una maravilla. Su coste no es de 80€, como te puedes imaginar.

2. Producción

Obviamente, necesitábamos productos. Modelos similares de nuestras carteras ya habían triunfado en otros mercados. La idea era ver qué podríamos conseguir nosotros en el mercado español. El primer pedido de importación que realizamos fue de unas 50 carteras. Teníamos que probar si éramos capaces de venderlas.

Ahora hacemos pedidos de varios miles. Sabemos cómo venderlas y sabemos la demanda que existe. ¿Qué sentido habría tenido hacer un pedido muy grande si no sabíamos si se podría vender? Sentido común, ¿verdad?

3. Captación

Algo muy importante que pensar antes de crear una empresa en internet es el tráfico. Cómo captarlo es un mundo y hay diversas formas de conseguirlo. Nosotros nos decantamos por publicidad en redes sociales (Instagram y facebook) principalmente. Sabíamos que nuestro público estaba en estas plataformas, teníamos que probar si nos comprarían. Como siempre, fuimos paso a paso. Empezamos invirtiendo 2€, luego pasamos a 5€, luego a 20€… Fuimos analizando todos los datos que íbamos sacando de las plataformas y, cada día, éramos más conscientes de cómo impactar en nuestro público. Ahora gastamos 150€ al día en captación y cada día vamos incrementando este presupuesto. No habría tenido mucho sentido invertir 150€ el primer día si no teníamos datos de cómo actuarían nuestros clientes. Sentido común, ¿verdad?

Cada paso tiene un objetivo, pero también una base: la prueba o el sentido común. Pruebas, analizas y, si funciona, aprietas el acelerador. Clic para tuitear

Estos tres ejemplos son la base de un proyecto que ha ido ido dando pequeños pasos, con el objetivo de ir ampliando la marca desde cero, y basándonos en el sentido común o en el llamado ‘Método Lean’. Hemos probado todo, obtenido datos y, posteriormente, aplicado los mismos al desarrollo de la compañía.

Cada paso que damos tiene un objetivo, pero también tiene una base. Esa no es otra que la prueba o el sentido común. Pruebas, analizas y, si funciona, aprietas el acelerador.

Creo que no hay mejor forma de crear una empresa desde cero que ir paso a paso. Si tú quieres lanzar el tuyo te recomiendo que lo hagas de la misma forma. Si fallas, por lo menos, fallarás barato y tendrás muchos datos.

Ánimo y a seguir creando empresas desde la nada… con Método Lean o con cualquiera de las metodologías ágiles, pero siempre con sentido común. 😉

Potencia tu carrera profesional con una visión estratégica de negocio. ¿Estás preparado? 

 

¿Qué formación necesito para mejorar en mi carrera profesional?

Descúbrelo

Contacta con nosotros

Contacto