Martes, 03 diciembre 2019

Día Internacional de las Personas con Discapacidad: aprendamos de los niños

El 3 de Diciembre se celebra el Día Internacional de las Personas con Discapacidad, y como siempre indico a mis estudiantes al comentar El Cazo de Lorenzo, debemos recordar que todos tenemos un cazo, más o menos visible, más o menos grande, porque la diversidad es una norma, no es la excepción. Todos somos diferentes, todos tenemos nuestros puntos fuertes y nuestros puntos débiles. Debemos ayudarnos unos a otros en lo que esté en nuestras manos.

Anteriormente, hemos tratado el tema de la discapacidad y de la diversidad funcional desde perspectivas muy diversas. En  esta ocasión, deseamos reflexionar, por medio de cinco vídeos cortos, sobre cómo, quizás, deberíamos aprender a mirar a los demás como lo hacen los más pequeños, siempre dándonos grandes lecciones de vida, de sinceridad, de inocencia y de transparencia.

Con los ojos de un niño

Antes de ver el primer vídeo, voy a proponerte un juego: únete a los participantes y haz lo mismo que ellos hacen (lo entenderás al verlo).

A raíz de este corto, me surgen muchas preguntas:

-Si has imitado a las personas del vídeo, ¿has hecho lo mismo con la última? Reflexiona sobre tu respuesta.

-¿Interpretan los niños las caras y las intenciones mejor que los adultos?

-¿Se comprende la diferencia en las reacciones?

-¿Se puede entender que cuando ya se sabe, o se cree saber, la causa de algo deja de ser un juego inocente y pasa a ser una burla cruel?

-¿Qué crees que estaba pasando al final?, ¿era un gesto buscado, como en el resto de los ejemplos?

-¿Era simplemente otra cara más a imitar?

-¿Si no la imitamos, la dejamos fuera del juego?

-Pero, ¿y si la imitamos y no era un juego?

Encuentra las diferencias

Este segundo vídeo ya lo he compartido en más ocasiones porque es de mis favoritos. Se les pregunta a los niños, en parejas, qué les diferencia. El vídeo cuenta con subtítulos en YouTube, en caso de ser necesario. También puedes hacer una prueba previa, puedes ver el vídeo sin sonido e intentar pensar qué diferencias ves entre los niños.

-¿Has sabido anotar muchas diferencias?, ¿coinciden con las que dicen los niños?

-¿Qué conclusiones sacaríais después de verlo?

-Para futuros maestros, ¿podemos explicar a veces temas a los niños que para ellos no son importantes?

-¿Podemos explicar temas en clase que aún no necesitan ser explicados porque ellos no los ven con los mismos ojos?

-¿Podemos despertar prejuicios sin darnos cuenta antes incluso de que existan?

La familia crece

En este tercer corto, se reflexiona acerca de lo que supone la maternidad cuando se va a tener un niño con capacidades diferentes:

-¿Es normal tener miedo, estar asustado o abrumado?

-¿Es un vídeo realista?

-¿Los vídeo que tratan estos temas a veces dulcifican o simplifican situaciones más complejas?

Hago estas preguntas porque han surgido comentarios al respecto cuando lo he compartido en mis clases, con futuros docentes.

Cuida tu lenguaje

En este cuarto vídeo, en clave de humor, nos cuentan, en primera persona, qué se siente cuando te llaman persona con “necesidades especiales”.

-¿Qué importancia tiene el lenguaje?

-¿Somos a veces demasiado cuidadosos en nuestro acercamiento y tratamiento de personas con diversidad funcional?

-¿Puede llegar a ser incómoda nuestra ayuda por sentirse tratados de un modo diferente al resto?

Siempre hay un pero

En este último video hablamos de una diversidad diferente, pero muy actual, sin duda. De nuevo, un vídeo que podemos ver con subtítulos en YouTube.

-¿Se heredan los prejuicios?

-¿Qué papel juega la escuela para poder modificar concepciones que el alumnado traiga de casa?

-¿Es lícita esa modificación de concepciones?

-¿Puede hacer un niño que un adulto sea consciente de sus errores o prejuicios?

Como se puede ver en este último vídeo, y en los anteriores, en muchas ocasiones son los niños los que dan una lección de vida a los mayores. Una lección de amistad, de saber estar y de saber fluir, sin pensar, solo estando ahí, estando juntos y haciendo sentir a los demás como parte de nuestras vidas, sin más.