Jueves, 29 noviembre 2018

Cómo la neuroarquitectura influye en el aprendizaje

La moda, dicen algunos, es anteponer a todo el prefijo “Neuro”… hoy se habla incluso de “Neuroarquitectura”. Según Christoph Hölscher, director de la cátedra cognitiva de la ETH Zurich y uno de los líderes de este campo, define la Neuroarquitectura como la ciencia que busca entender cómo el espacio afecta a la mente.

Comenta Hölscher que los techos altos favorecen la creatividad y en cambio los techos bajos la concentración.

Desde el punto de vista educativo ¿nos hemos planteado cómo influye el espacio en el proceso de enseñanza-aprendizaje?

Quizás éste sea el momento de planteárselo, porque los últimos estudios e investigaciones nos confirman que su influencia es real. Personalmente lo investigué hace tiempo y tuve la oportunidad de instalar lo que llamé  “El aula del conocimiento”

Los planos de los dos tipos de aulas.

Y en otra ocasión, en un centro educativo, el día que se celebraba el “Open day” dividí la clase en el hemisferio izquierdo y el hemisferio derecho.

Espacios para desarrollar el talento

No es un tema baladí ya que, en definitiva, las aulas, los recreos, las bibliotecas, el centro escolar en sí mismo, son un espacio para el desarrollo del talento.

Tradicionalmente lo que se ha hecho en los centros escolares es decorar las aulas, los pasillos y los espacios comunes.

Esta costumbre hoy se pone en entredicho porque las últimas investigaciones indican que aulas excesivamente decoradas bombardean a los estudiantes con demasiada información visual, y ello, interfiere con su memoria y la capacidad de concentrarse.

En uno de esos estudios científicos se tomó una muestra de 64 niños (de 8 a 12 años) que completó dos sesiones en dos condiciones ambientales: un entorno visual de gran carga y un entorno de baja carga.

En cada sesión, realizaron tareas de atención visuoespacial y de memoria. En general, los resultados sugirieron que el ambiente visual de alta carga afectó negativamente al rendimiento cognitivo de los niños, dado que los niños obtuvieron mejores resultados en el ambiente visual de baja carga. El estudio lo encontráis en www.sciencedirect.com 

El diseño de las escuelas influye en el aprendizaje, como muestra este vídeo.

 

Entonces, ¿Qué sería lo correcto? Ya se sabe que en educación no debemos ser taxativos porque se trata de personas y cada una es un mundo, pero podemos apuntar algunas sugerencias:

1. Mostrar trabajos de los propios alumnos. Un aula que incluye trabajos creados por alumnos en las paredes es muy probable que proporcione un sentido de propiedad.

2. Poner imágenes de referencia. Imágenes de líderes, de personajes que identifiquen valores, o en su defecto, frases o relatos cortos que tengan un mensaje con valores.

3. Evitar el desorden. Estructurar bien el espacio, ordenar por naturaleza del contenido.

4. Mapas mentales o conceptuales. Poner la imagen del mapa mental del tema de trabajo ayuda, pero debe sustituirse por el siguiente cuando terminemos la lección.

5. Evitar mostrar notas o calificaciones. Hay maestros que ponen en las paredes datos para motivar a los estudiantes, y si bien pueden agradar a los que tienen un alto rendimiento, pueden ser contraproducentes para los estudiantes con dificultades.

6. No tapar las ventanas. Es muy importante dejar entrar la luz natural y no tapar las ventanas con dibujos o trabajos de los alumnos.

7. Aprovechar la idea de zonas de trabajo. Si utilizas distintas metodologías puedes marcar la decoración del aula en función de ellas. Un ejemplo puede ser trabajar las inteligencias múltiples y organizar el aula en función de ellas.

Reflejo de las futuras carreras

El entorno de un aula tiene que ver con las necesidades de los alumnos dentro del aula. Debe reflejar lo que los estudiantes encontrarán en sus futuras carreras, es decir, colaboración, resolución de problemas y creatividad, que están a la vanguardia de la mayoría de las descripciones de los puestos de trabajo. Los escritorios estándar situados en filas no fomentan la comunicación abierta y la colaboración.

La Neuroarquitectura será una asignatura que se incluirá en los planes de estudio de los grados de Infantil y Primaria, porque como veremos en las próximas entregas de este tema tiene una relevancia e importancia que debemos contemplar si lo que buscamos es la calidad educativa e integral.