Solicita información

Metodologías activas: ¿Sabes en qué consisten y cómo aplicarlas?

Las metodologías activas son una serie de estrategias y técnicas que buscan el aprendizaje efectivo del alumnado, a la vez que fomentan la participación activa, la colaboración y la aplicación práctica de conocimientos.

Metodologías Activas

La pedagogía activa está en boca de todos en el ámbito docente y no es para menos. Su capacidad de combinarse con la tecnología nos ofrece una nueva realidad educativa que se ha transformado en los últimos años, poniendo al alumnado en el centro de la educación.

Entrevistamos a Antonio Márquez Aguirre, profesor del Máster en Metodologías Activas y Ecosistemas Digitales de Aprendizaje de UNIR, para conocer en detalle qué son estas metodologías y su implicación en el aula.

¿Qué son las metodologías activas?

Cuando hablamos de metodologías activas aplicadas a la educación, nos referimos a una serie de conjuntos de técnicas y estrategias didácticas usadas con un fin educativo: conseguir el aprendizaje efectivo de nuestro alumnado. Pero ¿qué cambia con estas metodologías respecto a otras tradicionales o “no activas”?

Empecemos por una definición formal para entender mejor los principales rasgos que describen una metodología activa:

“Una Metodología Activa es un proceso interactivo basado en la comunicación profesor-estudiante, estudiante-estudiante, estudiante-material didáctico y estudiante-medio, que potencia la implicación responsable de este último y conlleva la satisfacción y enriquecimiento de docentes y estudiantes (López, F. , 2005)”

Como podemos comprobar, se destacan diferentes elementos que van a requerir una aproximación diferente, como son la comunicación, los roles, los materiales de clase y, al fin y al cabo, un cambio en el proceso de aprendizaje centrado en la enseñanza, a un aprendizaje centrado en el aprendizaje.

Es por ello por lo que estas metodologías ponen el foco en varios ejes fundamentales, como son la comunicación efectiva, la realización de actividades significativas, la participación activa en la clase (y también fuera de ella) y la autonomía en el aprendizaje de nuestro alumnado.

¿Cómo se articulan estos ejes?

En la mayoría de las metodologías activas, el alumnado juega un papel diferente; ya no es solo un receptor de información que atiende en clase y hace lo que se le pide. El alumnado es empoderado por su profesor o profesora para que pasen de un rol pasivo en clase a un rol mucho más activo, en el que el alumnado pasa a descubrir, a procesar, a aplicar y, sobre todo, a crear, pasando de una concepción de información o de aprendizaje a ser prosumidores de este proceso.

Todo esto se produce en gran parte a la labor inmensurable del profesorado que diseña y aplica diferentes actividades en las que se hace partícipe al alumnado de su propio aprendizaje y el de sus compañeros y compañeras. Para ello, se cuentan con actividades como, por ejemplo, generar debates, resolver problemas reales y cercanos a su realidad, presentar conclusiones y productos ante otras personas o trabajar en equipo con otros compañeros y compañeras de clase.

Son varias metodologías las que tienen en cuenta estos ejes que hemos mencionado, pero normalmente cada una de ellas hace foco o hincapié en aspectos muy diferentes, por lo que deberemos conocer muy bien tanto nuestra realidad como la de nuestro alumnado, así como nuestras propias capacidades para seleccionar si aplicar una u otra o varias a la vez.

metodologias-activas

¿Cuáles son las principales metodologías activas?

Seguramente haya algunas metodologías activas que, como docentes, ya conocemos o bien sabemos de algún compañero que las haya puesto en práctica. Las más conocidas son:

Aprendizaje basado en proyectos

El aprendizaje basado en proyectos (ABP) es uno de los métodos académicos más utilizados que busca fomentar el aprendizaje activo y significativo a través de la realización de proyectos prácticos y relevantes para los alumnos, que trabajarán en grupos. 

En lugar de solo absorber información pasivamente, los estudiantes se involucran activamente en la resolución de problemas y la aplicación de conceptos en situaciones del mundo real, a través de un proceso que requiere investigación, planificación, diseño, implementación y evaluación.

Aprendizaje-servicio

Esta metodología (ApS) combina el aprendizaje con el compromiso social. Así, los estudiantes aprenden a la vez que desarrollan acciones comunitarias, en cualquier lugar donde exista una necesidad. 

Aprendizaje basado en problemas

A través de esta metodología se plantea un problema en clase y los alumnos deben resolverlo, a la vez que optan por la mejor solución. 

Generalmente el problema o reto, que no requiere una solución real ya que este método está más enfocado al propio proceso de aprendizaje, debe resolverse en equipo investigando y recopilando datos, junto al análisis y al debate entre compañeros. El docente se convierte en el guía y en ocasiones, facilitador de pistas o líneas de trabajo.

