Martes, 05 junio 2018

Liderazgo y dirección de centros educativos: aprende a ser un buen líder para alumnos y docentes

En un centro educativo nos podemos encontrar más de cien docentes, de media, pero un solo director o un reducido equipo directivo. Las dificultades a las que se enfrenta, así como sus funciones, pueden sobrepasarle e ir más allá de sus conocimientos y experiencia previa. De ahí que resulte fundamental la formación específica para ejercer el cargo de dirección. En este sentido, el Máster Universitario de Liderazgo y Dirección de Centros Educativos de la UNIR, con una clara vertiente práctica, está abierto a profesionales de la enseñanza que deseen convertirse en directores de instituciones educativas, siendo el primer máster oficial basado en la legislación española vigente.

El liderazgo educativo

Una primera pregunta que debemos realizarnos es qué es un líder, y si en un centro educativo hace falta ejercer el liderazgo. Para responder a estas preguntas, se recomienda ver la Openclass El liderazgo en los centros educativos, en la que el Director Académico del Máster de Liderazgo y Dirección de Centros Educativos, Daniel Rivadulla, entrevista a Emilio Velasco, doctor en Filosofía, experto en empresas innovadoras y Director General de ANEXA Consultoría. Una entrevista de gran interés.

El liderazgo existe, comenta Emilio Velasco, siempre y cuando el resto lo aceptan como tal. La percepción de los demás al respecto es fundamental. Existen, prosigue diciendo, cuatro tipos básicos de liderazgo:

Perfil orientado a resultados y a objetivos. Con la finalidad de conseguir un mayor rendimiento de su organización. Suele conllevar, como ventaja, un rendimiento superior a otro líder, pero, si no está bien medido, puede acarrear riesgos, como la falta de ilusión de los trabajadores.

Perfil de realidad y análisis. En este caso, el líder tiene una gran competencia técnica y convence a todos mediante los resultados obtenidos. El riesgo es que haya una falta de profundización en los datos.

Perfil de redes y opciones. Es un estilo de equipos, para que emerjan posibilidades y opciones. El riesgo es que se genere un equipo con vínculos afectivos muy fuertes que no se abra a los cambios.

Perfil innovador. Permite delegar trabajo y pensamiento crítico e innovador a grupos ya maduros, que saben trabajar en equipos y por objetivos. Como riesgo, el líder podría quedarse sin poder, tomándose decisiones en los grupos sin su supervisión o consentimiento.

En la actualidad existe una tendencia hacia los dos últimos tipos, pero, al dejar de lado los resultados, olvidamos la posibilidad que tiene un líder de hacer que te superes. E, igualmente, al no considerar el estilo de realidad y análisis, los alumnos están expuestos a una gran cantidad de información, sin el necesario desarrollo del pensamiento crítico. Se podría decir que en la actualidad se ha perdido el equilibrio entre los cuatro tipos.

El liderazgo es un único sistema de los cuatro estilos. El líder debe saber variar entre los tipos, dependiendo de las necesidades. El liderazgo es un ecosistema en el que todos los perfiles interactúan entre sí.

   El liderazgo supone un ecosistema en el que los cuatro estilos de líder se encuentran representados y se superponen y combinan dependiendo de las necesidades”

No se debe olvidar, en todo caso, que cuestiones como la edad o el sexo siguen influyendo, tanto en líderes como en seguidores. Sumado a ello, es importante subrayar que líder y director no tienen por qué ser sinónimos ni recaer en la misma persona. Los profesores deben liderar a alumnos que aprenden en YouTube y que tienen más competencias digitales que ellos, también existe la necesidad de ejercer un liderazgo hacia las familias y con el resto de compañeros.

La dirección de un centro educativo

Paralelamente, en otra OpenClass, Dirigir hoy un centro educativo, la profesora Teresa Andreu, doctora en Didáctica y Organización Escolar, explica qué tiene que hacer un profesor para llegar a ser director. En este sentido, destaca que se precisan cinco años de experiencia docente y, al menos, un año de formación específica. Además, subraya que el profesor debe tener en cuenta que su mirada ya va a ser otra, tanto en relación a padres, como a compañeros y alumnos, su responsabilidad y compromiso aumentan exponencialmente. El docente va a necesitar una formación en liderazgo, gestión y dirección.

La entrevistada nos ofrece algunas de las características fundamentales que debe tener el director de una escuela innovadora:

– La eficacia es el parámetro con el que van a medir a un director, teniendo que conjugar resultados y autonomía. Debe saber gestionar los recursos con los que cuenta para llegar a cumplir sus objetivos.

– Capacidad para analizar la realidad, reflexión y espíritu crítico. Evaluador, perseverante y previsor. Debe conocer la realidad social y cultural concreta.

– Liderazgo democrático (haciendo referencia a la combinación de los cuatro estilos marcados arriba).

– Destrezas comunicativas, empatía, firmeza y flexibilidad. Capacidad de escucha y de resolución de problemas. Hay que ser un gran comunicador y saber manejar la información.

– Constructor de relaciones y puentes con las familias. Gestor de recursos humanos. Tiene que ser capaz de ilusionar a profesores y a padres, así como contribuir al crecimiento profesional del profesorado. Es fundamental crear un clima adecuado.

– Transparencia. Saber reconocer los errores y aprender de ellos.

– El director es imagen de su centro, debe implicar a la comunidad y tener un compromiso con el entorno.

   Desde el liderazgo democrático, el director de un centro educativo deberá ser un buen gestor, eficaz, empático, comunicativo, y comprometido con la comunidad”

Nuevos retos en los centros educativos

Una vez revisados los tipos de liderazgo y las características fundamentales del director de un centro educativo, en una tercera OpenClass, Centros educativos y comportamiento organizacional: retos de hoy y mañana, Javier Cantera, Presidente del Grupo BLC y de la Fundación Personas y Empresas, doctor en psicología y uno de los grandes psicólogos del trabajo en España, nos habla de los principales cambios que están teniendo lugar en los centros educativos y que todo director deberá considerar.

Nos enfrentamos a nuevos retos y a escenarios aún por descubrir:

– El valor social de la educación. Influencia social del centro educativo. Relación con el entorno.

– La necesidad de que los docentes se sientan parte del centro, una sensibilidad que hace unos años no existía. El necesario engagement, término empleado en psicología del trabajo.

– La digitalización cambia la experiencia educativa de padres, alumnos, docentes y sociedad en general. Es un momento de confusión. Tenemos que saber evolucionar. El pensamiento actual de un centro educativo pasa por un pensamiento digitalizado.

– El nuevo rol del docente, como coach, como generador de dudas, como activador del pensamiento crítico del estudiante. Relevancia de las metodologías activas. Son los denominados como Skillmakers, para el desarrollo de habilidades blandas (soft skills). Importancia de que los alumnos pregunten y se cuestionen la información. Para ello, deberemos ser buenos comunicadores y saber hacer preguntas nosotros también.

– No confundir un acercamiento democrático con una falta de autoridad, parece que hemos pasado de un autoritarismo a una permisividad total. La disciplina debe seguir teniendo un papel central.

– Importancia de la curiosidad, poliédrica y contaminada de ideas de otras áreas. Es en esa mezcla donde está el conocimiento profundo. Una educación no compartimentada.

– Procesamiento equilibrado de la información, tener variedad de fuentes, para construir una visión transversal de la realidad.

   El líder, el director y los docentes deben adaptarse a los nuevos tiempos, con una digitalización de los recursos en constante cambio y evolución”

Más información

Bolivar, A. (2010). El liderazgo educativo y su papel en la mejora: una revisión actual de sus posibilidades y limitaciones. Recuperado de web.

Jiménez Gómez, E. (2016). La dirección de los centros educativos, entre el ideal y la realidad. Recuperado de web.

Murillo, F. J. (2017). Avances en liderazgo y mejora de la educación. Actas del I Congreso Internacional de Liderazgo y Mejora de la Educación. Recuperado de web.

Rojas, A. y Gaspar, F. (2006). Bases del liderazgo en educación. Recuperado de web.

School Education Gateway (2016). Liderazgo educativo: cuando los buenos líderes construyen el futuro de Europa. Recuperado de web.

Vázquez Toledo, S. (s.f.). El liderazgo en la organización educativa: el perfil del director y/o coordinador como líder educativo. Recuperado de web.