Aprendizaje basado en retos 

Este método es similar al anterior, radicando la diferencia en que, en lugar de abordar un problema sencillo y concreto, se plantea una problemática más compleja, real y vinculada con el entorno cercano. Para esta metodología activa se solicita a los alumnos una solución real o una acción concreta para superar el reto.

Aprendizaje cooperativo 

El aprendizaje cooperativo es una estrategia didáctica mediante la cual se divide a la clase en pequeños grupos y los alumnos trabajan coordinadamente para resolver tareas académicas y desarrollar su propio aprendizaje. 

Aula invertida 

El aula invertida o flipped classroom es un método pedagógico en el que el aprendizaje se realiza fuera del aula por ejemplo, desde el domicilio, a través de contenidos online o en una biblioteca. Durante el tiempo de clase se llevan a cabo dinámicas como la puesta en común de dudas, resolver los deberes u otras actividades colectivas y participativas en las que el docente ejerce como guía o asesor.

Aprendizaje por descubrimiento

La principal característica del aprendizaje por descubrimiento o heurístico es que los contenidos en el aula no se presentan ya terminados, sino que son los propios estudiantes quienes les van dando forma y completando con sus propias aportaciones. 

Gamificación 

Esta técnica de aprendizaje es una de las que gana terreno debido a que se trasladan los juegos al ámbito educativo. Esto facilita que se adquieran los conocimientos de una forma más divertida o se adquiera una nueva habilidad a través de una experiencia positiva en el alumno. 

En cualquier caso, si tenemos interés en saber en qué consisten estas metodologías, es porque nos hemos encontrado con alguna barrera de aprendizaje en nuestras clases.

metodologias-activas

Ventajas de las metodologías activas

Las ventajas relacionadas con la aplicación de estas metodologías en el aula son muchas y muy variadas; 

  • Se desarrolla el pensamiento crítico.
  • Se motiva al alumno en su proceso de aprendizaje
  • El alumno se convierte en un elemento activo y eje dentro del proceso del aprendizaje.
  • Se elimina la enseñanza basada en la memorización 
  • Se vinculan los intereses de los alumnos con los contenidos académicos.
  • Se impulsa la autonomía del alumno en su proceso de aprendizaje
  • Se refuerza la participación, debate y cooperación.
  • Los estudiantes se vuelven personas más resolutivas.
  • Se mejoran las habilidades sociales y competencias comunicativas.
  • Se facilita el aprendizaje mediante la indagación, investigación y el descubrimiento.
  • Se favorece la retención de conceptos.
  • Los alumnos desarrollan su propio criterio.

Barreras de aprendizaje

Algunas de esas barreras con las que nos encontramos a diario son, por ejemplo, las dificultades de aprendizaje que tiene nuestro alumnado: sus diferentes ritmos de aprendizaje, la falta de motivación, la falta de cohesión del grupo, la baja participación en clase, los malos resultados en las evaluaciones o la desconexión de nuestra asignatura con la realidad, entre otras.

Si te has encontrado con alguno de estos problemas en tu práctica docente, las metodologías activas pueden ser un potente aliado para abordar y resolver estas situaciones difíciles de abordar y con las que nos encontramos.

Descubrir, conocer y aplicar estas metodologías pueden ayudarnos a conectar mejor con nuestro alumnado, conseguir mejores resultados de aprendizaje, hacer que disfruten de nuestra asignatura y disfrutar también de nuestro trabajo. Por ese motivo, en UNIR, tenemos el Máster en Metodologías Activas y Ecosistemas Digitales de Aprendizaje, en el que ponemos el foco en ayudarte a superar estas barreras y hacer tu clase más eficiente y atractiva para tu alumnado.

    Títulos que te pueden interesar

    Noticias relacionadas

    Prevención y Mediación de Conflictos en Entornos Educativos

    La convivencia es imprescindible en cualquier ámbito de la sociedad, incluida la escuela. Pero, en los últimos años, se ha observado un incremento de conflictos dentro y fuera del aula.

    Enseñanza de Español como Lengua Extranjera

    Intención comunicativa en la enseñanza de ELE

    La intención comunicativa hace referencia a la intención que tiene el emisor al hablar o escribir un texto y está relacionada con la reacción que busca provocar en el receptor de la información.

    Cerebro, emociones y aprendizaje desde una perspectiva educativa

    Rafa Guerrero, psicólogo experto en neuroeducación, explica en esta openclass cómo procesa el cerebro las emociones, cómo aprendemos a comunicarlas y cómo podemos gestionarlas mejor.

    Docencia 100% online

    Nuestra metodología te permite estudiar sin desplazarte mediante un modelo de aprendizaje personalizado

    Clases en directo

    Nuestros profesores imparten 4.000 horas de clases online a la semana. Puedes asistir en directo o verlas en otro momento

    Mentor - UNIR

    En UNIR nunca estarás solo. Un mentor realizará un seguimiento individualizado y te ayudará en todo lo que necesites

    La fuerza que necesitas

    Nuestra vida académica y social

    Acompañamiento personalizado

    4566727